Ingresos de las familias cada vez alcanzan menos / Análisis Unisabana
Universidad de la sabana
Logo de la Universidad de La Sabana

Ingresos de las familias cada vez alcanzan menos / Análisis Unisabana

Los hogares del país cada vez están más expuestos a vivir del rebusque. 

Economía en finanzas familiares

El Dane reveló la cifra de crecimiento económico del país, la cual fue del 2%.

Foto:

Rochy López Vélez / EL TIEMPO

05 de abril 2017 , 05:17 p.m.

En los primeros meses del año el DANE reveló la cifra de crecimiento económico del país, la cual fue del 2%. Al parecer, el único sorprendido fue el Gobierno, pues en los hogares colombianos éste indicador no generó mayor sorpresa. Ya se esperaba.

Llevamos dos años consecutivos remando fuerte para no naufragar y para nadie es un secreto que nuestro ingreso cada vez alcanza menos para cubrir los gastos de las familias.

Cuando se alcanzó un consenso sobre el salario mínimo a finales del año pasado, EL TIEMPO publicó un artículo donde simulaba distribuirlo de la siguiente manera: 30% para gastos de vivienda, 20% alimentación, 15% transporte, 3% ropa, 9% salud, 6% diversión y entretenimiento, 7% otros gastos (educación) y ahorro 10%.

En junio del 2016, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que Colombia está entre los países con el salario mínimo más bajo de la región. En América Latina y el Caribe, el crecimiento promedio del salario real fue del 1,01%, entre 2006 y 2013; mientras que el aumento promedio anual del salario mínimo real de los trabajadores colombianos solo fue del 0.01%, entre 2006 y 2016.

Empecemos por el costo de la vivienda. Según el Banco de la República, el índice de precios de vivienda nueva para Bogotá y sus alrededores, Medellín y Cali, creció 32%, entre 2010 y 2016. Para el DANE, en términos reales, este crecimiento se desaceleró durante 2016 llegando a 2,58%. Pese a esta situación, el crecimiento continúa en este sector de la economía por encima del salario real. Sin embargo, hay una luz de esperanza, ya que este crecimiento es el más bajo de los últimos años, después de llegar a los dos dígitos en 2012 y 2013 en términos reales, respectivamente.

Pasemos a la alimentación. Según el DANE, los precios de los alimentos registraron un crecimiento anual de 1,44%, entre febrero de 2015 y 2016; y de 0.71%, entre febrero de 2016 y 2017. Con relación al transporte, en Bogotá la Alcaldía Mayor recientemente aumentó la tarifa de Transmilenio en 21,21% y del SITP en 28.71%, entre febrero de 2016 y marzo de 2017.

Ni hablar de la educación, aunque me duela el estómago, tengo que mostrar estas cifras. Siendo este sector un bien tan preciado para el buen desarrollo de una sociedad, la Revista Semana informó en el 2016: “De acuerdo con el Observatorio de la Universidad Colombiana, el 64% de los programas de pregrado aumentó el precio de sus matrículas por encima del 7%, un 21% lo hizo por encima del 15% y únicamente un 14% del muestreo sus precios por debajo del 6%”, mientras el índice de precios al consumidor se incrementó en 5,89%. Así mismo, señaló que el costo de los pregrados ha subido más del 30% nominal en menos de 5 años.

¿Cómo podemos sentirnos los colombianos ante estas escandalosas cifras? Estoy segura que no son sorpresa para nadie, nosotros lo sentimos, nosotros lo vivimos, nosotros lo luchamos, día a día, tratando de estirar hasta el último centavo.

Esto es consecuencia, en parte, de las políticas monetarias y fiscales contractivas, altas tasas de interés, reducción del gasto fiscal y aumento de los impuestos, medidas que impactan fuertemente el bolsillo de los hogares.

No entiendo como aún escucho a economistas expertos, exministros de hacienda, a los cuales admiro por su trayectoria, decir que el Ministro Cárdenas lo ha hecho bien. ¿Será que existe otro Ministro Cárdenas en alguna parte del mundo?

¿Será que no tenemos más opción que continuar como pasivos espectadores? ¿Continuamos siguiendo la pelea por el poder de dos dirigentes que abandonaron la economía del país por tratar de destruirse el uno al otro?

Ya me cansé de esta novela colombiana, siempre los mismos temas: Corrupción, mentira, violencia, sapos, lagartos, micos, elefantes… ¿Y las familias qué? ¿La gente de a pie qué? Bien jodidos, como siempre.

ANA MARÍA OLAYA
Director del Programa de Economía y Finanzas
Universidad de La Sabana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA