¿El ‘boom’ de Wall Street será la próxima burbuja?

¿El ‘boom’ de Wall Street será la próxima burbuja?

Bolsa de EE. UU. alcanzó máximos históricos, pero analistas alertan sobre una posible corrección.

Negocios en Wall Street

Cada vez que hay un nuevo máximo en la bolsa, aumenta el riesgo de un fuerte ajuste en los mercados.

Foto:

Andrew Gombert / EFE

08 de agosto 2017 , 11:19 a.m.

Wall Street tuvo que esperar un cuarto de siglo para recuperar el nivel perdido en la quiebra de 1929. La gran recesión, sin embargo, solo necesitó un lustro para que el índice Dow Jones volviera al máximo alcanzado en el 2007.

Desde el 2009, el índice de referencia de la Bolsa de Nueva York encadena más de ocho años de subidas consecutivas y esta semana alcanzó su máximo histórico: superó la barrera de los 22.000 puntos. Hasta el presidente Donald Trump celebró la euforia bursátil, reprochando a la prensa, eso sí, por no prestarle demasiada atención.

Mientras los mercados baten récords, los analistas empiezan a preguntarse hasta dónde llegará esta carrera. Y, sobre todo, qué pasará cuando toque techo.

¿Vive la bolsa estadounidense una nueva burbuja? “Cada nuevo máximo aumenta el riesgo de una fuerte corrección en los mercados. Y más aún si tenemos en cuenta que el ciclo empresarial ya está muy maduro. Será difícil cumplir las actuales expectativas de rendimientos”, sintetiza Carsten Brzeski, economista jefe de ING Alemania.

El analista Juan Ignacio Crespo señala algunos matices: “Para empezar, solo se puede hablar de burbuja una vez que ha estallado”. Aunque admite que sí ve elementos que hacen pensar en un sobrecalentamiento, sobre todo en el reducido grupo de tecnológicas que se conoce como Faang (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google).

Un buen ejemplo lo ofrece el S&P. Desde sus mínimos del 2009, este índice ha crecido cerca de un 270 por ciento, lo que supone un aumento de capitalización de 3,5 billones de dólares. Pero la distribución es muy desigual: de este aumento bursátil, 1,5 billones corresponden solo a seis compañías tecnológicas, según datos que maneja Crespo.

Las cinco grandes (Apple, Alphabet/Google, Amazon, Facebook y Microsoft) superaron este mes la barrera de tres billones de capitalización conjunta, de acuerdo con Google Finance.

La capitalización de Apple, cercana a 830.000 millones de dólares, experimentó el miércoles pasado un fortísimo empujón después de que la empresa de Cupertino anunció unos excelentes resultados. Ese día, su capitalización aumentó cerca del valor total de 400 de las 500 empresas del S&P.

“Más que una burbuja en la bolsa, yo diría que hay una burbuja en las tecnológicas”, concluye Crespo, asesor del fondo Multiciclos Global Renta 4.

Algunos analistas ven ciertos paralelismos con la burbuja que explotó en el 2000. Brzeski, por su parte, admite ciertos parecidos, pero resalta también las diferencias: “Los líderes del sector digital tienen ahora una posición de mercado mucho más amplia y estructurada que a finales de los 90. Además, es muy poco probable que los bancos centrales vayan a contribuir a pinchar la burbuja, como hicieron entonces. Pese a todo, la experiencia de las últimas décadas nos muestra que los campeones de hoy no son necesariamente los de mañana”.

Pese a la incapacidad de saber qué va a pasar mañana, los síntomas de fin de ciclo se acumulan.
Una reciente encuesta de Bloomberg revelaba que la mayoría de gestores de fondos cree que las subidas en la bolsa estadounidense están llegando a su fin. Y los altísimos niveles de liquidez en el mercado también hacen sonar las alarmas.

Hace tiempo que Estados Unidos discute sobre el sobrecalentamiento del mercado. Después de comprar 120 millones de acciones de Apple, el inversor supermillonario Warren Buffett negó en febrero que el mercado hubiera entrado en “territorio de burbuja”, pero admitió que la Bolsa de Nueva York podría desplomarse al día siguiente un 20 por ciento sin suponer una sorpresa mayúscula.

Apuntan a la deuda

También intervino en el debate el expresidente de la Reserva Federal Alan Greenspan, a quien muchos responsabilizan de la crisis por su resistencia a regular los productos financieros y la laxitud de su política monetaria.

Greenspan negó la existencia de una burbuja en la bolsa y pidió que dejaran de preocuparse por los mercados de renta variable para apuntar en otra dirección: el mercado de deuda.

“Los tipos de interés reales a largo plazo están en un nivel demasiado bajo, y por lo tanto insostenible. Cuando suban, probablemente lo harán rápido. Estamos experimentando una burbuja, pero no en la bolsa, sino en los precios de los bonos, algo que el mercado aún no ha descontado”, aseguró Greenspan sobre el papel desempeñado en los últimos años por la Reserva Federal, la cual acumula activos por valor de 4,5 billones de dólares, en su mayoría deuda pública.

Antes de la crisis, el balance rondaba un billón. Pero Crespo no está de acuerdo con la posibilidad de una burbuja de la deuda. “Creo que en realidad estamos ante una tendencia secular hacia tipos más bajos”, concluyó.

LUIS DONCEL
Ediciones EL PAÍS, SL 2017

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA