Colombianos se sumaron a la fórmula de arar en el desierto

Colombianos se sumaron a la fórmula de arar en el desierto

El Ingenio Manuelita invirtió en suelo inca y produce azúcar, alcohol, melaza, bagazo y espárragos.

Colombianos se sumaron a la fórmula de arar en el desierto

Aspecto del proyecto Arena Dulce, en el desierto peruano, del grupo Manuelita. El conglomerado colombiano ha invertido 45 millones de dólares en el país vecino.

Foto:

Manuelita

04 de diciembre 2017 , 08:23 p.m.

El coctel que preparó el Gobierno peruano a finales del siglo pasado para darle impulso a la producción agrícola de las zonas desérticas del país fue en su momento el que muchos empresarios del campo quisieran tener a favor para concretar sus inversiones.

Este se componía del acceso a tierras por el sistema de subasta, la construcción de distritos de riego y otros bienes públicos como carreteras, legislación laboral acorde con los sistemas productivos agrarios y ventajas tributarias que compensaran y estimularan los esfuerzos de los empresarios.

Estos últimos consistían en hacer las inversiones en las obras interprediales para la puesta en marcha de sistemas de riego por goteo y fertirrigación a sus cultivos, y en el mediano plazo hacer productivo el desierto.

Así las cosas, el panorama descrito resultaría en una empresa quijotesca a la que pocos podrían apostarle; los que lo hicieron han puesto hoy al Perú entre los mayores exportadores en el comercio alimentario mundial de aguacate, uva, arándano, espárrago y mango, entre otros productos.

A estos emprendimientos se han anotado en los últimos 30 años empresas de Chile, Colombia, Argentina y Estados Unidos que han invertido no menos de 600 millones de dólares; una de ellas, la colombiana Manuelita, propietaria del ingenio del mismo nombre en el Valle del Cauca, ha invertido allí más de 45 millones de dólares desde el 2002.

Inicialmente desiertos, el Gobierno peruano subastó amplias zonas totalmente infértiles, con el compromiso de ejecutar proyectos agroindustriales y generar empleo, dejando de lado la posibilidad de convertirlas en lotes de engorde.

Esto se hizo en la costa norte del Perú, refutando con argumentos todas las discusiones nacionalistas por la propiedad de la tierra, la tenencia de grandes extensiones por parte de extranjeros y la posibilidad de hacer productivas las zonas desérticas.

Además de las tierras, a los productores se les ofreció la construcción de un megadistrito de riego que beneficiaría 160.000 hectáreas, pues los únicos recursos hídricos derivaban de pocos ríos y una marcada escasez de lluvias.

El proyecto se creó por ley en 1967, pero las obras se iniciaron varios años después; hoy, el proyecto especial Chavimochic tiene un canal madre de riego que lleva más de 100 kilómetros construidos y en operación; dicha obra comprende el uso de las aguas de los ríos Santa, Chao, Virú, Moche y Chicama. La obra concluiría con la construcción de otros 30 kilómetros.

Vale la pena señalar que este no es el único gran proyecto de riego para ese país, pues hay otros de dimensiones similares como Majes Siguas II (Arequipa), Olmos (Lambayeque) y Alto Piura (Piura), entre otros.

Las obras complementarias ya están funcionando, mientras que las interprediales han corrido por cuenta de las empresas agroindustriales establecidas.

En esta zona, Manuelita tiene sembradas 8.000 hectáreas con caña azucarera (3.000 en pleno desierto), todas bajo sistemas de fertirriego, y cosecha mecanizada; allí están enterrados 18.000 kilómetros de mangueras que llevan el líquido a cada rincón de los cultivos. También explota varias áreas sembradas con espárragos para la exportación.

Si bien se iba a disponer de una oferta de caña permanente, faltaba tener el ingenio para beneficiar la caña. En este punto terminaron por alinearse los astros a favor de Manuelita, pues en 1998, en subasta pública compró la Cooperativa Laredo, propietaria de un centenario ingenio azucarero que tenía graves problemas; hoy produce azúcar, alcohol, melaza y bagazo.

Impuestos y trabajo

Las empresas asentadas en las nuevas zonas de desarrollo agrícola han recibido tratamiento tributario especial, como la reducción del impuesto de renta, diez puntos menos que las empresas de otros sectores.

También se les otorga a todos los sectores productivos la devolución del impuesto al valor agregado durante toda la etapa preproductiva del proyecto (duración mínima de dos años).

Además, todo un complejo de bienes públicos se ha puesto a disposición de empresarios y comunidad, como la carretera panamericana, que bordea la costa pacífica de norte a sur.

También está vigente una legislación especial para los trabajadores rurales, que flexibilizó el régimen de contratación, reconociendo los derechos de los trabajadores, mientras mejoró la competitividad de las empresas.

Bajo este régimen, los trabajadores tienen un jornal diario en el que se incluye la compensación por tiempo de servicios y pagos por festividades, vacaciones y por despidos injustificados, así como aportes al sistema de seguridad social.

Además, reciben, como beneficios adicionales, el 10 por ciento de las utilidades de las empresas. Según un documento de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (Agap), en la última década el empleo formal en el agro se duplicó de 433.000 a 822.000 puestos de trabajo.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ 
Economía y Negocios
Trujillo (Perú)
Twitter: @TierrasyGanados

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA