Una final entre el talento individual y la motivación… (Opinión)

Una final entre el talento individual y la motivación… (Opinión)

Real Madrid quiere repetir. Además, tiene esa exigencia. Liverpool la quiere ganar sí o sí.

25 de mayo 2018 , 08:55 p.m.

Desde que existe y nos seduce con su maravillosa espontaneidad, el fútbol siempre le ha otorgado gran participación a la toma de decisiones, pues su influencia en el comportamiento individual y colectivo, en esa dinámica de colaboración y oposición que tanto nos apasiona a todos, es de una gestión fundamental.

Real Madrid y Liverpool llegan a esta final, cada uno demostrando cómo juega, por qué juega así y qué tiene que hacer para ratificar su propio estilo, su idea, su sentimiento, además de imponerlo, sacarle provecho, para que lo conduzca a la consecución del objetivo en este decisivo partido.

El funcionamiento colectivo no es el fuerte del Real Madrid, sino el desequilibrio individual que produce el talento, la inteligencia, la eficacia, el carácter de sus jugadores. Dependen mucho de ese rendimiento individual para pretender lograr un resultado favorable. Son jugadores de gran clase, experiencia, catalogados de primer nivel, ganadores de títulos importantes. De accionar sencillo, simple, práctico. Usan bien las bandas, son fuertes en el uno contra uno y tienen una técnica exquisita para aprovechar ese juego que inician en el mediocampo y llevarlo al último tercio de cancha en donde saben que cuentan con jugadores (Ronaldo, Benzemá, Bale , Isco, Marcelo, Carvajal, Kroos, Modric), que dan un gran poder ofensivo. Esas características lo convierten en uno de los mejores equipos de Europa.

Liverpool dice que la experiencia no lo es todo. Así lo siente y así lo expresa: “Tenemos nuestra propia experiencia. La hemos creado nosotros”. Esa motivación, esa gran mentalidad al saberse que conforman un equipo muy cohesionado en su idea, de voluntad de actuar bajo una exigencia máxima, con un compromiso inquebrantable liderado por su entrenador, los tiene en la final. Es un equipo de juego directo, punzante, de presionar y realizar transiciones agresivas que aprovechan muy bien. La posesión de pelota, la paciencia por el toque cadencioso no los seduce demasiado. Lo suyo es ir rápido al arco rival, es terminar las jugadas que han elaborado luego de recuperar, y de combinaciones veloces con habilidad, creación y aprovechamiento de espacios con movimientos precisos.

Son dos finalistas de gran prestigio e historia, poderosos, que llegan dispuestos a escribir esta historia a su favor. Jugarán al tope, cómo se deben jugar estos partidos, sin dar ventajas, con mucha concentración, totalmente enfocados en el cumplimiento de obligaciones que corresponden en este vibrante juego. Han llegado a estas instancias con merecimiento. Dejaron en el camino a equipos importantes.
Real Madrid quiere repetir. Además, tiene esa exigencia. Liverpool la quiere ganar sí o sí. Van con la ilusión y la pretensión de vencer a un grande y, sobre todo, confían enormemente en que tienen con qué.


‘African look’

DIEGO UMAÑA
Para EL TIEMPO
En Twitter: @diegoumadi

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.