¿Cómo hacer un presupuesto familiar?

¿Cómo hacer un presupuesto familiar?

Organizando sus finanzas podrá eliminar los gastos innecesarios y aprenderá a comprar mejor.

fg

A partir de febrero de 2017, el IVA aumentará del 17% al 19%.

Foto:

Archivo particular

01 de febrero 2017 , 09:43 a.m.

En época de crisis es necesario organizar las finanzas del hogar para no terminar con un hueco o agujero negro en el bolsillo. Para lograrlo, evite al máximo pasar la tarjeta de crédito para pagar el mercado y las necesidades básicas de su familia. (Le puede interesar: 'Calcule aquí cuanto pagará con el aumento del IVA desde el miércoles')

Si en enero ya lo hizo, en febrero seguramente lo volverá hacer con la diferencia que tendrá que pagar un mayor valor para cubrir el capital y los intereses de lo que compró el mes anterior. Y así sucesivamente, usted caerá, sin darse cuenta, en un círculo vicioso que con certeza en menos de tres o cuatro meses lo dejará prácticamente arruinado.

En este dilema y en medio de esta difícil situación –si se suma el incremento del IVA, más la reforma tributaria y el aumento normal de algunos precios de los productos de la canasta familiar, podríamos decir que estamos en recesión económica la mayoría de los asalariados–, usted sentirá que la única salida para poder pagar sus gastos será utilizando la tarjeta de crédito. Garrafal error y un atentado directo a sus finanzas personales. (Lea también: 'Las claves del IVA de 19 % que rige desde este miércoles')

Pero tranquilo, hay otra salida, más inteligente y más sensata. ¿Cuál? Planear los gastos del hogar es una buena opción para hacer rendir el dinero –por poco que sea– y evitar gastar con este riesgoso medio de pago.

A esta planeación dele por nombre presupuesto familiar. Gracias a este ejercicio podrá eliminar los gastos innecesarios o prescindibles y aprenderá a comprar de forma más racional y menos emocional, tomando así mejores decisiones financieras.

Para iniciar, escriba todos los ingresos que entran a la familia; si por ejemplo su salario es de un millón de pesos, pero debido a deducciones de ley o extralegales solo recibe 800.000 pesos, registre ese último valor. Tenga en cuenta que entre más fuentes de ingresos tenga mucho mejor, pues de esta forma estará minimizando el riesgo de si algo pasa con la persona que genera ese aporte, o con el bien que le genera ese ingreso, su familia quede desprotegida.

Luego empiece a escribir cada uno de los gastos en orden de prioridad. Primero, lo fundamental para cubrir las necesidades básicas; y segundo, lo que se podría considerar un lujo. Recuerde, ¡hasta el cigarrillo y la menta cuentan!

Por último, a los ingresos réstele los egresos que enumeró en el párrafo anterior y su saldo como mínimo debería ser cero o positivo. Si no lo es, empiece a disminuir gastos; primero aquellos que son un lujo y luego los que son prescindibles, hasta que logre mantener el saldo en positivo. Es posible que esto lo lleve a tomar decisiones radicales como cambiar de residencia o decisiones más sencillas como cambiar los alimentos que consume la familia. Se sorprenderá del ahorro que puede lograr con esta última práctica.

Del total de sus ingresos líquidos, separe el 10% de éstos para ahorrar de forma fija todos los meses, dinero que le puede servir para cubrir cualquier imprevisto que se presente o mejor aún, para invertir en nuevos proyectos que generen más entradas de efectivo para su hogar.

Finalmente, cada vez que logre un nuevo ingreso, no comprometa esa rentabilidad con más gastos y lujos, a no ser que sean estrictamente necesarios. Mantenga la prudencia, esa que hace verdaderos sabios. Si tiene excedentes, verifique tener seguros de vida, salud, vivienda, automóvil y si no los tiene, adquiéralos cuanto antes, pues cualquier imprevisto lo puede dejar en la calle a usted y/o a su familia. Si ya cuenta con ellos, invierta hasta tener en títulos de alta liquidez, el equivalente a cubrir las necesidades de su familia por los siguientes tres meses, como mínimo.

Sé que esto en el papel se ve muy fácil y que eliminar las prácticas erróneas de la cultura del crédito es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo; pero si lo logra estoy segura que va a sentir un alivio en sus finanzas personales.

Recuerde, soldado advertido, no muere en guerra.

MARÍA TERESA MACÍAS JOVEN
Profesora de Finanzas
Universidad de La Sabana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA