El colombiano que sueña con una medalla en los Olímpicos de Invierno

El colombiano que sueña con una medalla en los Olímpicos de Invierno

Pedro Causil tiene todas las posibilidades de clasificar a la cita de Corea del Sur, en febrero.

El colombiano que sueña con una medalla en los Olímpicos de Invierno

Causil ha mejorado en poco tiempo su técnica y su velocidad en el patinaje sobre el hielo.

Foto:

Thomas Di Nardo

01 de diciembre 2017 , 09:51 a.m.

Nació en la isla de San Andrés, se crio y pasó su infancia en Cartagena, se hizo y se formó como deportista en Medellín y ahora perfecciona su técnica en Salt Lake City (Estados Unidos). Así ha sido el rodaje de Pedro Causil, uno de los patinadores más ganadores que ha tenido Colombia, que levantó la bandera nacional en campeonatos mundiales y en cuanto certamen deportivo participó en el patinaje de carreras, hasta que un día de 2013 decidió asumir nuevos retos y comenzar otra aventura: cambió las tradicionales ruedas de sus patines por unas cuchillas y comenzó a escribir su propia historia en el patinaje sobre el hielo.

Pero ¿cómo un deportista apegado al trópico, al Caribe o a las montañas andinas de Antioquia decide emprender un camino diferente en su deporte, pero en otra modalidad en la que nunca había tenido experiencia alguna?

Pues desde que Pedro recibió, de niño, como regalo un par de patines en una Navidad en su isla natal, nunca ha dejado de patinar. Practicó otros deportes, pero sabía lo que quería. Después de cansarse de ganar se dio cuenta de que su cuerpo y su adrenalina le pedían más. Su nueva motivación era participar en unos Juegos Olímpicos, pero, como el patinaje convencional aún no está en el programa de competencias, su brújula señalaba hacia las Olimpiadas de Invierno, y para ello debía pasarse al hielo.

Así que, como había tenido buenos dividendos en sus botines sobre ruedas, creyó que patinar sobre el hielo sería fácil, pero estaba equivocado, como él mismo reconoce.

“No ha sido para nada fácil adaptarnos a la nueva técnica, sabiendo que no teníamos el tiempo suficiente para aprenderla y prepararnos físicamente al mismo tiempo. Pero contamos con un gran entrenador que supo manejar los tiempos para pulir todos los detalles que nos hacían falta, sobre todo la técnica, porque no importa qué tan fuerte estés físicamente, al final la técnica es la que marca la diferencia en esta especialidad”, explicó Pedro a EL TIEMPO, al término de la extensa jornada de entrenamiento desde su sitio de concentración, en Salt Lake City.

“Me fui para Holanda a finales de 2014 y luego me radiqué en Estados Unidos, en Salt Lake City. Me entrena Ryan Shimabukuro. La meta es participar en los Olímpicos de Invierno y hacer un buen papel”, anotó Causil.

Su preparación, como en cualquier otro deporte, ha sido dura y extenuante, y su sueño por alcanzar su cupo a los Juegos Olímpicos de Invierno, que se desarrollarán en Pyeongchang (Corea) entre el 9 y el 25 de febrero del próximo año, sigue intacto y, la verdad, está muy cerca.

Pedro es franco y no se guarda nada al reconocer que lo más difícil para él al llegar al patinaje sobre hielo fue el aspecto técnico, ya que nunca pensó que iba a ser tan complicado. Sin embargo, esta experiencia se convirtió en un gran reto al que le ha sabido sacar el mayor provecho, y no solo como deportista sino como persona porque realmente lo puso a prueba y lo llevó a límites que nunca pensó explorar.

“Yo, en ruedas, siempre corrí desde 200 metros hasta 1.000 metros; gracias a Dios, en todas me fue bien; pensaba que el ser bueno en ellas me podía dar una imagen de lo que serían las pruebas en el hielo, pero es totalmente diferente porque aquí siempre son pruebas contra el cronómetro a pesar de ser la misma distancia, ya sea los 500 o los 1.000 metros. Una cosa es ir siempre contra el reloj y otra, manejar un grupo como lo es en las ruedas”, aclaró Causil.

El avance ha sido significativo: al principio la mejora fue de segundos, pero cuando ya ha progresado sus registros y se encuentra más cerca de los mejores, la situación se pone más difícil para bajar una marca personal, y más en la velocidad. También en los tiempos influyen las pistas, porque hay unas más rápidas que otras debido a la altura sobre el nivel de las ciudades en donde se encuentran. Todo forma parte de un rompecabezas muy específico y técnico.

Causil siempre ha sido un deportista muy independiente, pero reconoce que su partida en busca de nuevas vivencias no fue nada fácil, fue como empezar de ceros. “De ser un reconocido deportista en mi país pasé a ser uno más en el mundo”.

No importa qué tan fuerte estés físicamente, al final la técnica es la que marca la diferencia en esta especialidad

Embalado en los 500 metros

Pero su esfuerzo y sacrificio ya comienzan a dar frutos. Su mente está puesta en la clasificación a los Olímpicos de Invierno en los 500 y los 1.000 metros (pruebas para las que a la fecha está clasificado).

“La verdad, en los 1.000 metros aún tengo mucho trabajo por mejorar y por aprender en cuanto a la ejecución de la carrera, pero mi mejor prueba es sin duda los 500 metros, en la que el avance ha sido enorme. Me tengo mucha confianza. Además, la relación con el técnico (Ryan) ha sido muy buena, es una persona que te entrega el mil por ciento en cada uno de los entrenamientos, que exige hasta lo imposible, y eso ha sido lo que nos ha hecho más fuertes mentalmente. Por ahora, solo vamos paso a paso”, agregó.

Según la reglamentación de la Unión Internacional de Patinaje (ISU), para Olímpicos hay 36 cupos; los primeros 20 se otorgan por puntos y los 16 restantes, por tiempos, y cada país puede ser representado como máximo por 3 deportistas en cada prueba. En Heerenveen (Holanda), en la primera Copa Mundo, celebrada este mes, Causil logró meterse en el top 10 de sus dos series de los 500 metros, y, conforme al ranquin mundial, quedó ubicado en el puesto 33. Apegándose a la reglamentación, Holanda tiene cinco patinadores en los 36 primeros lugares y debe prescindir de dos de ellos; Rusia, Corea y Canadá tienen cuatro y deberán dejar por fuera a uno. Con estas cuentas, Causil pasa a la posición 28. Pero, siguiendo la línea de clasificación de la ISU, la de los tiempos, con los 35.37 s registrados en Holanda, el puesto del patinador colombiano es el 26, un muy buen indicativo de las proyecciones que hay para llegar a Pyeongchang 2018.

Con la misma posibilidad está Daniel Zapata: en la prueba Mass Star (16 vueltas en las que se dan puntos a los tres primeros en los giros 4, 8 y 12, además de 60, 40 y 20 puntos a los tres primeros), alcanzó sus primeros puntos en el ranquin y se ubica parcialmente en la casilla 24, por lo que tiene aún una ligera opción para asistir a los Olímpicos de Invierno 2018.

La fecha en la que se sabrá si logra meterse a los Olímpicos de Pyeongchang será el 10 de diciembre. Ese día se cierra el calendario con la última Copa Mundo. Pedro y su grupo de trabajo le apuntan a la clasificación por tiempos en las copas mundo de Calgary (Canadá) y Salt Lake City (EE. UU.), ciudades que cuentan con las pistas más rápidas. La mejor marca de Causil sobre el hielo en los 500 metros es de 35.06 s y en los 1.000 metros, 1 m 09 s 8 c; su meta es bajarlas para clasificar sin problemas.

Sin embargo, Pedro no se conforma con solo clasificar a la cita olímpica. Su listón está más elevado: quiere colgarse una medalla, no es un deportista que busca lo mínimo, que queda feliz con poco. “Claro, clasificar sería genial, pero, conociéndome, solo lograr un cupo no me haría plenamente feliz, solo sería un paso más a mi meta”, confesó.

Mi mejor prueba es sin duda los 500 metros, en la que el avance ha sido enorme. Me tengo mucha confianza

Salt Lake City, determinante

Pero el hecho de que esté muy cerca, casi palpable, la presencia de este patinador en los Olímpicos de Invierno, se debe también a la planificación y a la ayuda que ha tenido Causil por parte de un grupo de personas como Julián Rivera y la familia O’Neill en Estados Unidos, quienes fueron los primeros en brindarle una invitación cuando se decidió a empezar este proyecto de patinaje sobre el hielo.

“Es clave destacar la labor de la Federación Colombiana de Patinaje, con Alberto Herrera y Jorge Roldán, quienes buscaron los recursos para poder materializar este proyecto, al cual se unieron en apoyo la ISU (Federación Internacional de Patinaje), Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano, que lograron conseguir en Salt Lake City este lugar de entrenamiento, en el cual tenemos todas la instalaciones para poder explotar todo nuestro potencial, lograr nuestro objetivo y, sobre todo, tener el apoyo de técnico del gran entrenador Shimabukuro”, destacó.

Causil advierte que la fuerza mental que posee ha sido vital para lograr y sostener este proyecto a largo plazo. “Es una virtud que me ha hecho llegar hasta donde estoy hoy día. He sabido transformar las derrotas en impulsos para seguir soñando en este deporte”, concluyó.

La selección Colombia de patinaje sobre el hielo tendrá su próxima participación en la Copa Mundo de Calgary (Canadá), entre hoy y el domingo, y luego se trasladará a Salt Lake City, en su lugar de entrenamiento, donde competirá del 8 al 10 de diciembre.

En estos dos certámenes, a Causil y Zapata se les unirá Andrés Felipe Campo, quien correrá los 1.000 y los 1.500 metros y la prueba Mass Star. Junto con ellos estará Laura Gómez en los 3.000 metros y la Mass Star, por lo que será la primera colombiana que compite en una copa mundo. La clasificación de Causil está a la vista.

Poettoz, también listo para Corea

Michael Poettoz nació en Cali el 21 de agosto de 1998, fue abandonado por sus padres y entregado en adopción por su abuela a Michel y Cécile Poettoz, una pareja de franceses, el 2 de marzo del 2000, en Pereira. Tiene la doble nacionalidad y desde los 3 años practica el esquí; el año pasado representó a Colombia en los Juegos Olímpicos de Invierno Juveniles, en Noruega.

Poettoz, también listo para Corea

Michael Poettoz nació en Cali el 21 de agosto de 1998, fue abandonado por sus padres y entregado en adopción por su abuela a Michel y Cécile Poettoz, una pareja de franceses.

Foto:

Hoy tiene otra oportunidad no solo de competir, sino de probarse en unas justas de mayor responsabilidad, en la élite: los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea.

Poettoz tiene la firme convicción de estar en las pruebas de slalom gigante y especial, en las que estima que puede lograr una buena representación. “Voy tranquilo. Me sirvió mucho la experiencia que tuve en los Juegos Olímpicos de Invierno juvenil del año pasado. Espero tener la suficiente tranquilidad para afrontar este duro reto”, le dijo Poettoz a EL TIEMPO. Destacó el apoyo del Comité Olímpico Colombiano (COC).

“Espero hacer lo mejor posible en Corea”, prometió.

JAVIER ARANA
Twitter: arana_javier

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA