Messi regresa al trono con cuatro temas pendientes

Messi regresa al trono con cuatro temas pendientes

Aún no gana ni Liga ni Copa; Argentina y líos fiscales, otras sombras.

Lionel Messi

Lionel Messi, el mejor jugador del Barcelona.

Foto:

AFP / Archivo

24 de abril 2017 , 10:39 p.m.

Cada vez que Lionel Messi lo quiere pone a girar el mundo a sus pies, como una pelota. Basta con un momento de inspiración –como tiene casi siempre– para liderar una victoria, para agrandar su leyenda. Lo hizo el domingo al darle un triunfo de infarto al Barcelona contra el Real Madrid, 2-3.

La Liga de España, gracias a él, a sus goles, a su juego y a esa victoria, se le apareció en el horizonte al club catalán luego de la eliminación en la Liga de Campeones. Pero Messi, adorado por muchos, tiene cuatro sombras por despejar.

El mundo deportivo se rindió a los pies de Messi con su estelar actuación en el Santiago Bernabéu. El rival, sus goles, su coraje, su celebración exhibiendo su camiseta hacia las tribunas, el hecho de llegar a su gol número 500 con el Barcelona, todo eso hizo que este partido fuera especial, memorable, y redondo para él.

Se llevó los elogios de la prensa mundial, especialmente la española, la catalana y hasta la madridista. Las mejores plumas del periodismo deportivo le dedicaron párrafos emocionantes a su desempeño.

Sin embargo, aunque nadie niega que es extraordinario lo que inventa, lo que crea en el césped, Messi siempre necesita refrendar su destello genial con objetivos concretos, con títulos, pues es un jugador que no se conforma con los elogios: por eso ahora tiene por delante la Liga de España y la Copa del Rey para cerrar la temporada.
Messi revivió la Liga

Hoy la Liga de España está abierta, muy emotiva e impredecible. Si el clásico contra el Real Madrid hubiera finalizado empatado o con la victoria del local, habría sido otro golpe para los catalanes, que necesitaban ganar, y lo hicieron de la mano de Messi. Al Barça le quedan cinco juegos; al Madrid, seis, una ventaja, pero nada está escrito. Ambos tienen 75 puntos y no pueden ceder un centímetro. Con la diferencia de que los merengues jugarán en la Champions la próxima semana.

“Fuimos al Bernabéu a ganar para poder seguir luchando por la Liga. Queda aún mucho camino, pero nos volvimos con la alegría de haber dado un paso importante”, escribió Messi ayer en su cuenta oficial de Facebook. Un mensaje que demuestra su optimismo de cara a esta corona, pero también su precaución.

El otro frente que pelea el Barcelona es la Copa del Rey, trofeo que disputará contra el modesto Alavés –donde juega el colombiano Daniel Torres– el próximo 27 de mayo. Aunque se trata de una copa inferior, el Bar-ça no se puede dar el lujo de perderla.

Aunque Messi no pudo avanzar en la Liga de Campeones en la etapa definitiva contra Juventus, teniéndolo a él inspirado, es posible que el club catalán salve la temporada.

“Messi es definitivo hasta cuando está cenando. Es el mejor jugador de la historia. He visto mucho fútbol y marca las diferencias que marca. Ha hecho su gol número 500 y es un placer identificarlo como un culé. El Bar-ça es un club increíble de muchos años, pero parte importante de su historia se la debe a Messi”, dijo el técnico del Barça, Luis Enrique.

Esos dos trofeos, más el reto personal de llevarse la Bota de Oro al goleador de Europa y el Pichichi en España, tabla que comanda con 31 tantos, serán el revulsivo que necesita Messi para despedir una campaña que, más allá de los elogios semanales y de actuaciones como la del domingo, no ha sido satisfactoria por haber quedado fuera de la Liga de Campeones, que era el gran desafío.

Por todo eso, la temporada sigue viva para Messi, quien tiene pendiente su renovación con el Barcelona. Todo indica que seguirá vestido de blaugrana, que su contrato, el cual vence en junio del 2018, se renovará para que los seguidores del club catalán sigan disfrutando de su juego, de su épica, de sus hazañas. La prensa catalana insiste, sobre todo después del partido del domingo, en que la renovación será por cuatro años más, hasta 2022.

Selección y otra deuda
No solo la Liga de Campeones es la gran deuda de la temporada para Messi. La Selección Argentina sigue siendo su karma. Puede llevarse hoy todos los elogios por su partido del domingo, pero arrastra el malestar de no haber podido ser trascendental para la selección de su país.

Lionel Messi

Lionel Messi y la selección Argentina.

Foto:

EFE / Archivo


Ahora está suspendido cuatro partidos de la eliminatoria al Mundial, y con Argentina tambaleando para clasificar, y sin técnico oficial. Messi espera que la sanción sea reducida a dos partidos para poder sacarse la espinita y ayudar a los suyos a clasificar.

Otro hecho incómodo durante las últimas temporadas de Messi es su lío fiscal por supuesta evasión de impuestos, por 4,1 millones de euros en 2007, 2008 y 2009, situación que sigue su curso luego de que el año pasado lo condenaran a 21 meses de prisión, aunque la Fiscalía pidió después archivar el caso.

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA