‘Esto para mí va a ser una celebración’: Eduardo Herrera

‘Esto para mí va a ser una celebración’: Eduardo Herrera

El primer colombiano que llegó al PGA Tour sigue abriendo caminos: jugará el US Senior Open.

Eduardo Herrera

Eduardo Herrera muestra su ronda de 71 golpes, que lo metió en el US Senior Open.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

24 de junio 2017 , 10:13 p.m.

Eduardo Herrera siempre tuvo la curiosidad de experimentar en el golf internacional, cuando este deporte en Colombia solamente se medía con los vecinos. Siguió el ejemplo de Patricia González, la primera jugadora que se fue a Estados Unidos a jugar y a estudiar. En 1983 entró al equipo de la Universidad de Brigham Young y le fue bastante bien. Luego experimentó en Japón y a los 36 años, en 2002, fue el primer jugador de nuestro país en llegar al máximo circuito, el PGA Tour.

Herrera tiene hoy 52 años y vive en Orlando (Florida). Le faltaba un experimento, el Champions Tour, el circuito para mayores de 50 años. Consiguió una tarjeta en el 2015 y ese año clasificó, casi de casualidad, a uno de los Majors, el US Senior Open. “En esa época les estaba dando unas clases a unos profesionales de Orlando y de cumpleaños me regalaron la inscripción: fui a la clasificación y entré”, recordó. No pasó el corte. Ahora quiere más, aunque dijo: “Las expectativas las dejo en la casa”.

Usted fue pionero en muchas cosas: fue a Japón y ganó, consiguió la tarjeta del PGA Tour, jugó el Abierto Británico, entró al Champions. ¿Qué significa eso, siempre ir un paso adelante?
Siempre ha tenido la curiosidad de hacer algo diferente. Siempre he tenido en la cabeza que las oportunidades están afuera de Colombia. El golf en mi época no era tan popular y sí era un instrumento para estudiar. Y ya que llegué a Estados Unidos, me dije que por qué no podía ir al PGA Tour. Después de retirado, me dije que me faltaba el tour de los sénior. Esto es de perseverancia.

¿Cómo logró la clasificación esta vez?
Eso fue en el sur de la Florida, en Port Saint Lucie, al lado de los campos del PGA of America, ese día hizo bastante brisa. Había solo dos puestos, hice 71 y me quedé con uno de esos puestos. Hoy juego de vez en cuando en el Champions Tour. Esto para mí es como una celebración de mi carrera, verme con los amigos con los que he jugado toda mi vida: los que están hoy en el Champions son los que compitieron conmigo desde jóvenes.

Eduardo Herrera

Eduardo Herrera dictando una de sus clases.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

¿Cuál es la verdadera dimensión del Champions Tour?
Uno se sorprende al ver a los jugadores: unos se han mantenido, otros han tenido problemas de espalda, de hombros, de cadera, por la actividad del golf. Pero mentalmente, la actitud y la pasión que tienen por el juego es increíble. Es más difícil de lo que la gente piensa, no necesariamente al estar bien físicamente se tiene con qué pelear. Hay algunos que tienen juego para competir en el PGA Tour. Uno no puede competir con los jóvenes en cuanto a distancia, las articulaciones se van desgastando, pero el manejo del campo y la habilidad para jugar sí la tienen en un grado mucho más alto.

En este circuito sorprenden las bolsas. Son altas, por encima, incluso, del web.com Tour. Este Major que va a jugar reparte cuatro millones de dólares.
Casi nunca ve uno que un jugador que pueda jugar en el Champions Tour vaya al web.com o a otros circuitos. Económicamente no tiene sentido. El año pasado clasifiqué a un torneo, lo jugué, terminé y me fui para la casa. Terminé de 13, y cuando vi lo que me había ganado, fue increíble, eso no lo consigo en el PGA Tour Latinoamérica ni ganándome un torneo. Entrar es muy difícil porque el grupo es más cerrado, la TV quiere ver a las glorias del golf. Para una persona que no haya tenido una carrera brillante es más difícil entrar. Sin embargo, todos los años abren la posibilidad de jugar una clasificación, cuatro puestos. Para mí es la clasificación más dura de todos los tours. Para el US Senior Open son dos cupos, pero hay 50 o 60 muy buenos.

Eduardo Herrera

Eduardo Herrera, golfista colombiano.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Después de usted fueron muchos colombianos a jugar en Estados Unidos. Pero ahora no brillan tanto.
Yo critiqué a la Federación de Golf. Ya no tengo nada que perder: incluso le quitaron mi nombre al Nacional Juvenil. A la gente se le ha olvidado que uno ha sido el pionero. Si Eduardo Herrera pudo, por qué no Sebastián Muñoz, Echavarría, estos muchachos. Siempre me movió la curiosidad. Qué se siente estar dentro de las cuerdas jugando. Cuando fui a jugar el Abierto Británico me llevé a una de las personas más cercanas que tengo, que es mi hermano Jorge, que es médico, para que él sintiera qué es estar adentro de las cuerdas, fue la sensación más grande que tuvo en su vida. Cada vez que me acuerdo de eso, me motiva para buscar algo más. Ahora como sénior, pues va a ser cada vez más difícil, pero sí me motiva para hacer una buena presentación. Tener un título de esos debe ser espectacular.

Hace más de 20 años que usted se fue a Asia. Apenas ahora alguien vuelve a intentarlo, Daniel Zuluaga.
Y vea, Daniel se ganó tres veces, creo, la Copa Eduardo Herrera... Hace 20 años hubo una camada de profesionales que tenía las mismas expectativas y el mismo corazón para arriesgarse: Rigoberto Velásquez, mi hermano Robert y Juan Pinzón, que jugaron en Asia. En Japón yo gané y luego fui al Asian Tour, donde el que más cerca estuvo de ganar fue Rigoberto, que incluso todavía tiene un récord de campo por allá en la India, de 63 golpes. La gente no sabe lo duro que es eso. Daniel no va a tener muchas oportunidades: necesita una buena semana. Lo difícil es eso, tener una buena semana.

¿Qué enseñanza le dejó ese año en el PGA Tour?
Aprendí muchas cosas. Mi sueño siempre fue jugar allá, tal vez un poco más tarde de lo que debí llegar. Vi a los profesores que siempre quise ver, no me faltó ninguno. Al final me pegué un enredo. Ahí supe cómo llegar al PGA Tour. Hoy ninguno de mis hijos siguió la carrera del golf: uno es ingeniero mecánico y tengo dos waterpolistas. Pero sé cómo dejar ese legado, Se lo ofrecí a la Federación pero no lo aceptaron. Pero puedo ayudar a alguien a llegar: ya conozco el camino.

¿A qué le apunta en el US Senior Open?
Quiero aprovechar esta oportunidad, pero no llevo ninguna expectativa, las expectativas las dejo en la casa. Si logro hacer un buen torneo, de una vez quiero dedicárselo a todos los que han estado pendientes de mí todos estos años.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA