Atlético ganó y es segundo, Valencia perdió y es tercero en la Liga

Atlético ganó y es segundo, Valencia perdió y es tercero en la Liga

El Real Madrid podría escalar, le resta un partido aplazado por disputar el Mundial de Clubes.

Diego Simeone

Diego Simeone, el entrenador de Atlético de Madrid.

Foto:

EFE

16 de diciembre 2017 , 04:59 p.m.

El Atlético de Madrid irrumpió en la segunda posición de la clasificación de la Liga nueve jornadas después, impulsado ahí por un gol de Fernando Torres y un magnífico pase del croata Sime Vrsaljko, decisivos los dos para romper un duelo gris que apuntaba entonces a decepción contra el Alavés (1-0).

Era el minuto 74, cuando el lateral, con un centro que era medio gol desde la derecha, y el delantero, lanzándose al suelo a por el remate, conectaron para mover un empate a nada y sacar del apuro al Atlético, un equipo plano, atascado y cansino durante todo el choque, apagado por la colocación y la defensa del club vitoriano.

El Atlético nunca se sintió cómodo. Ni con el balón ni sin él. Ni en la salida ni en la proposición ofensiva, bloqueada contra el rigor en los espacios de su adversario, ni en la pérdida de la posesión, cuando el Alavés tenía muy claro entonces el plan: transición rápida, velocidad, verticalidad y contraataque. Cuando le funcionó todo eso, redujo al Atlético a una sucesión de pases intranscendentes, sin darle el sentido ni el destino concreto que requiere cada intento ofensivo, obstruido por la limitación de los huecos de su oponente y ralentizado por su propia imprecisión, un déficit que ha acusado ya en unas cuantas ocasiones este curso.

El partido, entre todos esos factores, transitó más de una hora alejado de lo que quería el equipo rojiblanco no sólo en el marcador, sino también en el juego, frenado en un par de oportunidades, porque otras dos que podrían haberlo sido, y mucho más claras, concluyeron en nada entre el despiste de Gameiro.

Sin desborde ni ocasiones, apenas un tiro de Saúl Ñíguez y una media chilena de Koke más por barullo que por claridad, el Atlético despidió un decepcionante primer tiempo, cerrado con las mismas opciones arriba del Alavés, con un zurdazo lejano de Duarte al que se estiró imponente Jan Oblak y con un cabezazo desviado de Munir. Poco, muy poco, para las pretensiones del Atlético.

Todo lo contrario para el Alavés, reafirmado en su idea del choque, competitivo, dentro del duelo, con incursiones suficientes por el otro área como para sentirse también capaz de marcar el primer gol. Al descanso, no sólo para poner en discusión un punto, sino tres. No lo tenía nada claro el Atlético, tampoco en el comienzo de la segunda parte, tampoco con la solución que buscó Simeone en el descanso, la entrada de Correa por Thomas, mientras aparecía algún pito, el tiempo se iba, el Alavés no sufría más apuros que los centros de Vrsaljko y Koke insistía e insistía de todas las formas. Aún insuficiente para el conjunto rojiblanco, que se movía todavía en un ritmo cansino con la pelota, demasiado previsible como para alterar el planteamiento del equipo vitoriano, porque echaba de menos el desborde de Griezmann, más responsabilidad de Saúl, más aportación de Gameiro, más precisión de Correa y quizá algún cambio.

En concreto dos, Fernando Torres y Yannick Carrasco, llamados a la vez cuando el partido cruzó la línea de los últimos 25 minutos, cuando exigía ya un arrebato ofensivo de verdad del Atlético sin el que la victoria era aparentemente imposible, aunque después quizá no le hizo ni falta, porque encontró el gol cuando menos lo intuía. A la primera ocasión, no necesitó más, Fernando Torres marcó el 1-0; un gol de un valor incalculable en un partido tan anodino.

El pase, perfecto, lo puso Sime Vrsaljko, el activo ofensivo que más problemas le había creado al Alavés en todo el partido, con cuentagotas, pero con unos cuantos centros que llevaban veneno. El último conectó con el delantero madrileño, que empujó el balón contra la red, contra las dudas y contra un partido que viajaba hacia el empate, transformado en una victoria indispensable, la sexta en sus últimas ocho jornadas de la Liga y la cuarta seguida, directo a la segunda posición y a la caza del líder, el Barcelona. 

Síntesis

Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe; Thomas (Correa, m. 46), Gabi, Koke, Saúl (Torres, m. 69); Griezmann y Gameiro (Carrasco, m. 69). 

Alavés: Pacheco; Martín, Alexis, Maripán, Duarte; Manu García, Pina (Bojan, m. 77); Ibai (Santos, m. 84), Burgui (Medrán, m. 62), Pedraza; y Munir.

Gol: 1-0,m. 74: Torres remata un pase desde la banda derecha de Vrsaljko.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a los locales Thomas (m. 18), Savic (m. 34) y Godín (m. 67) y a los visitantes Maripán (m. 35), Pina (m. 55) y Duarte (m. 60).

Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga española disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 49.937 espectadores.

Valencia perdió y cede el tercer lugar de la Liga

El Valencia naufragó en el diluvio de Eibar y perdió 2-1 su segundo partido consecutivo a domicilio para ceder la segunda posición de la Liga española al Atlético de Madrid, que sufrió para ganar al Alavés.

En el estadio de Ipurúa, el Valencia volvió a ceder tres puntos fuera de Mestalla, donde la semana pasada tomó aire frente al Celta después de ofrecer una mala imagen en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe (perdió 1-0 tras jugar buena parte del partido con un futbolista más).

En menos de dos semanas, ha pasado de ser uno de los equipos invictos de la Liga a perder dos duelos casi de forma consecutiva. El Eibar tuvo mucha culpa. Aprovechó a la perfección las inclemencias del tiempo para sellar el destino de su rival.

Lo consiguió a cuatro minutos del final, con un salto de altos vuelos de Joan Jordan, el mejor de su equipo, que marcó de cabeza el 2-1 definitivo.

Antes, en los primeros minutos de la segunda parte, el japonés Takashi Inui adelantó al Eibar con un latigazo desde dentro del área del Valencia, que después pudo empatar por medio de Santi Mina.

El encuentro, fabricado para colocarse el mono de trabajo, acabó decantándose del lado vasco con un gran salto de Jordan, que se elevó por encima de la defensa "ché" para iniciar la posible extinción del sueño valencianista de luchar por la Liga. Si el Barcelona gana al Deportivo, se colocará a ocho puntos de distancia.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.