Rafael Nadal, la gran leyenda de Roland Garros

Rafael Nadal, la gran leyenda de Roland Garros

El tenista español conquistó su décimo título en el torneo francés, venció 6-2, 6-3, 6-1 a Wawrinka.

Final Rolñand Garros 2017

Final Rolñand Garros 2017

Foto:

EFE

11 de junio 2017 , 10:10 p.m.

En Roland Garros los visitantes tendrán en el futuro la oportunidad de hacerse fotos ante una estatua de Rafael Nadal: el rey del torneo, que sigue agrandando su leyenda en París, logró ya elevar a diez su récord de títulos en la capital francesa.

“Volver a la final y ganar el décimo título aquí es increíble. Estoy muy emocionado”, dijo en francés al público de la pista central tras vencer 6-2, 6-3, 6-1 en la final al suizo Stan Wawrinka y antes de ser aclamado por el gesto.

“El sentimiento que tengo es indescriptible. La adrenalina que siento jugando aquí es imposible de comparar con otro lugar. Es el torneo más importante de mi carrera”, afirmó. En el pasado hubo algún momento puntual en el que no se sintió del todo querido en París, sobre todo en partidos en los que los aficionados apoyaban más a adversarios como Roger Federer, pero él ha hecho todo por ganarse el cariño del público francés, que con el tiempo lo ha aceptado como uno de sus héroes.

Nadal es un monstruo, tendrá su estatua en Roland Garros. Tiene que ser inmortalizado aquí

“Nadal es un monstruo, tendrá su estatua en Roland Garros. Tiene que ser inmortalizado aquí”, dijo unas semanas antes del torneo Bernard Giudicelli, presidente de la Federación Francesa de Tenis (FFT), en una entrevista en la televisión Eurosport.

En la biografía Rafa. Mi historia, el escritor británico John Carlin compara a Nadal con Supermán y Clark Kent: un hombre discreto y hasta tímido que luego se convierte en un superhéroe cuando se pone el traje, que en el caso de Nadal es cuando empuña una raqueta.

Tío Toni

Nadal, sobrino del exfutbolista internacional español Miguel Ángel Nadal (FC Barcelona), debe gran parte de su carrera a otro tío, Toni, una figura imprescindible en su carrera y el hombre que lo ha guiado hasta la élite como entrenador. La organización entregó incluso una réplica de la Copa de los Mosqueteros a su tío ayer, como reconocimiento.

Nadal tuvo en 2004 su eclosión definitiva al ganarle por primera vez a Roger Federer (en Miami, cuando era el n.° 32 del mundo y el suizo, el n.° 1). En la Copa Davis se coronó ese año con el equipo español, empezando a ganarse ya los favores del público.

El título de Roland Garros en 2005, superando en la final al argentino Mariano Puerta, supuso su entrada definitiva entre los grandes. Y el inicio de su cuento de hadas en París. Número 1 mundial, medallas de oro olímpicas (individual en 2008, dobles en 2016), duelos ya míticos contra Federer, como la final que ganó el español en Wimbledon en 2008...

La carrera de Nadal ha sido la historia de un éxito. “Creo que nunca veremos otro jugador como él”, dijo el jueves en París el extenista brasileño Gustavo Kuerten. Pero más allá de sus momentos más felices, la historia de Nadal es una de superación tras sus repetidos problemas con las lesiones, que en los últimos tres años fueron una pesadilla.

Para esta temporada incorporó a su equipo de trabajo a Carlos Moyà, mallorquín como él y campeón de Roland Garros en 1998. Los éxitos no han tardado en llegar y, luego de ser subcampeón en el Abierto de Australia, Nadal ha vuelto al trono de Francia y acecha ya el número 1 del escalafón mundial.

Mi motivación está intacta, voy a seguir trabajando duro para mejorar

“Mi motivación está intacta, voy a seguir trabajando duro para mejorar. Tengo una pasión profunda por la competición, creo que puedo seguir aspirando a grandes torneos y lo voy a hacer”, afirmó el español.

Nadal tendrá como misión poder reconquistar en julio el título en Wimbledon, un torneo que ganó en 2008 y 2010. “Estoy jugando muy bien desde el principio de la temporada. Me encanta el césped, disfruto mucho jugando sobre césped y tengo muchas ganas de jugar bien en Wimbledon. Espero que mis rodillas aguanten, tener una buena preparación”, dijo.

“Si mi rodilla me duele, sé por experiencia que no podré ganar. Si no me siento al ciento por ciento, mis posibilidades serán reducidas. Si estoy en buena forma, entonces sí que tengo opciones en Wimbledon”, señaló.

Nadal estimó que le hace especialmente ilusión dejar una huella tan profunda y señaló que no sabe si verá alguna vez a alguien que supere sus cifras en París.
Si yo he podido, alguien puede, porque no me considero muy especial, pero no sé si yo voy a ver a alguien que lo supere. Es algo que quedará, algo que no había pasado nunca. Me hace ilusión que quede para la historia”, concluyó.

Es definitivo su regreso, y el mundo del tenis lo celebra. Solo queda esperar que mantenga su buen nivel para seguir fascinando a los espectadores con su potente zurda.

DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA