Hace 30 años, Tyson estremeció el mundo al ganar el título mundial

Hace 30 años, Tyson estremeció el mundo al ganar el título mundial

El sábado 22 de noviembre de 1986 en Las Vegas, derrotó al jamaiquino, Trevor Berbick.

fg

Mike Tyson, boxeador estadounidense.

Foto:

AFP

20 de noviembre 2016 , 10:01 p.m.

Cuando Mike Tyson irrumpió en el concierto universal, mañana hace 30 años con la conquista del campeonato de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ya era un temible noqueador que era mirado con respeto en muchos lugares, entre ellos en su natal Estados Unidos.

Su terror lo sembró con los puños, entre su debut profesional, el 6 de marzo de 1985, y su pelea número 19, el 10 de marzo de 1986: todas las definió por la ruta del sueño. Tanto que la televisión lo siguió como el prometedor púgil con mayor interés en los cinco continentes.

El campeón del CMB era Trevor Berbick, un jamaiquino de 32 años –residente en Canadá– que realizaba la primera defensa del fajín que obtuvo siete meses atrás al superar por puntos al estadounidense Pinklon Thomas.
Pero más que monarca, Berbick era reconocido como el hombre ante quien cayó por última vez, para el retiro, ya en su ocaso, el legendario Mohamed Alí, el 12 de noviembre de 1981, en Nassau (Bahamas).

Quería la gloria esquiva

Tyson quería la gloria que como aficionado le fue esquiva: no pudo clasificar en el lujoso equipo de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Henrry Tillman, quien más tarde ganaría la medalla de oro en los 91 kilogramos, lo venció dos veces en peleas eliminatorias, aunque Tyson tomaría desquite más tarde como profesional.

“Mike no era tan efectivo en el campo amateur como lo fue después en el profesionalismo, y Tillman le ganó bien”, nos diría hace unos años, en Barranquilla, el mejor boxeador de esos Juegos Olímpicos, medalla de oro del peso wélter y compañero de Tyson en el equipo estadounidense, Mark Breland, que como profesional venció en una pelea mundial de las 147 libras al colombiano Rafael Pineda.

Pero la noche del sábado 22 de noviembre de 1986, al hotel Hilton de Las Vegas, en su primera oportunidad mundial, contra Berbick, Tyson llegó invicto, con 27-0, con 25 nocauts. Y la condición de favorito.

Un año antes murió Cus D’Amato, el viejo entrenador que lo descubrió para el boxeo en una correccional, donde lo sacó y se convirtió no solo en su director técnico, sino también en el tutor, indicándole que el camino indicado era el del bien y el amor por el boxeo.

Por una marca

D’Amato había dirigido a Floyd Patterson como el campeón mundial de los pesos pesados más joven de la historia (Patterson también fue el primero en reinar en dos ocasiones en la categoría). Y ese récord lo quería Tyson para honrar a Cus, que lo planeó desde el mismo debut en el profesionalismo. Mike llegó a la cita mundial a la edad de 20 años, 4 meses y 22 días.

Y lo logró. Fácil, en dos asaltos, combinando pegada y velocidad, noqueó a Berbick y capturó el cinto verde y oro del CMB y, desde ese momento, fue llamado ‘El hombre de hierro’, una máquina de fabricar millones de dólares en pocos segundos, bajo la promoción de Don King.

El mundo se inclinó ante el joven noqueador que impuso la marca que ni el propio Alí, entonces llamado Cassius Clay, pudo romper en su camino que comenzó poco después de ganar el oro como semipesado de los Juegos Olímpicos de Roma 1960.

Tyson impresionaba por la combinación poco usual en la categoría de los ‘mastodontes’: pegada y velocidad. Nadie como él en ese sentido, porque en la máxima categoría imperaba la fuerza y el último referente era el lento George Foreman, con seguridad con más poder de dinamita en sus puños que el propio Mike.

Como peleaba pocos asaltos, se le programaba seguido, como si se tratara de un peso mosca o gallo, que necesitan menos tiempo de recuperación entre combate y combate. El primero de agosto de 1987, es decir en menos de nueve meses de superar a Berbick, completaba tres defensas y tenía en su poder los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Y se convirtió en la principal atracción mundial, no solo del boxeo, sino del deporte en general, tanto en lo competitivo como en el hombre de mayores ingresos económicos entre los atletas. Y King armó con él como eje una trilogía de lujo, acompañado del mexicano Julio César Chávez, entonces campeón mundial del peso ligero, y el colombiano Miguel ‘Happy’ Lora, entonces rey universal de la categoría gallo.

Pero luego de nueve defensas, a Tyson le pesó su agitada vida privada. Esto lo aprovechó ‘Buster’ Douglas para noquearlo y despojarlo en 1990. Y aunque después nuevamente fue campeón, aquella vez en Tokio inició el fin de su carrera, que se prolongó por 15 años más –marca de 50-6, con 44 nocauts–. Carrera que el mundo conoció hace 30 años cuando se convirtió en el rey mundial pesado más joven de la historia. 

ESTEWIL QUESADA
Redactor DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA