'El cáncer me hizo ver la fragilidad que tiene la vida': Antonio Celia

'El cáncer me hizo ver la fragilidad que tiene la vida': Antonio Celia

Deja la presidencia de Promigás. Dice que la educación es el reto de Colombia.

Antonio Celia-3

"Soy un barranquillero que recibió muy buena educación en su casa, mucho amor y eso me dio el privilegio de crecer en un entorno excelente", dice Antonio Celia, saliente presidente de Promigas

Foto:

EL TIEMPO / Cortesía

26 de abril 2018 , 08:33 p.m.

Como un lector empedernido, amante de su familia, la salsa y el buen vallenato. Así se define Antonio Celia Martínez-Aparicio, el barranquillero que por espacio de 26 años ha llevado las riendas de una de las empresas insignias del sector energético latinoamericano: Promigás.

Llegó a esta en 1992, y desde entonces ha sido un dirigente combativo, incansable y dedicado de tiempo completo a consolidarla como el principal referente que es hoy de un mercado clave para la economía del país.

Quizás por eso ha tenido que dejar a un lado otra de sus grandes pasiones, el estudio, por lo que hoy, al anunciar su retiro de la compañía, es un tema que figura en los primeros lugares entre las actividades por retomar.

Antonio Celia es ingeniero del Instituto Politécnico de Worcester, de Estados Unidos, pero a lo largo de su trayectoria profesional y empresarial ha sacado algo de tiempo para especializarse en finanzas, economía, historia y filosofía.

“Es parte de mi preparación extracurricular y lo que me ha dejado el hecho de ser un lector empedernido”, le dijo a EL TIEMPO, desde Londres, este empresario que decidió hacer un alto en la vida corporativa para dedicarles más tiempo a su familia y a sus pasiones.

A punto de abordar un tren que lo conduciría desde la capital inglesa hasta Oxford, a donde fue invitado por la universidad que lleva el nombre de esa ciudad, a dictar una conferencia como orador principal en el seminario sobre historia empresarial de América Latina, Antonio Celia le dijo a esta casa editorial que el anuncio de su retiro de Promigás no fue una decisión fácil, pero que el haber padecido de un cáncer que logró superar fue el campanazo que le dio la vida para entender que hay momentos que exigen esas pausas para retomar otros asuntos a los que no se les ha prestado la debida atención.

¿En qué momento decide que llegó la hora de hacer un alto en su vida empresarial?

La decisión la empecé a analizar hace bastante tiempo, en abril del 2014, cuando me detectaron un cáncer. Ahí me di cuenta de la fragilidad de la vida y me sentí en una circunstancia muy particular; nunca pensé que esa enfermedad me tocaría a mí. En ese momento decidí cambiar las prioridades de mi vida, tuve una convalecencia muy dura, aunque salí bien de la operación; por eso, entre los temas que me propuse estaba retirarme de la vida corporativa a los 60 años.

Yo siempre he tenido en mi mente el propósito de estudiar, es un anhelo porque para mí ,el conocimiento es fundamental. Ese factor junto con mi familia y la enfermedad dieron lugar a esta decisión. Tengo cuatro hijos, a los que quiero con toda mi alma, son una inmensa compañía, y no tengo ni el privilegio ni la libertad de estar viajando a verlos con frecuencia, y eso es terrible.

¿Consultó esa decisión con la familia?

Sí. Nosotros actuamos de forma muy colectiva, tenemos una muy buena comunicación pese a las circunstancias de tiempo. En mi casa todos estaban enterados, incluso mis padres lo sabían, y no he encontrado más que apoyo irrestricto y gran alegría, porque cuando alguien quiere de verdad se alegra siempre de que otro esté feliz, y es lo que yo he sentido con esta decisión... es un momento importante en mi vida.

¿Antes de conocer su situación de salud pensó en el retiro?

Antes de eso no tenía un plan específico de fecha de retiro. Lo que sí tenía claro era seguir estudiando, ese es un sueño que nunca he abandonado; no sabía cuándo, pero la enfermedad fue como un aviso, y es cuando me propongo que a los 60 años ya quiero irme a estudiar. Luego identifico las opciones que tengo, y el año pasado concreté el plan específico que quiero adelantar.

¿Y qué cosas incluye ese nuevo plan?

Me retiro a partir del primero de septiembre de este año y he sido invitado a ser senior visiting fellow (becario) en el London School of Economics. Significa que estaré un año en Londres tomando distintas materias que tengo libertad de escoger, luego de haberme postulado con un pequeño ensayo. Al final debo entregar otro escrito que refleje el aprendizaje obtenido en este tiempo. Ese es el plan para este próximo año.

Estando aquí (Londres) podré viajar más a visitar a mis hijos, irme a Colombia en la medida de lo posible a visitar a mis padres, pero luego tendré mucho más tiempo para esas actividades familiares. Ahora, con este año de estudio, se me facilitará un poco porque no tengo la atadura de un horario tan estricto ni una vida tan exigente.

¿Cree que la vida de los directivos la absorben esas responsabilidades, al punto de que deben sacrificar hasta el tiempo de sus familias?

Depende de la visión que tenga cada cual. Yo siempre traté de tener equilibrio. Lo que pasa es que a veces uno no es dueño de su tiempo, ese es el problema, hay cosas que son obligatorias y se deben hacer.

En mi caso, me encanta lo que hago, me gusta trabajar, tengo una gran junta directiva, amigos y un equipo de colaboradores extraordinario. Sucede que uno se entrega a dar lo mejor, y en ese proceso sí es posible que les quite tiempo a otras actividades a pesar de que se tenga como propósito mantener ese equilibrio en la vida, porque esta se compone de familia, trabajo y otra serie de cosas. Pasa que cuando uno tiene tantas responsabilidades y se compromete con estas hay que trabajar duro, con disciplina, dedicación y ganas, no hay de otra.

Para sortear dificultades se necesita una dosis de optimismo, mucho trabajo y entender que el tiempo pasa

¿A qué otras actividades les dedica el poco tiempo libre que le queda?

Soy un buen lector, me encanta leer, de hecho soy coleccionista de libros, en eso gasto mucho de mi tiempo libre; también me gusta correr, hacer ejercicio. Soy bastante activo en materia deportiva y ahora troto y voy al gimnasio con regularidad, ahora tendré un poco más de espacio para eso. Practicaré más la natación y el ciclismo, que me gustan mucho, pero, sin ninguna duda, la mayor parte de ese tiempo libre lo dedicaré a la lectura.

¿Y qué lee en este momento?

Estoy leyendo la biografía de Leonardo da Vinci, escrita por Walter Isaacson; otro sobre la democracia occidental, de Robert Lus, y uno más sobre las capacidades del Estado, de un profesor de economía llamado Lant Pritchett. Soy un convencido de que este es uno de los temas que hay que trabajar en Colombia.

¿Qué libro recomienda?

Es algo difícil de decidir, pero si hay algo que puedo sugerir, es que las personas lean porque esto les abre el mundo, despierta inquietudes, genera curiosidades, enseña a hablar, y quien sabe hablar puede defender sus argumentos, lo cual fortalece las democracias. Yo lo que recomendaría, porque a todos les va bien esto, es leer el último libro que escribió Jorge Orlando Melo, Historia mínima de Colombia, un buen compendio de la historia colombiana, así como Dibujando una nación, de Nancy Appelbaum.

Han sido 26 años al frente de Promigás, ¿cómo sortear los momentos cruciales?

Son muchos, pero diría que, en general, todo lo que hemos hecho juntos muestra que cuando hay decisiones colectivas, cuando hay una visión que se comparte y cuando hay seres humanos decentes, comprometidos con el trabajo de buena índole y en un buen ambiente, se logran muchos resultados y buenos.

Destaco, particularmente, las características nuestras. La economía de mercado ha triunfado y produce desigualdades que hay que cerrar, pero me parece que lo que importa es la igualdad de oportunidades, y ahí hay una tarea pendiente en Colombia: darle educación de primer nivel y de calidad a la niñez. También destaco el buen trato, para mí es un valor superior. Nosotros cuidamos como un tesoro el ambiente de trabajo, porque trabajar con gente amiga y cercana vale mucho.

A lo otro a lo que le doy particular atención es al pensamiento crítico, que no es otra cosa distinta a no tragar entero; en Promigás, las jerarquías importan poco, me gusta que la gente piense, que llegue a juicios correctos, que compare, coteje y vaya a la fuente, ese es el único antídoto contra todo este advenimiento de información de las redes sociales. Parte de la educación del presente y del futuro tendrá que ver con pensamiento crítico. Cuando se conjugan todos estos talentos y circunstancias, los equipos funcionan de maravilla.

Y en las crisis económicas, ¿cuál ha sido la solución para salir adelante?

En tanto tiempo hay momentos difíciles, unos más que otros. Pero creo que para sortear dificultades se necesita una dosis de optimismo, mucho trabajo y entender que el tiempo pasa. Diría que siempre con un compromiso de optimismo, con trabajo fuerte y dándoles la importancia que tienen a las cosas, esos elementos son fundamentales para sortear los momentos difíciles.

¿La opción de retirarse en esas coyunturas nunca se pensó?

No. Casi siempre en los momentos difíciles y en las crisis se presentan oportunidades, la gente y las empresas salen más fortalecidas; además, yo soy un optimista incorregible.

¿Qué lugar ocupan lo social y la cultura en su vida?

Todo parte de la noción que uno tenga del compromiso empresarial. Los emprendimientos buscan réditos, eso no se puede soslayar en ningún momento; que sean proporcionales a los riesgos que se asumen, y esa es la razón de ser de toda empresa y emprendimiento. Ahora, las formas importan; nosotros en Promigás lo hacemos de manera respetuosa, decente y con una noción de que nuestras decisiones están centradas en el ser humano, es el capitalismo decente que ejercemos. Visión de largo plazo, respeto por la democracia y la diversidad. En ese orden de ideas, el siguiente paso es ver, sin reemplazar al Estado, cómo puedo ayudar a que el entorno que me rodea, la comunidad en que estoy, tenga mejores condiciones, y nosotros desde hace 18 años escogimos la educación, a través de la Fundación Promigás.

Pero es algo más que simplemente eso, tratar a la gente como uno quiere que lo traten. Nosotros creemos en esto que hacemos y así lo hemos hecho durante mucho tiempo, eso es lo que se define como la cultura de una organización.

¿Y qué resalta de esto?

Hemos estado presentes en muchas actividades, somos los principales auspiciadores de la Universidad del Norte, una de las mejores del país; hemos participado en el Observatorio del Caribe, en los museos del Caribe y de Arte Moderno; en la Cinemateca del Caribe, en la Fundación Nuevo Periodismo, y tengo un especial aprecio por el tertuliadero La Cueva, ha sido para mí una consentida. Pero hay muchas más actividades a las que les hemos apostado por años, como, por ejemplo, los procesos de paz, desde el 2002, cuando estuve en Cuba... la lista es larga, pero el hilo conductor de eso es contribuir, sin reemplazar al Estado, a una mejor vida de las comunidades y la sociedad como un todo, y nosotros creemos que la cultura y el arte y la educación son esenciales, y por eso lo apoyamos.

¿Cómo ve el panorama económico del país?

Creo que la economía está mejor, la desaceleración ya pasó; y he visto, en general, que el año comenzó bien. Debemos entender, sin embargo, que este es un reto que tenemos que asumir entre todos, es necesario y urgente mejorar la productividad porque sin esto será difícil crecer al ritmo que se necesita para generar más riqueza para todos. El reto es la productividad y construir un Estado más efectivo, y ambos aspectos tienen que ver con la educación, ese es el gran imperativo que tienen Colombia y la mayoría de países de Latinoamérica.

REDACCIÓN: Carlos Arturo García M.
En Twitter: @CarlosGarciaM66

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.