Las ‘mellizas fantásticas’ del tenis colombiano

Las ‘mellizas fantásticas’ del tenis colombiano

María Paulina y Paula Pérez se destacan en torneos internacionales.

Hermanas Pérez

María Paulina y Paula Andrea Pérez.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

24 de junio 2017 , 10:14 p.m.

Como caminar por toda la calle 72 de Barranquilla, lugar que colinda con un barrio representativo como el Prado o el famoso estadio Romelio Martínez, desde donde surgió la civilización de la capital del Atlántico, o ingresar desde el puente Pumarejo, en esa conexión entre el urbanismo y la arteria fluvial, esquina en la que se encuentran el río y el mar, punto de quiebre de la costa Caribe.

Así representan el alma de esta ciudad las hermanas María Paulina y Paula Andrea Pérez, tenistas colombianas, dos jugadoras que se divierten dentro de la cancha para poner a gozar a los aficionados al compás de sus mejores golpes, que deleitan como escuchar la música de esta región.

Las mellizas, de 21 años, nacieron el 10 de enero de 1996, y el tenis no lo tenían entre sus planes de realización profesional. Cuando apenas tenían 7 años se dedicaban al ballet, lo cual les atraía y en lo que se destacaban. Sin embargo, un amigo de Gustavo, su padre, las llevó al tenis, les regaló sus primeras raquetas y les obsequió sus primeras clases. Fue así como en el parque Eugenio Macías dieron sus primeras voleas, sin saber que así iba a comenzar un amor que duraría hasta lo que llevan de vida y esperan les dure hasta lograr grandes éxitos.

Como todos los deportistas, hemos tenido buenos y malos momentos. Hemos pertenecido varias veces al equipo colombiano, hemos jugado la FedCup, mundiales, suramericanos, bolivarianos, nacionales y hemos ganador torneos de la ITF. Tuvimos un gran apoyo con Ramón Arteta”, le contaron a EL TIEMPO las hermanas Pérez, siempre entre risas, rasgo característico en ellas.

El ser mellizas les da una conexión especial. Solo basta una mirada para entenderse dentro y fuera de los campos. Sin que ellas quieran, cada vez que contestaban una pregunta repetían las mismas palabras, y eso les produce muchas risas. La vida la viven como costeñas puras, con buena energía, sin presiones y divirtiéndose a cada segundo.

Hermanas Pérez

María Paulina y Paula Andrea Pérez.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Comenzaron en el tenis con el objetivo de divertirse. Mientras una entrenaba contra un muro, la otra se iba corriendo a los columpios. Sin que se dieran cuenta, este deporte ya formaba parte de sus vidas; la competencia y la adrenalina empezaron a sentirse al estar en la cancha, hasta cuando supieron que podían estar juntas luchando por los triunfos en la categoría de dobles. “La idea es siempre estar unidas, hacer lo que amamos y dar buenos resultados y superarnos cada día”, dijo María Paulina.

Cuando hablan sobre las ventajas de ser hermanas y mellizas dentro del tenis, solo aparecen las carcajadas. Y es que las ‘mellas’, como las conocen en el circuito, tienen sus formas particulares de apoyarse.

Peleamos todo el día”, gritó Paula Andrea. “Hay pros y contras. Cuando la miro sé si está asustada o no, si es un buen día o no, si me quiere pegar o no (risas)”, afirmó María Paulina, quien tuvo que callarse un momento porque su hermana quería seguir narrando cómo era su relación. “Si uno le erra a la pelota, se me pasa por la cabeza ‘¿eres bruta o qué?’. Quieres matarla, pero no la puedo matar porque es mi hermana. Lo bueno es que nos entendemos bien, pero lo malo es que nos entendemos tan bien que nos decimos las cosas sin filtro”, concluyó Paula.

Tímida y directa

Aunque las dos tienen la misma sangre barranquillera, se ven muy enérgicas y con buena actitud. Paula Andrea es la más abierta de las dos, mientras que María Paulina es más tímida cuando se trata de relacionarse con las demás personas.

Me califico de hermosa (risas)”, dijo Paula al preguntársele por su forma de ser y siendo motivo de las burlas de su hermana. “Somos buenas personas. Soy loca, extrovertida, amable, coqueta. Eso sí, si alguien me cae mal, no disimulo, no le hablo, no le sonrío y lo anulo; si me cae bien, va pa’ las que sea. ¡Ah! Y me gusta el helado”, añadió.

Hermanas Pérez

María Paulina y Paula Andrea Pérez.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

“En cambio yo soy noble, tímida y me gusta sonreír”, dijo María Paulina, aunque su hermana se mofó por la timidez de ella. “María Paulina dice ser tímida, pero no lo es. Yo soy la entrona, hablo y después ella remata”.

Nuevos objetivos

Las hermanas Pérez vienen de ganar el torneo de Hammamet, en Túnez, en la modalidad de dobles. Sus objetivos son seguir compitiendo, pero ahora tienen un problema: la falta de apoyo. “Fernando Arteta era como nuestro segundo padre y nuestro apoyo para ir a todas las giras. Él falleció hace un año, y ahora luchamos para seguir jugando”, contaron.

Ahora esperan el apoyo del Team Barranquilla para ir a más torneos, seguir ganando puntos y estar en los Juegos Bolivarianos.

Mientras tanto, María Paulina quiere entrar a estudiar administración o relaciones internacionales y Paula, psicología o relaciones internacionales. Las sonrisas no se apartan de sus rostros, y así quieren darle felicidad a su país.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA