Cinco razones que frenan la demanda de productos financieros

Cinco razones que frenan la demanda de productos financieros

Tener un negocio eleva la probabilidad de vincularse con la banca. Ser viudo o mujer la reduce.

fg

Conocer la existencia de los productos y servicios que ofrece el sector financiero en materia de ahorro, inversión y crédito, e incluso tener acceso a ese portafolio, no es suficiente garantía.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

11 de enero 2017 , 08:46 p.m.

Conocer la existencia de los productos y servicios que ofrece el sector financiero en materia de ahorro, inversión y crédito, e incluso tener acceso a ese portafolio, no es suficiente garantía para que las personas en Colombia quieran aprovechar una de tales opciones.

Es más, solo 4 de cada 10 individuos en el país que conocen la existencia de al menos un producto financiero no poseen ninguno, señala un reciente análisis elaborado por Daisy Johana Pacheco y Ana María Yaruro, profesionales del Departamento de Estabilidad Financiera del Banco de la República.

Más que una cuestión de oferta por parte de las entidades financieras, lo que hallaron las investigadoras es que existen factores sociodemográficos que hacen que un segmento de la población no tenga mayor interés o capacidad para demandar dichos productos o servicios.

Factores como el bajo nivel de educación, la inestabilidad laboral, los escasos ingresos, la carencia de un presupuesto y no ser el directo responsable del manejo del dinero en el hogar se cuentan entre las principales causas por las que las personas se resisten a tener una relación más directa con el sector financiero en el país.

Pero si bien estas son las principales razones, no son las únicas. Además, Pacheco y Yaruro, en su trabajo ‘Factores que afectan la tenencia de productos financieros en Colombia’, identificaron que el estado civil de las personas también afecta el interés de ellas en acoger alguno de estos productos.

“Ser viudo resulta ser la única variable que afecta la tenencia de un producto, mientras que el género y la edad no parecen tener una relación marcada con la no tenencia, pese a su conocimiento. Sin embargo, al analizar las probabilidades estimadas de conocer y tener al menos un producto financiero, se encuentra que ser mujer y tener más de 60 años disminuye dicha probabilidad”, señalan las investigadoras.

Por el contrario, a mayor nivel de escolaridad, más altas son las posibilidades de que un individuo tenga un producto financiero.

Esas probabilidades también aumentan en la medida en que las personas pertenezcan a los estratos socioeconómicos 4, 5 o 6.

“Situarse entre los dos rangos más bajos de ingresos, estar desempleado, incapacitado o dedicarse a las labores domésticas dentro del hogar, no favorece”, indica el análisis.

Según una encuesta del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el 96 por ciento de los colombianos conoce la existencia de los productos ofrecidos por el sector financiero, mientras que la cobertura bancaria alcanza la casi totalidad de los municipios; luego estos factores no son los que frenan la demanda de dichos productos.

Este no es un fenómeno exclusivo de Colombia. Igual sucede en Estados Unidos, Canadá y otros países latinoamericanos, en donde la educación, los ingresos y la edad, entre otros, son el denominador común para el acceso y tenencia de productos financieros, según la literatura consultada por las autoras.

Pacheco y Yaruro basaron su análisis en los resultados de la ‘Encuesta de medición de las capacidades financieras en Colombia’, elaborada por el Banco Mundial y el Banco de la República en el 2013.

Si bien en el país 7 de cada 10 adultos tienen, al menos, un producto financiero, según el más reciente reporte de Inclusión Financiera es claro también que muchos de estos no se utilizan como debiera o están abandonados.
Por ejemplo, de los más de 56 millones de cuentas de ahorro existentes, el 55 por ciento están inactivas.

Ese alto nivel de inactividad tiene que ver, muchas veces, con que las entidades no están diseñando productos que se ajustan a las necesidades de las personas, insiste Gerardo Hernández, superintendente Financiero.

Alfredo Barragán Montaño, especialista en banca de la Universidad de los Andes, coincide en ello y va más allá al señalar que las entidades deben comprometerse a cumplir las promesas de valor que les ofrecen a sus clientes en cada producto o servicio, para generar confianza y no falsas expectativas que alejen del sector a las personas.

Pero advierte que esta no es responsabilidad solo de las entidades sino de las personas, quienes deben evaluar bien cada producto que toman, es decir, si se ajusta a sus necesidades, si es la mejor opción del mercado, si los entienden bien, elegir la entidad que más les convenga por cobertura, costos y cercanía.

“Las personas deben planificar mejor las finanzas del hogar, es fundamental hacer proyecciones de largo plazo”, insiste.

Para las expertas del Banco de la República, es claro que parte de la solución al problema de la demanda de esta clase de productos se halla en trabajar más en la educación financiera de la población.

“No solo es importante promover la educación financiera a nivel conceptual, sino promover programas de educación que incluyan un énfasis en la economía del hogar. También hay que avanzar en los esfuerzos para promover la formalidad laboral”, dicen.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios
En Twitter: @CarlosGarciaM66

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA