Revuelta de accionistas sacó de Uber a Kalanick

Revuelta de accionistas sacó de Uber a Kalanick

El directivo se marcha en medio de acusaciones de mala gestión y prácticas sexistas.

Travis Kalanick

El fundador y exdirector general de Uber, Travis Kalanick, durante una convención del Instituto de Directores en Londres.

Foto:

EFE

21 de junio 2017 , 08:19 p.m.

Travis Kalanick dimitió el martes por la noche debido a las presiones de accionistas de Uber.

El consejero delegado y fundador de la popular empresa de transporte privado ha enviado una carta a los inversionistas en la que anuncia su salida de la compañía en medio de la multitud de polémicas que la han dañado en los últimos meses. Un portavoz de Uber ha confirmado a AFP la dimisión definitiva de Kalanick.

Su paso a un lado llega justo una semana después de que comunicó que se tomaba una baja temporal e indefinida para tomar aire y guardar luto por la muerte de su madre en un accidente tres semanas atrás. “Amo Uber más que nada en el mundo y en este difícil momento en mi vida personal he aceptado la petición de los inversionistas de hacerme a un lado para que Uber pueda volver a crecer y no distraerse con otra pelea”, afirmó Travis Kalanick en un comunicado enviado al diario The New York Times, que cuenta que varios accionistas se habían mostrado molestos por los últimos escándalos y habían expresado su temor a abruptas caídas en su valor como consecuencia de estos.

Desde que en febrero estalló el escándalo de discriminación sexual y laboral, y con la investigación interna posterior, Uber ha sufrido un cúmulo de problemas, y se han evidenciado políticas nefastas en la gestión de los recursos humanos y prácticas sexistas en el día a día.

La gran incógnita está en si se podrá reflotar la empresa con una fuga de talento constante

La investigación la llevó a cabo la firma del exfiscal general de EE. UU. Eric Holder, que fue contratado a principios de año luego de que una ingeniera de software alegó que la dirección de Uber había ignorado sus quejas y las de otras compañeras sobre situaciones de acoso laboral y sexismo por parte de sus superiores.

A comienzos de junio, Uber despidió a 20 empleados como consecuencia de una segunda investigación sobre casos individuales de malas conductas relacionadas con acoso sexual y psicológico y discriminación.

Además de la polémica sobre su cultura corporativa, Uber tiene otros frentes abiertos: una querella de la matriz de Google, Alphabet, por el supuesto robo de información sobre vehículos autónomos, y una investigación federal sobre sus operaciones de negocio.

Recientemente, la compañía admitió haber retenido por error millones de dólares a sus conductores neoyorquinos durante unos dos años. Uno de los inversionistas que pidieron a Kalanick su renuncia de inmediato es Bill Gurley, uno de los principales socios de Uber.

Lo hizo en una carta a la que han tenido acceso The New York Times y The Information. Bajo el título ‘Moving forward Uber’, Gurley reclamaba un cambio de liderazgo urgente. Kalanick decidió su marcha tras recibir esta misiva tan dura.

Uber funciona como aplicación en más de 80 países y tiene una valoración superior a los 60.000 millones de dólares. La gran incógnita está en si se podrá reflotar la empresa con una fuga de talento constante. Ahora mismo carece de director técnico, jefe de operaciones, presidente o director financiero.

Aunque los inversionistas hayan quitado a Kalanick el poder ejecutivo, sigue siendo uno de los socios mayoritarios y mantendrá, no obstante, un puesto en el consejo de administración de la empresa. Al igual que Mark Zuckerberg en Facebook, Kalanick se guardó para sí un gran número de participaciones como fundador. Desde hace más de dos años, Uber coquetea con la posibilidad de comenzar a cotizar en bolsa.

La cantidad de conflictos legales abiertos en todo el mundo desaconseja dar el paso. La mala gestión de gastos de los últimos trimestres no hace que esta posibilidad sea viable a corto plazo. Horas antes de la dimisión se filtraban los planes de Uber para congraciarse con los conductores, colectivo que se siente especialmente molesto con una empresa en la que confiaron.

ROSA JIMÉNEZ CANO
Ediciones EL PAÍS, SL 2017.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA