Colombia, en donde se venden más seguros para gente de bajos ingresos

Colombia, en donde se venden más seguros para gente de bajos ingresos

El 19,5 % de su población cuenta con un amparo de estos, le sigue Ecuador con 18 %, dice estudio.

pobres

Los microseguros pueden marcar la direrencia en una familia de bajos recursos que se vea afectada por un desastre natural, accidente o muerte.

Foto:

Oscar Bernal/ETCE

06 de abril 2018 , 10:29 a.m.

Hace un año los habitantes de Mocoa (Putumayo) fueron víctimas de la inclemencia de la naturaleza, luego de que el desbordamiento de tres ríos generara una avalancha que arrasó a su paso con buena parte de la ciudad.

Más de 300 vidas se perdieron y los daños materiales sumaron varios miles de millones de pesos. Sin embargo, contar con un microseguro marcó la diferencia para al menos 69 familias azotadas por esa tragedia, pues estas, a diferencia de muchas otras, en un plazo máximo de 20 días, ya contaban con los recursos del pago de la indemnización proveniente de esa póliza.

Para una familia de bajos recursos, que lo ha perdido todo en una tragedia, $ 5 millones marcan la diferencia entre no tener nada o contar con recursos para empezar de nuevo

“Para una familia de bajos recursos, que lo ha perdido todo en una tragedia como esa, 5 millones de pesos marcan la diferencia entre no tener nada o contar con unos recursos para comprar de nuevo los elementos básicos para continuar su vida”, dice Miguel Ángel Charria, presidente Bancamía, entidad que les vendió esos microseguros.

Se estima que en Colombia el 19,5 por ciento de su población está amparada con una póliza de esas, lo que ubica al país como el primero entre 19 naciones latinoamericanas con mayor consumo de estas pólizas.

Le siguen Ecuador, con 18 por ciento; México, con 11,5 por ciento y Chile, con 10,8 por ciento. Los demás, no superan el 9 por ciento. Estos cálculos preliminares son de la firma A2F Consulting, y hacen parte del estudio ‘El panorama del microseguro en América Latina y el Caribe 2017’, contratado por el Microinsurance Network, cuyos resultados finales se dados a conocer en las próximas semanas.

El estudio dice, además, que para finales del 2016 unos 52,1 millones de latinoamericanos (8,2 por ciento de su población, incluida la del Caribe) tenían, al menos, un microseguro y que el valor de las primas para la fecha fue de 420 millones de dólares.

Aunque el número de personas con un microseguro agrícola crece al 129 por ciento, son los que buscan amparar la vida de los individuos los más representativos y los segundos con mayor crecimiento, 27 por ciento.

Los microseguros para proteger la vivienda (propiedad) y los de accidentes personales, son otros que crecen bien en la región, 24 y 22 por ciento, respectivamente, impulsados, entre otros factores, por nuevos canales de distribución, como plataformas móviles, precisa el documento.

Pero, ¿qué explica que Colombia haya escalado hasta esa posición en los últimos años, más teniendo en cuenta que la penetración total de los seguro en el país es una de las más bajas de la región, apenas un 2,8 por ciento?.

Jorge Humberto Botero, presidente del gremio de los aseguradores, Fasecolda, dice que la industria y el Gobierno trabajan desde el 2016 en un plan para impulsar que más personas hagan parte del circuito financiero a través de los seguros inclusivos.

Dice que trabajan, desde entonces, en el diseño de pólizas sencillas y fáciles de entender para el usuario; en la protección del consumidor y en su educación financiera; en programas de fomento de estos seguros y, desde luego, en un esquema tarifario que le permita a las personas de bajos ingresos acceder a los mismos.

De los seguros inclusivo se viene hablando desde hace una década, tras el surgimiento de los microseguros, para hacer referencia a aquellos productos que buscan proteger no solo a las personas pobres sino, en general, a toda la población que nunca antes ha estado cubierta con un seguro, incluyendo a la población de la clase media emergente, la rural, personas con discapacidad y minorías étnicas, entre otros.

Así, en la última década, según datos del gremio asegurador, este relativo nuevo mercado en Colombia ya cuenta con 5,5 millones de riesgos asegurados y unas primas emitidas por 234.000 millones de pesos (unos 83,8 millones de dólares), que bien podrían representar el 20 por ciento del monto total colocado en Latinoamérica y el Caribe en este mismo segmento. Los valores promedio asegurados en Colombia con los seguros inclusivos alcanzan los 6 millones de pesos.

Luz Doris Bustamante, vicepresidente seguros de personas y negocios masivos de Metlife, señala que en Colombia se consiguen pólizas desde 5.000 pesos mensuales que se distribuyen a través de cajas de compensación, almacenes de cadena, empresas de servicios público, lo que permite llegar a una población de bajos recursos con más facilidad.

Agrega que en el país están tomando fuerza los seguros de accidentes personales y de vida con coberturas amplias fáciles de entender (muerte por cualquier causa, enfermedades graves, incapacidades, pérdida de algún miembro del cuerpo u hospitalización).

En términos monetarios, se habla de coberturas desde 5 millones hasta 150 millones de pesos, por las que la gente debe pagar una prima de entre 5.000 y 20.000 pesos al mes.

Las compañías no solo vienen trabajando en la simplificación de los contratos, sino también en acortar lo máximo posible los tiempos de respuesta para el pago de las indemnizaciones, para lo cual han simplificado su trámite pudiendo se hacer, la mayoría de las veces, con el lleno de un formulario vía internet y la presentación de algún documento que soporte la ocurrencia del siniestro.

La tecnología, un aliado clave

Mejorar las condiciones de mercado ha sido uno de los propósitos de la industria y el Gobiero para que más personas tengan acceso a los microseguros.

Para Jorge Castaño, Superfinanciero, uno de los avances clave ha sido permitir que los microseguros se ofrezcan a través de los corresponsales bancarios, aunque hay otras medidas importantes.

“La industria goza hoy de un ambiente apropiado para desarrollar productos que seduzcan a nuevos consumidores y rompan las barreras que por décadas frenaron a este mercado. Con las nuevas tecnologías se tiene la oportunidad de conquistar un mercado ávido de productos sencillos y útiles que satisfagan necesidades reales de la población”, dice.

En ello concuerda Ángela Gutiérrez gerente de masivos y mercadeo de QBE. “Las nuevas tecnologías facilitan al consumidor el acceso a soluciones de aseguramiento y los canales, como redes de telefonía móvil y corresponsales, la masificación de los seguros gracias a una mayor capilaridad. En QBE desarrollamos seguros masivos, estandarizados, con coberturas sencillas y de bajo costo con aliados que cuentan con estas redes a través de las cuales llegamos todo el país”.

Carlos Arturo García M.
ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.