Seis meses más para que baje el costo del crédito de consumo

Seis meses más para que baje el costo del crédito de consumo

Tasa de interés por uso de la tarjeta de crédito está en un promedio de 28,2 % efectivo anual.

banca

Los préstamos de consumo han absorbido ya un 75 % del recorte de la tasa del Banco de la República. Pero en las tarjetas de crédito apenas va un 63 % y en el microcrédito un 37 %.

Foto:

Cortesía.

25 de julio 2018 , 08:09 p.m.

La posibilidad de conseguir un crédito de consumo barato, por lo menos en los niveles de hace dos años cuando empezó el alza en la tasa de interés del Banco de la República, no se dará antes de seis meses, pese a que el costo de los demás préstamos del mercado ha caído de manera notoria.

El incremento en el nivel de riesgo de las personas por cuenta de la desaceleración económica, una mayor tasa de desempleo y el deterioro de la cartera de crédito de la banca, se cuentan entre las razones que impiden que los préstamos de consumo, incluido el de las tarjetas de crédito, se produzca con la celeridad que muchos quisieran.

Algunos analistas advierten que parte de la transmisión del recorte de la tasa de intervención del Banco de la República, hoy en 4,25 por ciento, ya se ha dado y que lo que resta por reflejarse no es sustancial, a lo que hay que sumarle que ya no habrá más bajas en dicho interés para lo que resta del presenta año y que cualquier movimiento adicional solo se daría en el primer trimestre del 2019.

Los mayores beneficios en cuanto a costo del crédito se han dado por el lado hipotecario, cuyos préstamos han absorbido a la fecha la totalidad del recorte de 3,5 puntos porcentuales de la tasa de intervención del Emisor, desde un máximo de 7,75 por ciento alcanzado en agosto del 2016.

Y es que mientras los préstamos para compra de vivienda de interés social (VIS) reflejan hoy el 106 por ciento de ese recorte, las de no VIS el 98 por ciento y las comerciales (crédito a empresas) el 92 por ciento, las aplicadas al microcrédito, consumo y tarjetas de crédito continúan rezagadas de ese descenso.

“Los préstamos de consumo han absorbido ya un 75 por ciento del recorte de la tasa del Banco de la República. Pero en las tarjetas de crédito apenas va un 63 por ciento y en microcrédito un 37 por ciento, siendo los más resistentes a ese movimiento”, dice Felipe Campos, gerente Estrategia e Investigaciones de Alianza Valores.

El analista agrega que “nuestra conclusión es que con el Banrep quieto (en 4,25 por ciento), estas tasas eventualmente deberían regresar a los niveles originales antes de la subida y esto le tome al mercado todo el próximo semestre, lo que sería mantener la velocidad de reducción actual”.

Para Alejandro Reyes González, economista principal de BBVA Colombia, sin duda todavía hay espacio para bajas adicionales en el costo del crédito de consumo, solo que estas no se darán antes de seis meses, en la medida en que el ciclo en este frente es más demorado debido a que hay préstamos atados a tasas fijas.

El más bajo nivel de tasas lo veremos a partir del segundo semestre de este año

En su opinión, en la medida que la banca comience a percibir una mayor recuperación de la economía, irá tomando decisiones en cuanto a reducir el costo de los préstamos de consumo, porque en las demás modalidades “el recorte de las tasas ha sido bastante bueno, lo cual, sin duda es una señal positiva para las personas”, advierte.

Hasta el viernes de la semana pasada, el costo de usar la tarjeta de crédito estaba en un promedio mensual del 2,3 por ciento o 28,2 por ciento efectiva anual, mientras que para un préstamo de consumo a, 18,7 por ciento, según datos de la Superintendencia Financiera.

Andrés Langebaek, director de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, explica que, a parte de la lentitud con que se traduce la baja de tasas del Emisor y el mayor riesgo que hay para prestar plata, también pesa el hecho de que, por cuenta de la política monetaria, los bancos tuvieron que salir a buscar recursos a un mayor costo y a la fecha todavía hat CDT pactados a tasas altas.

Pero, “en la medida que esos CDT se van venciendo y se renuevan a tasas más bajas, el costo del dinero se reduce y los Bancos pueden reducir las tasas de los préstamos. Este proceso, según análisis realizados, puede durar de 9 a 12 meses. Es decir, la última reducción de tasas del Banco de la República tendrá efecto pleno solo hasta marzo de 2019”, señala.

No obstante, advierte que el descenso en el costo de crédito de consumo también depende de la estructura de captación de cada banco, pues “hay entidades con mayor proporción de cuentas de ahorro y pueden sentir el menor costo del dinero en forma más rápida”.

Riesgos de una nueva subida

Quizá la dicha de usar la tarjeta de crédito sin el temor a que los altos interés devoren al usuario, o de tener un crédito de consumo más barato, dure poco, pues lo que ven algunos analistas es que si bien habrá una nueva baja de tasas del Emisor en el primer trimestre del 2019, para el segundo semestre el reajuste hacia arriba en dicha tasa será un hecho.

“El más bajo nivel de tasas lo veremos a partir del segundo semestre de este año. Pero, en el segundo semestre del 2019, las tasas volverían a subir por unas mejores condiciones económicas que aumentarían la inflación”, dice Juan David Ballén, director de Investigaciones Económicas de Casa de Bolsa.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.