Barranquilla se tiñe de amarillo, azul y rojo

Barranquilla se tiñe de amarillo, azul y rojo

La casa de la Selección ya está lista para recibir este jueves el partido entre Colombia y Venezuela

fg

Hinchas de la Selección en Barranquilla.

Foto:

Guillermo González / CEET

01 de septiembre 2016 , 12:55 p.m.

El Centro de Barranquilla, donde se agrupan comerciantes y edificaciones gubernamentales, era una manta amarilla sobre el mediodía de este jueves, tres horas y media antes del partido de fútbol por las eliminatorias mundiales entre Colombia y Venezuela, en el estadio local Roberto Meléndez.

Vendedores estacionarios callejeros y de almacenes y peatones lucían camisetas color amarillo, el color del equipo que desde 1989, con miras al Mundial Italia-90, acogió a la ciudad como 'Casa de la Selección', con ligeras interrupciones.

Los vendedores de gorras, camisetas, bufandas, sombreros y cornetas de la Tricolor caminaban las calles ofreciendo sus productos y esto hacia ver más colorido el panorama, además de escucharse música en picó con un ritmo pegajoso y que domina cuando juega el equipo: Fiesta, del Grupo Raíces, que suena hace más de 20 años.

"Las ventas se dispararon y es la segunda vez que sacó mis cornetas", dijo Armando, un vendedor callejero que caminaba sobre el Centro Cívico, cerca al edificio de la justicia de la ciudad.

"Vengo a comprar mi gorra para irme al estadio", manifestó Manuel, joven aficionado que llegó a un almacén de la carrera 44 con calle 35, epicentro de las gorras de moda en la ciudad.

Los almacenes también lucían ataviados con los colores nacionales y el ambiente festivo en el Centro, la zona más congestionada de Barranquilla, era impresionante.

La Alcaldía decretó tarde cívica, por el partido, y los empleados oficiales del distrito solo trabajan hasta la una de la tarde, salvo a los sectores relacionados en prestación de logística al espectáculo, como salud, prevención de desastre y seguridad. En varios negocios el cierre estaba estipulado a las tres de la tarde para que la gente regresara con tranquilidad a sus hogares y viera en casa el partido.

"Esa media hora de anticipación me sirve para irme al estadio", dijo Mónica, una empleada de oficina que sacaba unas copias frente a la Gobernación del Atlántico y exhibía, orgullosa, su boleta de ingreso a la tribuna norte del estadio metropolitano.

ESTÉWIL QUESADA
Redactor EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.