Un alumno en colegio oficial cuesta más que en privado

Un alumno en colegio oficial cuesta más que en privado

De $ 20 billones, 7 % es para primaria; 44,9 %, para secundaria, y 12,7 %, para media.

fg

Colegios públicos educan la mayor parte de los jóvenes en el país.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

02 de febrero 2017 , 08:32 p.m.

Uno de los mayores rubros que salen del Presupuesto General es el de educación ($ 33,5 billones este año), para financiar, entre otros, a los estudiantes en colegios públicos.

Bien es sabido que la educación en el sector público ha sido cuestionada por su calidad. Por ello, no es comprensible que por cada estudiante en instituciones oficiales los recursos involucrados sean de 3’696.911 pesos, cifra superior a la que se da a un colegio privado concesionado ($ 2’050.718).

Estos son algunos de los puntos que tocará el debate que prepara el representante a la Cámara Alejandro Carlos Chacón, con el propósito de “verificar si la inversión pública está garantizando la equidad en este sector”.

En los colegios públicos, tras el reglamento del 2015, que estableció la gratuidad desde transición hasta once, el gasto se ha incrementado.

A través del Sistema General de Participaciones (SGP), que cubre la demanda financiera del preescolar, la formación básica y la media, el rubro destinado para la educación es de 20 billones de pesos y la asignación a cada ente territorial se hace con base en la población atendida, la calidad y la gratuidad.

(Le puede interesar: Así se refleja en ingresos de trabajadores la inversión en educación)

El 90 por ciento de dicho monto va a la prestación del servicio, lo que incluye pago de nómina (se lleva la mayor parte), gastos administrativos y contratación con colegios privados en lugares donde el Estado no alcanza a cubrir demanda. De los recursos del SGP para educación, entre 13 y 14 billones de pesos se van en nómina.

Del restante 10 por ciento se saca lo demás: plata para cubrir la gratuidad, cuyos recursos son girados por el Ministerio de Educación a los colegios; mientras que los dineros para incrementar la calidad se envían a los municipios. Año tras año, el gasto público en educación se lleva 20 por ciento del Presupuesto.

Esto, sin contar con que hay otras fuentes de aportes. En un artículo publicado por Andrés Vergara Ballén, en una revista de la Universidad del Rosario, se señala que “el gasto público en educación en Colombia, representado por el esfuerzo presupuestal que realizan las entidades del orden nacional y regional, provenientes de fuentes como el Presupuesto General, regalías y recursos propios, en ejecución de actividades relacionadas con la política pública educativa, llega al 5 por ciento como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)”.

Hay que recordar las cifras más recientes del Dane, según las cuales existen 57.100 centros de enseñanza, en los que hay matriculados 10’234.521 estudiantes. El 80,4 por ciento de las instituciones son de educación pública y el restante 19,6 por ciento, privadas. El grueso del estudiantado, 4’768.079, pertenecen al segmento de la básica secundaria media y 4’455.938 son estudiantes de primaria.

A las ya altas cifras de gasto se le suma el del inglés, que es hasta ahora la primera lengua extranjera en todos los niveles educativos y, además, su penetración sigue siendo incipiente.

Para esta tarea, la inversión ha sido alta, pues incluye tanto formación para el cuerpo docente como para el alumnado.
Muestra de ello es que, contando solo el gasto en el estudiantado, en el 2016 se realizaron cuatro campos de inmersión promovidos por el Ministerio de Educación, con un beneficio para 3.900 estudiantes, y la estrategia costó 6.600 millones de pesos.

Ante este panorama, el gasto público en educación básica exige hacer ajustes. La inversión es alta, pese a ser menor que la de los países vecinos, pero los resultados no se corresponden con el esfuerzo monetario.

Incluso, ya la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha alertado en su evaluación de este sector en Colombia.

El organismo señaló que “el obstáculo principal para la asignación efectiva de recursos en Colombia sigue siendo el sistema obsoleto, inequitativo e ineficiente de distribución de los recursos oficiales”.

Si bien en el contexto latinoamericano la inversión nacional es superada por México, Brasil y Chile, el país, que ya no puede incrementar más los recursos en ese sentido, debe procurar hacer más eficiente el gasto, para que se cumpla la meta del Plan de Desarrollo: Colombia, la más educada.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA