Venezuela y Nicaragua: deporte en tiempos de crisis

Venezuela y Nicaragua: deporte en tiempos de crisis

Ambos viven situaciones difíciles y en los Juegos sus atletas quieren ganar y olvidar la realidad.

Centroamericanos

Lilibeth Chacón de Venezuela celebra luego de ganar la medalla de oro de la prueba por puntos femenino, de ciclismo de pista.

Foto:

EFE

27 de julio 2018 , 07:06 p.m.

Venezuela y Nicaragua son hoy noticia, no por lo deportivo, sino por las informaciones internas que son primera página en los periódicos del mundo. En los Juegos Centroamericanos y del caribe se habla más de sus problemas, de las dificultades que viven, pero sus deportistas llegaron a Barranquilla, afirman, para olvidarse de la realidad.

La situación de Venezuela pasa por la falta de comida, un pésimo transporte, una moneda desvalorizada y la carencia de trabajos, una superinflación, que ha obligado a que la población salga del país. En Nicaragua las protestas por la represión del Gobierno de Daniel Ortega ha desatado una ola de violencia en las principales ciudades, en las que las autoridades ya citan a más de 500 muertos y unos 3.000 heridos, los estudiantes, son blanco de los militares.

Ninguno de los dirigentes, atletas y entrenadores hablan del tema, todos callan, pero cuando las grabadoras se apagan y las cámaras de televisión desaparecen aceptar dialogar y comentar la situación que se vive.

Venezuela ha ganado 13 veces los Juegos Bolivarianos, pero no lo hace desde el 2009. En los Juegos Suramericanos Colombia se le ha alejado, hasta tiene dos títulos, y en los Centroamericanos y del Caribe se estancó en el cuarto lugar de la tabla histórico de medallas.

Los atletas venezolanos, esta vez, llegaron a Colombia por vía aérea, en un vuelo chárter, y no como a los Bolivarianos de Santa Marta, el año pasado, que les tocó vía terrestre.

Les prometieron viáticos, una cantidad que ninguno quiso revelar, pero hasta el momento no han visto un bolívar (la moneda de Venezuela). La falta de trabajo, de alimentos y de un buen apoyo ha obligado a varias estrellas a irse del país.

Conozco a varios que se fueron, a entrenadores que eran de mucha valía en los equipos, pero hoy están en otros países y no trabajan en el deporte, por eso los procesos se perdieron”, señaló una deportista.

Se ha tratado de contratar técnicos especialistas, pero no van a Venezuela, aunque a ellos se les dan garantías, pero prefieren tener algo fijo y no ir porque no saben cómo les va a ir.

Aun así, los atletas que se mantienen en el programa apoyado siguen porque garantizan, al menos, una vivienda y comida, aunque no es la mejor. “La comida no es la mejor, necesitamos mucha proteína, pero a veces solo hay huevo. El deporte es una buena opción para no aguantar hambre. Cada mes a los atletas apoyados nos regalan una caja de mercado, en ella hay arroz, lentejas, leche, lo principal, pero eso no alcanza sino para algunos días”, comentaron otros atletas.

Para ellos, salir de Venezuela es un alivio, porque no están cerca de los problemas. Sin embargo, no ven televisión, se olvidan de las redes sociales para no frustrarse.
Esos problemas sociales afectan el rendimiento. Parte de la delegación confiesa que cuando están en competencia no se pueden concentrar bien, porque saben que sus familias y amigos no están bien en el país, penas sobreviven.

Por eso los resultados no son buenos, han bajado, es normal que eso pase, pero eso no quiere decir que luchemos por ganar, aunque es bien difícil”, agregó otra atleta.
Hoy, Venezuela cuenta en la tabla de medallas con 13 oros, 27 platas y 36 bronces, un botín aceptable en las justas de Barranquilla.

El problema de Nicaragua, según miembros de la delegación, es difícil, pero no como el de Venezuela. El conflicto interno ha dejado alrededor de 500 muertos y más de 3.000 heridos, lo que toca a la delegación.

Es que la verdad la situación es bien difícil y se hace más complicada cuando uno sale de Nicaragua

Claro que nos afecta. Incluso, varios deportistas no pudieron venir y a otros les confirmaron su participación a última hora. Es que la verdad la situación es bien difícil y se hace más complicada cuando uno sale de Nicaragua”, señaló uno de los dirigentes de la delegación.

Los atletas poco hablar. Cuando los medios de comunicación los abordan por ese tema, paran de hablar, pero algunos accedieron a comentar sin grabadoras y cámaras de televisión.

“No me ha tocado el problema en mi familia, pero los inconvenientes son serios. Nosotros tuvimos que parar la preparación dos meses, la interrumpimos porque no teníamos garantías de desplazamiento y porque no sabíamos si íbamos a venir a competir”, dijo un deportista.

No hay escases de alimentos, pero sí miedo de salir a las calles, porque en cualquier momento se escuchan disparos. Los atletas y técnicos no saben qué país se van a encontrar a su regreso, pero saben que la no se solucionará pronto, porque entienden que aunque estos problemas políticos y sociales vienen desde hace mucho tiempo hasta ahora la gente se reveló.





LISANDRO RENGIFO
Enviado Especial
Barranquilla
En twitter: @LisandroAbel

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.