Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid empataron 2-2 en la Liga

Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid empataron 2-2 en la Liga

Koke y Antoine Griezmann anotaron los goles del equipo de Diego Simeone.

fg

Antoine Griezmann, delantero del Atlético de Madrid.

Foto:

EFE

22 de enero 2017 , 12:48 p.m.

Un golazo de Antoine Griezmann en el minuto 80 dejó en tablas un vibrante partido entre el Athletic de Bilbao y el Atlético de Madrid, emocionante por las alternativas en el marcador, e incierto en el resultado hasta el pitido final.

Fue un choque con dos goles en la primera mitad, de Koke Resurrección e Iñigo Lekue, y otros dos en la segunda, de Oscar de Marcos y el francés Antoine Griezmann. Koke abrió el marcador con un centro desde la izquierda que intentó rematar Griezmann, pero entró directamente en la portería; Lekue empató con un fuerte disparo desde la frontal; De Marcos puso el 2-1 con un cabezazo en el primero palo a centro de Raúl García; y Griezmann el 2-2 definitivo con un fuerte disparo desde lejos que entró junto al palo.

Este marcador frena un tanto las aspiraciones de ambos equipos, el de Diego Simeone de alcanzar, al menos, la tercera plaza, y el de Ernesto Valverde de entrar en puntos de Liga Europa. Aunque ambos equipos podrían dar por bueno el resultado final por el valor del campo y el rival que ambos tenían enfrente.

El Athletic, además, porque es la primera vez en el nuevo San Mamés en cinco visitas que logra que no le gane el conjunto colchonero.

El Athletic inició el partido con una novedosa línea de medias puntas, con Raúl García por la derecha, Muniain en el centro y la sorpresa de Lekue en la izquierda, y tuvo la primera llegada al área rival con un centro de Lekue al que a punto estuvo de llegar Raúl.

Pero el que empezó haciendo daño fue el Atlético, con un 4-4-2 con Carrasco en banda izquierda. Por ahí llegó el primer tanto, un centro de Koke desde la izquierda con dirección portería que intentó rematar Griezmann adelantándose a Balenziaga.

Pero no llegó a tocar el francés y eso descolocó a Iriazoz, que ya sólo vio como el balón le entraba junto al segundo palo. Un nuevo centro de Lekue y un disparo de San José al borde del área, que dio en un defensa, intentaron levantar el ánimo local.

Aunque el partido transcurría como en los últimos años este duelo rojiblanco: con la sensación de que el Atlético acaba siempre imponiendo su juego pétreo y muy trabajado tácticamente. Incidió en esa idea que ni Williams conectase bien ante Moyá un centro de De Marcos desde la derecha y que un error de Moyá en un disparo lejano de Raúl se fuese a córner y no hacia dentro de la portería visitante.

Y más aún una contra en la que la velocidad de Carrasco le permitió plantarse ante Iraizoz, pero el belga, escorado a la izquierda, chutó demasiado cruzado. Parecía que se iba llegar 0-1 al descanso cuando a Lekue le llegó al borde del área una jugada iniciada por De Marcos y continuada por Williams.

El hoy extremo hizo un recorte para deshacerse de Giménez y enganchó un fuerte disparo que dio en el larguero antes de colarse, inapelable, en la meta de Moyá.

Tres centros parecidos, rematados sin mayor fortuna por Raúl, Godín y Carrasco abrieron una segunda mitad entretenida y con un segundo tanto local que viró el choque del lado bilbaíno.

Fue cabezazo de De Marcos, que se incorporó al área llegando desde su posición de lateral derecho parta rematar un precioso centro de Raúl, que se había abierto a la banda cayendo desde el puesto de delantero centro, en el que inició la segunda parte. Simeone movió el banquillo y se quedó ya sin cambios a media hora del final llenando el campo de delanteros.

Le respondieron los de Valverde con aplomo y encadenando algunos de sus minutos más brillantes de la temporada, aunque sin traducirlos en más ocasiones. De hecho llegó más el Atlético, con un golpe franco de Carrasco, un cabezazo de Giménez y un disparo desde la frontal de Correa. Ninguna de esas jugadas demasiado peligrosas.

Sí lo fue una posterior de Griezmann, que encontró un hueco entre el palo y la estirada de Iraizoz para empatar el partido. El lanzamiento fue muy lejano, pero también Griezmann dispuso de tiempo y espacio a su antojo.

Siguieron en la pelea ambos equipos con el 2-2, pero al Atlético no le valió el asedio final ni al Athletic un par de contras con opciones de hacer peligro. 

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA