Alianza Disney-Fox: el imperio contraataca

Alianza Disney-Fox: el imperio contraataca

Los dos gigantes intentarán sobrevivir a la muerte del cable y frenar a Amazon y Netflix.

Fox - Disney

Robert Iger, presidente ejecutivo de Disney, en una apertura de la Bolsa de Nueva York.

Foto:

Bloomberg

27 de diciembre 2017 , 07:33 p.m.

Walt Disney se resiste a ceder terreno en el imperio que tantos años le tomó construir. Aunque el grupo de entretenimiento se ve pequeño (lo que le crea una desventaja para competir en una industria de gigantes tecnológicos), la casa del ratón Mickey compró los activos de otro viejo titán, Twenty-First Century Fox.

Robert Iger, presidente de Disney, y Rupert Murdoch, director de Twenty-First Century Fox, son grandes rivales, pero también se respetan. A tal punto que se reúnen ocasionalmente para hablar sobre cómo van las cosas en la industria que dominan. Hace unos meses hicieron un análisis sobre las nuevas fuerzas que están transformando el negocio.

El mercado del entretenimiento está controlado por cuatro grandes conglomerados: Disney, Time Warner, Comcast (NBCUniversal) y Twenty-First Century Fox. Al grupo se suman CBS Corporation, Viacom (Paramount), Sony y Lions Gate, quienes dominaban la industria hasta la llegada de Netflix, Amazon, Alphabet (YouTube), Facebook y Apple. “Son ellos los que nos dirigen hacia lo que quieren ver y cómo”, señala Jeffrey Katzenberg, cofundador de DreamWorks. Los nuevos y antiguos medios intentan enganchar a los usuarios con una oferta competitiva, “todo el mundo quiere vender contenido”, agrega Katzenberg.

Disney es una máquina de creación de contenido casi imposible de replicar, como Fox. Juntas controlan el 40 por ciento de los ingresos en taquilla en EE. UU. Pese a su poder, posee un gran problema: no controla las canales en los que se distribuyen sus películas y series. Los ingresos en su división de medios están bajo presión porque cada vez más hogares cancelan su suscripción a la televisión por cable.

Disney es una máquina de creación de contenido casi imposible de replicar, como Fox. Juntas controlan el 40 por ciento de los ingresos en taquilla en EE. UU.

Cambio radical

El uso masivo de los smartphones empezó a cambiar hace una década la forma de consumir contenido. Reed Hastings vio ese potencial con Netflix. Transformó así su servicio de envío por correo de películas alquiladas en una plataforma para transmitir en línea desde dispositivos electrónicos. Por su parte, ABC, NBC y Fox crearon Hulu, donde subieron sus contenidos. Y luego se sumó Amazon.

La compra de Fox reafirma que la estrategia de Netflix funciona. Disney aspira a ser un competidor formidable. El grupo ya está desarrollando su plataforma en streaming, que empezará a funcionar en 2019, y el paquete de activos que compró a Fox incluye la participación en Hulu, donde cada una controla el 30 por ciento. En paralelo, retirará sus películas de Netflix. Para los analistas de eMarketer, la clave estará en que el contenido sea lo suficientemente atractivo para ser competitivo a la hora de vender las suscripciones habiendo tantos servicios alternativos.

Desde la firma Gerber Kawasaki señalan que gracias a la operación con Fox, Disney va a tener todas las regiones cubiertas. “Sus tentáculos van a llegar a todas las esquinas del planeta”. Destacan que los grandes grupos concentraban hasta ahora sus estrategias en los mercados de Europa y EE. UU.

Netflix ya tiene su plataforma operando en un centenar de países y cuenta con 109 millones de suscriptores. Su expansión está siendo muy agresiva. Pero el futuro del streaming no va a ser de un solo jugador, y la operación de Iger le obligará a depender cada vez más de su capacidad para generar contenido propio.

El objetivo de la alianza es invertir 8.000 millones de dólares en programación en 2018, para conseguir que el 50 por ciento de su oferta sea original a final del próximo año. Es el mensaje que envía a Hollywood para decirle que es dueño de su destino y asegurarse de que no se lleve una sorpresa cuando los estudios le retiren las licencias. La nueva oferta incluye 30 series animadas.

La integración de Disney y Fox durará hasta 18 meses, lo que permite que Netflix, cuyos ingresos crecen a un ritmo del 33 por ciento y sus usuarios a uno del 25 por ciento, siga invirtiendo en contenido para ganar más consumidores mientras el conglomerado saca adelante la operación. La misma semana que se anunció el acuerdo, la plataforma recibió nueve nominaciones a los Globos de Oro. Solo fue superada por la cadena HBO, de Time Warner.

SANDRO POZZI
Ediciones EL PAÍS, SL 2017

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA