Catherine Ibargüen, a la final de triple con un solo salto

Catherine Ibargüen, a la final de triple con un solo salto

Su salto de 14,52 metros rebasó en 22 centímetros la marca requerida.

fg

REUTERS

Foto:

13 de agosto 2016 , 04:49 p.m.

La colombiana Catherine Ibargüen, campeona mundial y subcampeona olímpica de triple salto, necesitó este sábado de un solo intento para plantarse en la final de los Juegos de Río 2016: su salto de 14,52 metros rebasó en 22 centímetros la marca requerida.

Ibargüen tuvo, por tanto, un paso fugaz por el estadio Olímpico, y ahora podrá dedicar el resto del día a descansar. Este domingo, a las 20:55 horas (23:55 GMT), regresará como favorita para luchar por su primer título olímpico.

La colombiana domina el ránking mundial de la temporada con una marca de 15,04 metros, dos centímetros más que la venezolana Yulimar Rojas. Son las dos únicas que han rebasado el muro de los 15 metros este año. La venezolana, entrenada por el cubano Iván Pedroso, se metió también en la final pero con la séptima marca (14,21). La griega Paraskevi Papahristou (14,43) y la kazaja Olga Rypakova (14,39), defensora del título olímpico y la única que este año ha batido a Catherine, se presentan como las principales adversarias de la colombiana en su camino hacia la coronación olímpica. La madrileña Patricia Sarrapio, única española en triple, quedó eliminada con un salto de 13,35 y dos nulos, trigésima segunda entre las 37 participantes.

Solo hay una medalla que no ha podido conseguir la saltadora colombiana Catherine Ibargüen: el oro en los Juegos Olímpicos, y está en Río de Janeiro para ganar ese metal que le falta en su colección de trofeos. Entre este sábado y domingo, esa cuenta debe estar cancelada y el país quedará orgulloso, una vez más, de su zancada, de su logro, de su victoria.

En Londres 2012, el oro pudo ser; sin embargo, la kazaja Olga Rypakova se lo arrebató. La mejor figuración de Ibargüen, esa vez, fue 14 metros 80 centímetros para la plata, mientras que Rypakova superó a sus rivales con 14 metros 98 centímetros.

Y ya han pasado 4 años desde aquel 5 de agosto de 2012, cuando fue plata. Hoy, Catherine llega más curtida, con más experiencia y como la mejor del mundo en el salto triple; eso lo dicen los resultados, la estadística que nunca miente, porque después de perder el oro en Londres mantuvo un invicto de 34 victorias y cayó, en la válida de la Liga de Diamante, este año en Birmingham (Inglaterra), cuando la venció, otra vez, Rypakova, la que parece ser su rival en Brasil.

Ha ganado la Liga de Diamante en tres ocasiones: 2013, 2014 y 2015 y en este 2016 va en la punta. Además, los dos títulos mundiales, 2013 y 2015 en el salto triple, pues confirman su categoría y casi que la obligan a ganar.

“Colombia es un país exigente, muy exigente, por eso me preparo siempre para ganar. Ojalá tenga la oportunidad de ganar el oro y para eso he venido”, dijo Ibargüen, de 32 años.

Este ciclo olímpico ha sido bueno para ella, no ha tomado parte en todos los certámenes, pero cumplió con el oro en los Juegos Panamericanos del año pasado y en los Centroamericanos y del Caribe.

Sus rivales saben de su potencia, que no será fácil derrotarla, porque la colombiana viene en busca de su meta, un oro que debería ser la consagración a una brillante carrera.

“No me presiono, el sueño que quiero cumplir es ganar el oro, cumplirme, porque esos objetivos me los pongo yo”, aseguró.

En la presente temporada, solo una vez ha superado el listón de los 15 metros, fue en la válida de Doha de la Liga de Diamante, cuando se impuso con el registro de 15 metros 4 centímetros.

El otro punto es el récord mundial, de lo que poco habla, porque siempre dice que quiere vivir el día a día. No le quita el sueño superar los 15 metros 50 centímetros que impuso la ucraniana Inessa Kravets, el 10 de agosto de 1995 en Gotemburgo (Suecia).

La atleta nacional no ha estado cerca, porque su mejor registro en la carrera deportiva es de 15 metros 31 centímetros, registro que quedó avalado en la válida de la Liga de Diamante de 2014. “El oro me falta, es el sueño, pero no me trasnocho por eso. Si se da bien, pues bien; si no se puede, pues igual”, señaló.

Con su entrenador Ubaldo Duany estaba concentrada en São Paulo, llegó dos días antes de la competencia y está lista para afrontar, primero, hoy, la clasificación, en la que debe realizar un registro para poder ir a la final de mañana. Buscará uno de los 12 mejores registros para conseguir una casilla para la competencia definitiva.

Catherine Ibargüen asegura que los Juegos Olímpicos son una competencia difícil, que llega bien preparada y sin quitarle la mirada al oro.

LISANDRO RENGIFO
Enviado especial de EL TIEMPO
Río de Janeiro

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA