Así está el mapa del microcrédito para los empresarios del país

Así está el mapa del microcrédito para los empresarios del país

Mujeres, las que más toman esos préstamos. Deudores pagan en dos años máximo.

fg

Aida Milena Sanabria (der) y Consuelo Quiroga (izq), microempresarias de Ciudad Bolívar.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

17 de agosto 2016 , 08:13 p.m.

Aunque los préstamos dirigidos a pequeños empresarios y personas de menores ingresos en Colombia no tienen la cobertura que logran en otras economías de la región, los avances en esta materia son evidentes.

En los últimos cinco años, el microcrédito alcanzó un crecimiento del 37 por ciento, llegando hoy a cerca de 2 millones de usuarios, entre quienes hay colocados recursos por unos 13 billones de pesos.

Esos datos ubican al país en el cuarto puesto en Latinoamérica en profundización, esto es, la cartera medida como proporción del producto interno bruto (PIB).

Ese nivel de cobertura en Colombia es del 1,3 por ciento, mientras que en Bolivia alcanza el 12,8 por ciento, en Paraguay es de 1,98 por ciento y en Perú del 1,77 por ciento, según el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), entidad miembro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El dato cobra relevancia ahora que el país está cerca de ponerle punto final a un conflicto armado de cinco décadas y en el que las microfinancieras jugarán un papel fundamental en la atomización del crédito entre las personas de menores ingresos que viven en zonas rurales y apartadas.

Las cifras se desprenden de un reciente análisis de la Superintendencia Financiera, en el que indica que el microcrédito es, después de los préstamos de vivienda, la cartera que más crece en profundización y la segunda con mayor número de usuarios, por debajo de los préstamos de consumo.

Del total de deudores del sistema, el 19 por ciento cuenta con un microcrédito. Solo en el último año, el número de colombianos con un crédito de esta naturaleza se elevó 25 por ciento. No obstante, el grueso de usuarios del crédito en el país está en préstamos de consumo, es decir, el 69 por ciento del total de clientes.

Si bien el microcrédito está llegando a la mayoría de renglones de la economía, lo que muestra el análisis es que los más beneficiados son los empresarios que están en los segmentos de la agricultura y el comercio, en los que está concentrado el 73,2 por ciento de esta cartera.

Los siguientes son la industria, con 8,2 por ciento, y los renglones de hotelería y comidas, que tienen el 4,4 por ciento.

Otro de los aspectos sobresalientes del informe es la fuerza con que crecen los préstamos de bajo monto, lo que en opinión de Gerardo Hernández Correa, superintendente Financiero, evidencia que cada día son más los pequeños empresarios los que están accediendo a este tipo de financiación.

“Desde enero del 2015, los desembolsos inferiores a un salario mínimo mensual legal vigente (s. m. m. l. v.) alcanzan un crecimiento de 111 por ciento. Esto puede sugerir la maduración de las metodologías de originación que permite llegar a segmentos con actividad económica de menor tamaño”, señaló el funcionario.

Al cierre del año pasado, los desembolsos de menor cuantía (menos de 689.454 pesos que es un s. m. m. l. v.) eran el 7 por ciento del total de esta cartera, mientras que cuatro años atrás (2011) apenas llegaban al 2 por ciento.

Los de 1 a 2 s. m. m. l. v. pasaron de representar el 15 por ciento en ese año a 23 por ciento en el 2015, mientras que los que están en el rango de los 4 a 10 s. m. m. l. v. pasaron del 37 al 29 por ciento en el mismo periodo.

El análisis del microcrédito en el país también evidencia que la mujer sigue siendo pieza clave en la dinámica económica del país, pues el 43,6 por ciento de las deudas de este segmento está en sus manos, frente a un 39,9 por ciento que tienen los hombres.

Estos deudores, en general, no son amigos de los préstamos a largo plazo. De hecho, de los más de 197.000 créditos colocados al cierre de marzo pasado, el 65,4 por ciento están para pagar entre uno y dos años máximo.

Aunque el trabajo que vienen realizando las entidades para ampliar la cobertura del microcrédito muestra avances importantes, la mayoría de estos préstamos se están quedando en las grandes ciudades (60 por ciento).

Apenas un 24 por ciento llega a las ciudades intermedias; un 10,3 por ciento, a las zonas rurales, y un 5,3 por ciento, al sector rural disperso.

Más prestamistas

Buena parte de esa dinámica que viene presentando el microcrédito en el país tiene su origen en el mayor número de entidades dispuestas a financiar a los micro y pequeños empresarios del país.

Hoy unas 37 entidades, entre bancos, compañías de financiamiento, ONG, fundaciones y cooperativas, que atienden a más de 3,1 millones de microempresarios del país, según María Clara Hoyos, presidenta de la Asociación Colombiana de Instituciones Microfinancieras (Asomicrofinanzas).

De ese grupo, 23 entidades son vigiladas por la Superfinanciera. Entre el 2011 y el año pasado cuatro ONG tomaron la decisión de convertirse en banco, de los cuales se destacan el Banco Compartir, el Banco Mundo Mujer y WWB.

El más reciente informe sobre inclusión financiera, dado a conocer por el programa estatal Banca de las Oportunidades, señala que el año pasado se desembolsó un total de 2,4 millones de microcréditos por valor de 8,7 billones de pesos, de los cuales el 60 por ciento lo colocó los bancos; 34 por ciento, las ONG, y 4,4 por ciento, las cooperativas con actividad de ahorro y crédito vigiladas por la Superintendencia de la Economía Solidaria.

Para Hernández Correa, “en el plan de inclusión financiera que impulsa el Gobierno, el microcrédito es clave, en la medida que con este se busca promover el acceso al crédito a un segmento de la población no tradicional caracterizado por individuos con restricciones en el suministro de información financiera y cuya actividad económica la constituyen proyectos económicos de pequeña escala”.

Deudores están en problemas

Los microempresarios cada vez se cuelgan más con sus obligaciones financieras, en parte, por la situación económica del país.

A marzo pasado, más de 177.000 estaban en mora con sus créditos y 12.000 de estos le debían plata a más de una entidad.

“El número de deudores compartidos con mora en más de una entidad registra un alza del 54 por ciento desde 2014”, señala un informe de la Superfinanciera.

En el último año, las alarmas por el nivel de endeudamiento de los microempresarios han aumentado. A marzo, el número de estos empresarios con más de un microcrédito creció 24 por ciento, mientras que a marzo del 2010 fue del 17 por ciento. Lo preocupante, según la Superfinanciera, es que el número de deudores compartidos en más de una entidad desde 2014 se ha incrementado en 70 por ciento, en tanto que cerca del 25 por ciento de los deudores de microcrédito tiene, además, créditos de consumo activos, tendencia al alza desde 2014.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA