Bodegas y oficinas: así va la oferta

Bodegas y oficinas: así va la oferta

Hay buena gestión pública e inversión en infraestructura. El balance es positivo.

Bodegas y oficinas: así va la oferta

La Zona Industrial y Logística (Zilog), ubicada en Galapa, Atlántico, busca aprovechar el ecosistema circundante en aras de minimizar costos.

Foto:

Cortesía: Grupo HVR

28 de agosto 2017 , 11:45 a.m.

El primer semestre del 2017 cierra con buenas perspectivas en el segmento de construcción comercial en el Caribe. Las cifras demuestran que tanto en bodegas, como en oficinas, hay un crecimiento sostenido que refuerza el sentido de una zona geográficamente posicionada y de cara a los mercados internacionales. “Este mercado pasa por una coyuntura importante y la posición de Barranquilla es estratégica. La costa Caribe se está abriendo a nuevos mercados y esto permite que la oferta inmobiliaria de bodegas, locales comerciales y oficinas sea cada vez más atractiva y solicitada por empresas nacionales e internacionales, que buscan productos de alto impacto que cumplan con los estándares de calidad”, asegura Carlos Acevedo, gerente de HVR Soluciones Inmobiliarias.

Así para el segmento de bodegas, según Roberto Cáceres, director general de Colliers International Colombia, la oferta cierra el primer semestre del 2017 con un inventario competitivo de 1’250.000 metros cuadrados y aumenta un 6 por ciento respecto al mismo periodo de 2016, con una tasa de disponibilidad del 7 por ciento, y alrededor de 89.000 m² disponibles, con lo que se incrementa cerca de un 8 por ciento al año.
Este comportamiento, advierte Cáceres, se da como resultado del crecimiento que los municipios aledaños a la capital del Atlántico tienen con la interconexión vial entre puertos y las mejoras viales, que conectarán el centro y el norte del país, como lo es la nueva avenida Circunvalar de la Prosperidad, la cual ha impulsado el desarrollo y crecimiento de parques industriales, y de manera directa, el crecimiento de forma escalonada de las zonas francas del país (12 por ciento). En cuestión de precios se ha mantenido estable ya que su variación anual en precio promedio de renta es de tan solo el 1 por ciento con un valor de $ 15.200 (US$ 5,2).

Un mercado representativo de la zona es el del Atlántico. Allí, según Sandra Forero, gerente de Camacol, durante el primer trimestre del año se iniciaron 39.400 m² para la industria y el almacenamiento, volumen que significó un crecimiento de 26,6 por ciento, respecto al mismo trimestre del 2016, mientras que el área en proceso se redujo un 4,6 por ciento, debido a que en este periodo se culminaron 47.000 metros cuadrados, que entraron a formar parte de la oferta para este uso. “De acuerdo con cifras de Coordenada Urbana, en abril del 2017, en Barranquilla y su área metropolitana estaban en construcción 381.059 m² en proyectos con destinos no residenciales y 65.755 m² en preventa, para un total de 446.814 m². De ellos, 193.660 m² corresponden a bodegas, y 108.067 m² a oficinas”, puntualizó María Elia Abuchaibe, gerente de Camacol Atlántico.

El panorama es positivo además si se tiene en cuenta, como lo sostiene Abuchaibe, que Barranquilla es la ciudad donde más creció la confianza del consumidor entre enero y marzo del 2017; asimismo, según sondeo realizado por la Asociación de Industriales de Colombia, Andi, los empresarios reportaron crecimientos en producción y ventas, y se declararon optimistas frente al 2017.

A esto se suma que hay compradores potenciales del interior y de Venezuela, interesados en instalarse en Barranquilla y su área metropolitana, lo que permite evidenciar un buen comportamiento en lo que resta del año y en el 2018.
Un mercado en crecimiento donde se ofrece una gran variedad de espacios con precios de renta y venta favorables.

Barranquilla le abre sus puertas al ‘coworking

Más allá de una oficina, estos lugares ofrecen espacios que permiten interactuar y establecer redes de colaboración.

Una tendencia laboral está tomando fuerza en todo el mundo, le dicen coworking. En un mismo lugar, freelancers, emprendedores y pequeños empresarios comparten un espacio de trabajo, lo cual les permite ahorrar recursos y crear relaciones laborales y profesionales. Barranquilla es una de las ciudades colombianas que ha empezado a abrir estos espacios.

El modelo, que nació en Estados Unidos, se ha replicado en diferentes países, en Colombia lleva cerca de cinco años. “Los espacios de cohabitación son propicios para desarrollar, básicamente, el relacionamiento que permite establecer redes y la entrega de recursos tanto informáticos como habitacionales que normalmente no tienen los emprendedores y pymes. Muchas pequeñas empresas requieren de esto para poder crecer”, explica Saúl Gonzá- lez, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad del Norte.

Michelle Amador es empresaria y miembro de uno de estos espacios en Barranquilla. Tiene una empresa de branding y eventos hace cinco años, empezó a trabajar bajo esta modalidad hace tres meses, cuando le hicieron la invitación. Cuando creó su empresa decidió trabajar desde su casa y no desde una oficia, sin embargo pensó en hacer el ensayo. “Ha sido toda una revolución. El cambio que he tenido en el negocio ha sido impresionante. En mi casa no recibía a todo el mundo, ahora con la oficina recibo más personas y tengo más clientes”, afirma. Tener una oficina para recibir sus clientes ha sido solo un elemento positivo. El hacer parte de las redes sociales del espacio de coworking le ha permitido dar conocer más su empresa. Entre las nuevas alianzas laborales está el ser ahora la diseñadora de este espacio, su empresa comenzará a prestarle sus servicios a otra empresa miembro de este espacio.

L&D House tiene 14 oficinas privadas, 100 puestos de trabajo, cuatro salas de reuniones, cocina, cabinas de teléfono, terrazas y parqueadero. “Con estos nuevos espacios creativos y con la realización de constantes eventos de networking buscamos impulsar el crecimiento de los emprendedores y generar el mejor entorno para promover el aprendizaje e intercambio de ideas. Nuestro principal objetivo es que dentro de LYD House el 70 por ciento de las empresas haga transacciones entre ellas”, dice Julián Jattin, fundador de LYD. Cubicus es otro espacio de coworking en la ciudad. Fue creado en el 2015 al ver el crecimiento que estaba experimentando la ciudad, el aumento de los emprendimientos y la llegada de personas de otros lugares a montar sus empresas o a instalar sucursales.

“Este ha sido un modelo de trabajo muy importante, sobre todo en los últimos cinco años en algunos países como Estados Unidos. La idea es facilitar el trabajo en comunidad y la creación de empresa”, dice Néstor Velilla Guarín, CEO de Cubicus. El objetivo es aportar a los emprendedores para que impacten de manera positiva sus negocios.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA