Renovación en Colombia tras la derrota en la Copa Davis

Renovación en Colombia tras la derrota en la Copa Davis

Cayó contra Croacia 1-4, como se esperaba, y no clasificó al Grupo Mundial.

Copa Davis

Sebastián Cabal y Alejandro Falla perdieron el partido de dobles contra Croacia, por un cupo al cuadro mundial.

Foto:

Juan Diego Buitrago

17 de septiembre 2017 , 09:17 p.m.

Pasaron los tres días de la Copa Davis y se fueron muy rápido para Colombia, porque la ilusión y la alegría se acabaron el sábado con ese increíble punto que no pudieron ganar Alejandro Falla y Juan Sebastián Cabal en los dobles para soñar con el Grupo Mundial, cuando estaban dos sets arriba sobre los croatas Marin Cilic y Nikola Mektic. Esta nueva derrota en un repechaje, el quinto que se escapa, dejó muchas conclusiones y reflexiones en las cuales se deben analizar desde ya para comenzar a pensar en un futuro que no se debe ver tan distante.

Lo primero que hay que decir es que esa gran época de la cual se ha hablado durante varios años ya se acabó, y con muchas aristas. Es claro que los jugadores que representaron al país en esta confrontación de la Davis son los mejores de la última época. Han alcanzado importantes escalafones en el circuito de la ATP y ganado uno que otro partido contra tenistas top, pero no han ganado títulos. Ese eufemismo de estar bien en el ranquin es una ventana de humo que no puede esconder la realidad. Los grandes logros solo los han conseguido los doblistas en torneos importantes, pero hasta ahí.

En la Copa Davis se han conformado y vanagloriado con ser la tercera selección de Suramérica, detrás de potencias como Argentina y Brasil. La realidad es que se han perdido cinco repechajes para el Grupo Mundial. No hay ambición, se quedan festejando las moronas y no piensan en grande. Es desde ahí, en ese conformismo, desde donde hay que cambiar.

Estuvimos cerca, pero a la vez lejos. En mi caso, no me podía exigir más, porque esto es lo que tengo. Somos lo que somos

“Lo dimos todo; estuvimos cerca, pero a la vez lejos. En mi caso, no me podía exigir más, porque esto es lo que tengo. Somos lo que somos”, fueron las sinceras palabras de Giraldo tras perder con Cilic en el cuarto partido contra Croacia y a quien no se le puede reprochar nada. Ganó su punto, dio su aporte, pero los doblistas fallaron.

Y esa es la realidad. No hay más. Ese es el tenis que tienen todas las raquetas colombianas. Se les exige como si fueran campeones de Roland Garros, Wimbledon o el US Open, pero su juego llega hasta ahí. Hace algunos años pudieron dar más pelea, pero en esta serie dieron la capacidad que hoy en día tienen. Croacia, no: Cilic fue inmensamente superior y se ganó solo la confrontación.

Renovación

Otro punto que hay que analizar es la renovación de los jugadores que formen parte del equipo de Copa Davis. Es claro que algunos tenistas ya cumplieron su ciclo. Falla, por la edad y por sus lesiones, es uno de ellos. Alejandro González, la eterna promesa y quien en esta serie no hizo nada, menos que nada (perdió contra Cilic el primer partido y el último de la serie, el del protocolo contra Viktor Galovic) es otro de esta baraja, así tenga solo 28 años.

“Hay una realidad: debe haber un recambio. Falla va a cumplir 34 años, y yo tengo 29 años y me siento un poco cansado. Pero también hay que mirar que detrás vienen jugadores muy buenos, como Daniel Galán y Nicolás Mejía, que son muy jóvenes aún”, comentó Giraldo.

Ese fue un bache en el que se cayó. Se les apostó todo a Giraldo, Falla y González, y no trabajaron en nuevas promociones sino hasta el año pasado, cuando decidieron apoyar a Mejía y a Galán. Precisamente, este último debió jugar esta Davis, sin importar que no hubiera estado en un partido a cinco sets. Es la segunda raqueta del país y venía en buen momento. Claro, no hay que cambiar por cambiar.

El último tema será el de la sede. Bogotá y su altura jamás desgastaron a Cilic; es más, pareció que siempre jugara aquí. Hizo correr a todos sus rivales. “Fueron partidos en los que no me exigieron, con puntos cortos, y no me cansé”, dijo el croata.

Ahora la lucha será peor. Se sentían cómodos jugando a la sombra de Brasil y Argentina, pues ahora tendrán a los argentinos en la Zona I Américas y seguramente a Brasil, que en la madrugada de hoy definía su serie contra Japón. La lucha ahora no será por ascender, sino por no descender, dependiendo de los calendarios.

Ya hay que dejar de pensar en lo que fue para entender lo que es y en lo que se trabajará. Los paños de agua tibia se deben acabar. Giraldo debe seguir liderando el equipo. “Volveremos con más energías”, dijo el pereirano. Además, hay que trabajar en proyectos juveniles, cambiar la mentalidad y abrirse a nuevos escenarios para tener más ambición futura.


FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA