Los reyes olímpicos que enamoraron el mundo

Los reyes olímpicos que enamoraron el mundo

Phelps, Bolt y Biles fueron las superestrellas. El nadador y el atleta anuncian sus retiros.

fg

Michael Phelps, Usain Bolt y Simone Biles, los reyes de los olímpicos.

Foto:

Agencias

22 de agosto 2016 , 07:53 a.m.

Dicen que nunca es buena idea tener a varios reyes en un mismo palacio, pero una vez cada cuatro años los dioses olímpicos hacen sus excepciones. Fueron 17 días de los juegos en que el nadador más rápido del mundo nunca cedió el primer lugar del medallero, pero sí tuvo relevos de gloria con otras nadadoras, una gimnasta, una judoca y hasta con el atleta más rápido del mundo. Todo, en un mismo evento. Todo, en Río de Janeiro.

La presentación del estadounidense Michael Phelps fue majestuosa por donde se le mire. El ‘tiburón de Baltimore’ cerró su show con cinco medallas de oro y una de plata, para sumar así en su carrera un total de 28 medallas –23 oros, 3 platas y 2 bronces–.

Phelps, quien arrancó su cosecha con el oro logrado en el relevo 4 × 100 m libre, vivió unos de sus momentos más especiales con el triunfo en los 200 metros mariposa, que le permitió tomarse la revancha de la derrota sufrida hace cuatro años en Londres ante el sudafricano Chad le Clos.

El nadador admitió que estaba emocionado cuando subió al podio por última vez en estos juegos. “Creo que pensaba que iba a ser mi última vez. Este era mi último encuentro, mi último entrenamiento, mi última competición. Eso es lo que se me pasaba por la cabeza todo el tiempo, y se me venían imágenes de mi carrera de nadador durante los últimos 24 años.

Pero el estadounidense compartía la gloria con los otros reyes que también visitaban Río. Curiosamente, al revisar los tres primeros puestos por atletas en ganar más preseas doradas, lo siguen la también nadadora Katie Ledecky y la gimnasta Simone Biles. Los tres, estadounidenses.

Los cuatro oros y la plata logrados por Ledecky, de tan solo 18 años, atestiguan la versatilidad de una nadadora capaz tanto de enfrentarse de tú a tú con las mejores velocistas, como lo demuestra la plata que logró como integrante del equipo de relevos 4 × 100 m, como de pulverizar los récords del mundo en las pruebas de fondo, tal y como hizo al colgarse el oro en los 800 m con un tiempo de 8:04.79. Esos triunfos permitieron coronar a Ledecky como reina de la natación en Río, por delante de la húngara Katinka Hosszu (4.° lugar en la tabla general), que debió conformarse con 3 oros –200 y 400 m estilos y 100 m espalda–, además de una plata –200 m espalda–. Medallas que, en el caso de los 400 m estilos, la magiar adornó con un nuevo récord mundial (3:26.36) y permitieron a la ‘dama de hierro’, como se la conoce, reconciliarse a sus 27 años definitivamente con los Juegos Olímpicos, tras marcharse sin nada en sus dos anteriores presentaciones.

En el tercer lugar aparece Simone Biles, la gimnasta que coronó en Río cinco medallas olímpicas, cuatro de ellas de oro, que la convierten en una de las referencias de estos Juegos Olímpicos. Biles se fue de Brasil con los dos oros más valiosos, el individual absoluto y el de equipos, otros dos en sendos aparatos, suelo y salto, y una medalla de bronce en barra, donde se le escapó la victoria por un inoportuno resbalón que casi le cuesta la caída.

La fantástica carrera de la ahora mejor gimnasta del mundo comenzó a los 6 años, cuando acabó por casualidad en un gimnasio que la esperaba desde siempre. Allí construyó una carrera en la que, todavía sin haber cumplido los 20 años, ya brillan cuatro oros olímpicos, el récord de títulos mundiales (10) y una cascada de superlativos.

Así las cosas, Estados Unidos ha ganado el oro individual femenino en las cuatro últimas ediciones de los Juegos, pero cada vez con una gimnasta diferente. El reto para el equipo es cuidar a Biles para que aguante otro ciclo en el estado de forma soberbio en que ha competido en Río. Si llegara a renovar el título, logro que solo han conseguido dos mujeres en toda la historia, sería verdaderamente universal.

Claro está que los dioses también tienen sus preferencias. Esos que no se cansan de gobernar y recibir títulos y títulos, como el caso del atleta Usain Bolt, quien logró el triple triple en Río.

Con el triunfo de Jamaica el viernes pasado en los relevos 4 × 100 m, consiguió su tercer oro en las pruebas de velocidad, como lo había logrado en Pekín 2008 y Londres 2012. El jamaiquino consiguió el último oro, el noveno de su carrera, el que lo lleva a la eternidad.

Así, Bolt logró su sexta tripleta de 100, 200 y 4 × 100 metros, ya que también los consiguió en los Mundiales de Berlín 2009, Moscú 2013 y Pekín 2015.

Quien no aparece en los primeros puestos de la tabla pero también es protagonista es la japonesa Kaori Icho, que se convirtió en la primera mujer en ganar cuatro medallas de oro en cuatro Juegos Olímpicos diferentes en deportes individuales. Con esta victoria se une a un selecto grupo de cinco hombres que también concretaron tal hazaña. Icho, de 32 años, ganó sus tres medallas de oro anteriores en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, en la categoría de los 63 kg.

Así concluyó esta cita, de la que estos reyes parten a sus castillos con los oros obtenidos y luego se alistarán para la próxima cita: los Juegos Olímpicos de Tokio, dentro de cuatro años.

Resumen de agencias

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA