La Brasil de Tite, un equipo moderno con el ‘jogo bonito’ de siempre

La Brasil de Tite, un equipo moderno con el ‘jogo bonito’ de siempre

Brasil aceitó un concepto de orden europeo con el talento innato de sus individualidades.

Neymar

Coutinho, Neymar y Gabriel Jesús.

Foto:

EFE

03 de septiembre 2017 , 09:49 a.m.

Era 8 de julio de 2014, el estadio Mineirao estaba abarrotado de hinchas brasileños ansiosos por una victoria y llegar a la final del Mundial, de su Mundial. Fue todo lo contrario. Brasil, la siempre poderosa e inmaculada Brasil, caía 1-7 contra Alemania en su casa. La peor derrota en su historia fue allí en su mimado jardín.

Parecía que ese era el fondo, lo más bajo, lo más ruin para la más veces campeona del mundo. Pero luego vinieron derrotas en las Copa América de 2015 y 2016, esta última, la más escandalosa, cuando ni siquiera pasó de la primera ronda en grupo con Perú, Ecuador y Haití. Al otro día, Dunga, el entrenador de la vergüenza, fue despedido de su cargo.

Con esos fracasos a cuestas, la federación brasileña debía encontrar un hombre que le devolviera el rumbo a una selección con unas individualidades y talentos insuperables en el continente, pero, por sobre todo, la confianza a un equipo que debió sufrir las más grandes caídas.

A mí me llamaron a ser técnico de la selección. Si estoy aquí es porque no se han dado los resultados, y entiendo que la mejor manera de contribuir aquí es aplicar aquellas palabras que han guiado mi vida y mi carrera: transparencia, democratización, excelencia y modernidad”, dijo Tite el día de su presentación como nuevo seleccionador de Brasil.

Tite

El seleccionador Tite le cambió la cara a la 'canarinha' y le dio el rumbo hacia Rusia-2017.

Foto:

AFP

Nueve partidos después de asumir el equipo, tiene la misma cantidad de victorias, 26 goles a favor y solo dos en contra. Brasil, hasta ahora, es el único clasificado por Suramérica a la Copa del Mundo de Rusia 2018, domina a placer la eliminatoria y, el próximo martes, en Barranquilla, contra Colombia buscará aumentar esa superioridad.

¿Qué cambió?

En materia de jugadores, Tite hizo una reingeniería. En la defensa titular ya no hace presencia Thiago Silva, referente y capitán de Brasil en el Mundial 2014. Marcelo, el mejor lateral izquierdo del mundo, quien por problemas con Dunga no volvió a ser convocado, regresó y la dupla de centrales es Miranda, del Inter de Milán y Marquinhos, del PSG, junto al siempre efectivo Dani Alves, también del equipo parisino.

En el medio, la irrupción de Casemiro, en el Real Madrid de Zidane, lo hizo casi de inmediato dueño del medio campo, acompañado de Paulinho, un volante olvidado, pero figura en el fútbol chino que ahora hace parte del Barcelona y Renato, también destacado en Pekín.

Y adelante es magia pura y con un futuro estruendoso. Neymar, el jugador más caro de la historia, con 25 años, lidera a la selección con su todo el esplendor de su fútbol. Coutinho, un talento desperdiciado en Inter de Milán, encontró su espacio en el Liverpool de Inglaterra, donde ha demostrado toda su capacidad. Y el 9 de área, el lugar de fenómenos como Ronaldo, Romario o Adriano, es un jovencito de apenas 20 años que fue goleador en Palmeiras y hoy es figura del Manchester City.

Philippe Coutinho

Philippe Coutinho celebra su gol.

Foto:

AFP

Tácticamente hay quienes afirman que Tite les dio libertad a sus jugadores, que juegan más libres, que no tienen obligaciones tácticas y que volvió el ‘jogo bonito’ con el que basta para dominar a placer el continente. Si bien el talento es absolutamente superior hay una idea que todavía ningún equipo en Suramérica ha podido detener.

En 2014, el entrenador se tomó un año sabático para estudiar en Europa. Allí descubrió que el talento innato de los brasileños podía integrarse a un sistema táctico moderno, donde se es sólido en defensa, pero es todo un espectáculo atacando.
Pep Guardiola y Carlo Ancelotti fueron dos de los entrenadores con quien compartió tiempo y pudo aprenderles lo más que pudo.

Neymar, libre

En entrevista al diario As, de España, Tite afirmó que cuando llegó a la selección primero quiso “entender cuál era la mejor posición de cada jugador con lo que hacían en sus equipos. ¿Dónde produce más Neymar? ¿En el 4-3-3 del Barça abierto a la izquierda? Mi idea inicial será, por tanto, mantener a Neymar en el rol que tan bien hace en el Barça. ¿Y Coutinho? En el Liverpool juega en la izquierda. Yo lo pongo en la derecha para que no se pise con Neymar, pero juega con los mismos automatismos que en su club”.

Perder o ganar forma parte del juego. Simular faltas no lo es. Neymar es un mal ejemplo para el niño que está creciendo, como el mío”, declaró en el 2012, cuando Tite dirigía a Corinthians y el hoy jugador del Barcelona aún estaba en el Santos. Pero todo se arregló con una charla a solas, en la que le hizo saber que era ‘diferente’. Y con el resto del equipo mantiene una gran relación: creó un grupo de WhatsApp, con el que se mantiene en contacto.

Con un Neymar cómodo, en todo sentido, para que explotara lo mejor de su fútbol, el estratega encontró en Paulinho y Renato dos volantes de ida y vuelta, que defienden y atacan, y como si fuera poco ¡tienen gol! Entre los dos han marcado ocho goles en esta eliminatoria. Sumado a ellos, Brasil cuenta con dos de los mejores laterales del mundo: Dani y Alves y Marcelo, quienes marcan y generan el ataque como un delantero más.

Brasil

Neymar.

Foto:

EFE

Pero no solo es adelante. La pareja de centrales Miranda y Marquinhos devolvió la confianza atrás, que se había perdido con los malos tragos de Thiago Silva y David Luiz. Además, cuando se analiza detenidamente a Brasil, el orden en todas sus líneas es notable.

No hay posibilidad de que el equipo de Tite esté estirado a más de 30 metros. Cada bloque siempre está compacto a la hora de defender. Y cuando se ataca, la base está en las bandas. Por izquierda, Marcelo, Paulinho y Neymar triangulan, casi siempre a primera intención, para tener superioridad numérica sobre el rival; en la derecha, los encargados son Alves, Renato y Coutinho.

Para Gabriel Jesús, el ‘9’ de área, está prohibido quedarse estático entre los centrales, incluso en ocasiones se convierte en el conductor del equipo y así les abre espacio a Neymar o Coutinho para que lleguen al gol.

A pesar de que Tite asegura que “siempre hay algo por mejorar”, Brasil parece un equipo perfecto. O al menos en la eliminatoria todavía no ha encontrado un rival que le haga ver sus errores, si los tiene.

Brasil ya está buscando la sede donde se concentrará en Rusia, el próximo año, para el Mundial. Ya mira videos de sus rivales en la Copa del Mundo.

Y si no temieron por ellos, mucho menos lo harán con Colombia, su próximo entrenamiento en la eliminatoria, al que aspirar vencer y mantener ese ritmo demoledor en el que no sabe qué es perder.

CAMILO MANRIQUE V.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @camilomanriquev

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA