Lío entre D1 y Justo & Bueno pasa al terreno penal

Lío entre D1 y Justo & Bueno pasa al terreno penal

El enfrentamiento empezó en la SIC por presunta competencia desleal. Ahora hay denuncia por fraude.

D1

D1 factura más de un billón de pesos al año y tiene 500 tiendas.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

28 de febrero 2017 , 09:39 p.m.

Se agudiza el enfrentamiento entre el rey de las cadenas de supermercados de descuentos fuertes del país y uno de sus competidores.

Se trata de Koba Colombia (Tiendas D1), controlada por el Grupo Santo Domingo, y Mercadería S. A. S. (Justo & Bueno), de propiedad de un grupo de inversionistas locales que fundaron la primera, pero ‘partieron cobijas’.

La disputa ya desencadenó una demanda de Mercadería contra Koba ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) por presunta restricción de la competencia, pues estaría presionando a los proveedores para que no le vendan a su competidor.

Aunque hasta ahora solo hay datos fragmentarios, estas marcas, junto con Ara y PriceSmart, habrían facturado el año pasado 3,5 billones de pesos, y la cifra podría saltar de manera importante en el 2017 porque se anuncia la apertura de unos 500 locales más.

Y, según Mercadería, el abogado Jaime Granados también presentó a nombre de la empresa, ante la Fiscalía General de la Nación, una denuncia por presunto falso testimonio y fraude procesal contra dos directivos de empresas que se habrían negado a ser proveedoras de Justo & Bueno.

El argumento de la acción judicial es que los directivos en cuestión habrían incurrido en contradicciones e inexactitudes al declarar, bajo juramento, en la causa que se adelanta contra Koba ante la SIC por competencia desleal.

El round más reciente lo ganó en días pasados Mercadería, cuando la SIC rechazó la contrademanda que Koba había interpuesto para que se declarara que tres directivos de la primera incurrieron en conductas desleales.

La entidad rechazó la acción, en su esencia, porque la demanda únicamente podía formularse contra el demandante inicial, Mercadería (Justo & Bueno), y no contra otras personas.

La decisión se une a las medidas cautelares dictadas en junio del 2016 mediante las cuales la Superindustria le ordenó a Koba “abstenerse de presionar, exigir, persuadir, amenazar o intimidar de cualquier forma, ya sea directa o indirectamente, a los proveedores, sociedades y/o empresas que actualmente abastecen a Mercadería S. A. S., para que aquellos se nieguen a suministrar a esta los insumos, bienes y servicios necesarios que requiere para desarrollar su actividad económica u objeto social”.

Según voceros de Mercadería, la disputa comenzó a finales del 2015, cuando consideraron presuntas presiones indebidas de Koba contra sus proveedores. Por ello, actualmente sus abogados tramitan ante la SIC la ejecución de las medidas cautelares.

–¿Cuando ustedes vendieron a Koba la cadena Tiendas D1, no hubo restricciones en cuanto a que no podían competirle por un tiempo?

–Si alguien tiene experiencia en hacer negocios en Colombia, es el Grupo Valórem (del Santo Domingo) y sus empresas. Apareció un grupo que quiso comprar D1, y Valórem y otros socios de Koba ejercieron la opción de compra de nuestra participación, que tenían por contrato, en lo cual nosotros estuvimos de acuerdo” –agregan los voceros de Mercadería.

Y dicen que se retiraron de D1 por diferencias en cuanto al modelo de administración y crecimiento.

En medio de la disputa, Mercadería ha emprendido un plan de expansión que la ha llevado, en menos de un año, a abrir 240 tiendas Justo & Bueno en el país.

Incluso, tiene previsto abrir este año 210 puntos más para ponerse cerca de D1, que tiene alrededor de 500.

Respuesta de D1

EL TIEMPO contactó a Valórem (sociedad matriz de Koba Colombia), que envió un correo a través de la firma Crop –su representante de asuntos públicos– en el cual señala que en la información referente a la demanda hay que tener en cuenta que la decisión de la SIC no dirime el conflicto. “Es una decisión por temas de forma, frecuente en procesos judiciales y perfectamente subsanable”, acota.

De antemano, niega restricciones del mercado, pues afirma que siempre ha promovido el desarrollo empresarial de los proveedores, y ha crecido a través de la construcción de relaciones gana gana, basadas en transparencia y honestidad.

“En este momento no existe sanción alguna contra Koba-D1. Hay una demanda en contra y una contrademanda en contra de Mercadería y de unas personas naturales, que no se ha decidido. D1 presentará sus pruebas y argumentos ante las autoridades y defenderá sus derechos con tranquilidad y transparencia en este debate judicial”, sostiene.

“En cuanto al origen de esta situación, hay que explicar que Valórem era accionista minoritario. En diciembre del 2014, los accionistas fundadores dispararon un mecanismo de ‘voy o van’ para la compra de las acciones. Intentaron sacar a Valórem, pero este, ejerciendo el derecho de preferencia, se hace con el 59 por ciento de las acciones. Por eso, ellos deciden irse y montar la competencia”, agrega la comunicación de Valórem.

Fuerte apuesta nacional

Las ventas de los supermercados de descuentos fuertes son billonarias.

En los tres meses comprendidos entre septiembre y noviembre pasado, PriceSmart Colombia vendió 82 millones de dólares, con un aumento de 22,8 por ciento en comparación con igual periodo del 2015. Sin embargo, sus ventas anuales habrían sido cercanas al billón de pesos, luego de registrar 849.000 millones en el 2015.

Como sus competidores, tiene costos operativos bajos, lo que, unido a los altos volúmenes de ventas, conduce, por lo general, a precios más bajos que en otros grandes almacenes de cadena. Tampoco invierte grandes sumas de dinero en publicidad, y las transmite en menores precios a los productos.

Entre tanto, D1 logró prácticamente duplicar sus ingresos durante el 2015, al pasar de 591.764 millones de pesos a 1,16 billones, con un crecimiento del 96,6 por ciento. No ha revelado cifras del 2016, pero se anticipa que superó de manera importante las del 2015, pues su número de tiendas hoy es de unas 500.

Por su parte, Justo & Bueno facturó el año pasado 229.800 millones de pesos. Además, su proyección para el 2017 asciende a un billón de pesos.

Por su lado, luego de lograr ventas en el 2016 por unos 720.000 millones de pesos, que representan el doble de las del 2015, la marca Ara, de origen portugués, anunció un plan para pasar de tener 221 tiendas a 371. La inversión en los puntos de venta y tres nuevos centros de distribución suma 456.000 millones de pesos.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA