Barranquilla se tiñe de amarillo, azul y rojo

Barranquilla se tiñe de amarillo, azul y rojo

La casa de la Selección ya está lista para recibir este jueves el partido entre Colombia y Venezuela

fg

Hinchas de la Selección en Barranquilla.

Foto:

Guillermo González / CEET

01 de septiembre 2016 , 12:55 p.m.

El Centro de Barranquilla, donde se agrupan comerciantes y edificaciones gubernamentales, era una manta amarilla sobre el mediodía de este jueves, tres horas y media antes del partido de fútbol por las eliminatorias mundiales entre Colombia y Venezuela, en el estadio local Roberto Meléndez.

Vendedores estacionarios callejeros y de almacenes y peatones lucían camisetas color amarillo, el color del equipo que desde 1989, con miras al Mundial Italia-90, acogió a la ciudad como 'Casa de la Selección', con ligeras interrupciones.

Los vendedores de gorras, camisetas, bufandas, sombreros y cornetas de la Tricolor caminaban las calles ofreciendo sus productos y esto hacia ver más colorido el panorama, además de escucharse música en picó con un ritmo pegajoso y que domina cuando juega el equipo: Fiesta, del Grupo Raíces, que suena hace más de 20 años.

"Las ventas se dispararon y es la segunda vez que sacó mis cornetas", dijo Armando, un vendedor callejero que caminaba sobre el Centro Cívico, cerca al edificio de la justicia de la ciudad.

"Vengo a comprar mi gorra para irme al estadio", manifestó Manuel, joven aficionado que llegó a un almacén de la carrera 44 con calle 35, epicentro de las gorras de moda en la ciudad.

Los almacenes también lucían ataviados con los colores nacionales y el ambiente festivo en el Centro, la zona más congestionada de Barranquilla, era impresionante.

La Alcaldía decretó tarde cívica, por el partido, y los empleados oficiales del distrito solo trabajan hasta la una de la tarde, salvo a los sectores relacionados en prestación de logística al espectáculo, como salud, prevención de desastre y seguridad. En varios negocios el cierre estaba estipulado a las tres de la tarde para que la gente regresara con tranquilidad a sus hogares y viera en casa el partido.

"Esa media hora de anticipación me sirve para irme al estadio", dijo Mónica, una empleada de oficina que sacaba unas copias frente a la Gobernación del Atlántico y exhibía, orgullosa, su boleta de ingreso a la tribuna norte del estadio metropolitano.

ESTÉWIL QUESADA
Redactor EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA