Arrancó la poderosa Liga inglesa con una inversión millonaria

Arrancó la poderosa Liga inglesa con una inversión millonaria

Acapara el mercado de fichajes con cerca de 1.000 millones de euros en contrataciones.

Arrancó la poderosa Liga inglesa con una inversión millonaria

La postal del campeón Chelsea, que defenderá el título de la Liga de Inglaterra logrado la temporada pasada.

Foto:

Anthony Devlin / AFP

11 de agosto 2017 , 11:09 p.m.

Estadios repletos. Canchas espléndidas. ‘Pep’ Guardiola y José Mourinho protagonizando la rivalidad de siempre. Estrellas que se quedan y estrellas que llegan. Varios equipos, y no solo dos, con capacidad para pelear el título. Dinero, mucho dinero. Negocio de la TV garantizado. Barras eufóricas pero aplacadas. Todo eso es la Liga Premier de Inglaterra, considerada la más competitiva del mundo, cuya temporada se inicia hoy con la expectativa de siempre. Y una inversión millonaria. El inglés es un fútbol atractivo por donde se lo mire. Es muy competitivo. De mucha velocidad, de mucho despliegue físico. Y también, muy técnico. Pero, sobre todo, es un campeonato impredecible; quizá eso es lo que lo hace tan emotivo y llamativo que es difícil elegir un favorito o pensar en un candidato previamente. El inglés no es un fútbol de sentencias.

Allí no hay una disputa eterna entre dos gigantes todopoderosos, como pasa en España con Real Madrid y Barcelona. Normalmente, la Liga Premier es mucho más pareja. De hecho, es la liga más fuerte entre las principales de Europa, y para esta temporada, como para ratificar esa condición, sus equipos han hecho una inversión millonaria que ya ronda los 1.000 millones de euros en transferencias. La Premier barrió con el mercado de pases.

En la antesala de la competencia, que arrancó el viernes con el partidazo que Arsenal ganó 4-3 contra Leicester City, ya se puede detectar que va a ser un torneo, como siempre, fuerte y de pronóstico reservado. Basta con mirar los equipos, sus nóminas, sus técnicos: el Manchester City, de Guardiola, que busca su revancha –pues la temporada pasada se fue en blanco–; el Manchester United, de José Mourinho, que acaba de perder la Supercopa de Europa pero regresa a la Liga de Campeones; el Chelsea, de Antonio Conte, el vigente campeón. Pero también se puede mirar, y sin ningún desdén, al Liverpool, del DT Jürgen Klopp, que luce muy fuerte esta vez; al Arsenal, de Arsene Wenger, que siempre parece que puede, aunque al final nunca lo logra; al Tottenham o al Newcastle, equipos durísimos; incluso, el propio Leicester, que hace un año demostró que en esa liga todos, hasta los chicos, tienen ambición y posibilidades.

La Liga de los millones

No es un misterio que España es una liga que acapara la atención mundial por la presencia de los dos mejores equipos del mundo, el Barcelona y el Real Madrid –el actual campeón de la Liga de Campeones y que acaba de ganar la Supercopa de Europa–. Pero la inglesa no tiene nada que envidiarle. El fútbol inglés tiene como principal atractivo, justamente, su nivel y su capacidad de inversión. En esta temporada, los principales clubes sacaron las chequeras e invirtieron más que otras ligas, incluso que la española. Italia invirtió alrededor de 610 millones de euros, contra los 1.000 que llevan los ingleses.

La Liga inglesa arranca con esa expectativa, la de los fichajes. El Manchester United dio su golpe de autoridad y se llevó al belga Romelu Lukaku por 84 millones de euros.

El United se ha reforzado además con el defensa sueco Victor Lindelöf (Benfica) y el volante serbio Nemanja Matic (Chelsea). Le apuesta mucho a esta temporada. Es un gran desafío para Mourinho. Sin embargo, el Manchester ya sufrió su primer traspié al caer contra el Real Madrid en la Supercopa de Europa.

El vecino, el Manchester City, rejuveneció su experimentada plantilla invirtiendo 221,3 millones de euros. Para superar las frustraciones pasadas, el City se llevó a los defensas Kyle Walker (Tottenham) y Benjamin Mendy (Mónaco), fichados por 57 millones de euros cada uno. Al lateral brasileño Danilo, procedente del Real Madrid, al arquero brasileño Ederson (Benfica) y al mediapunta portugués Bernardo Silva (Mónaco). Ellos nutrirán a Gabriel Jesús, al ‘Kun’ Agüero, a Leroy Sané, a Kevin de Bruyne y a Rasheem Sterling. Hay una mezcla generacional que entusiasma.

La apuesta de ‘Pep’ es clara: “Con todo el respeto a los jugadores –dice el entrenador–, la temporada pasada teníamos uno de los equipos con más edad de la Premier. No habíamos adquirido defensas desde hacía cinco o seis años. Decidimos que podíamos cambiar la plantilla, hacerla más joven a lo largo de las próximas cuatro o cinco temporadas”.

El que ve el panorama un poco oscuro es el Chelsea, que, si bien se quedó con el español Álvaro Morata, por 80 millones de euros, no se ve muy convencido para defender el título. Incluso, Conte ya advirtió que su equipo necesita reforzarse mejor antes del cierre del mercado de pases europeo si quiere repetir la corona. Así que no es de extrañar que lleguen nuevos fichajes a Inglaterra.

Los demás equipos también se han ido armando: Arsenal apostó por el francés Alexandre Lacazette y el Liverpool, por Salah ( Roma), Solanke (Chelsea) y Robertson (Hull). Eso sin descartar al Everton, que tiene como gran fichaje al inglés Wayne Rooney, que dejó el United. Y, mirando más abajo, West Ham, por ejemplo, se llevó al mexicano Javier ‘Chicharito’ Hernández, quien estaba ansioso por volver a Inglaterra.

“Para mí, la Premier League es la más competitiva del mundo. No hay juegos fáciles. Se puede ver que el top 10 puede cambiar mucho. La Premier te desafía, y por eso estoy aquí nuevamente; quiero mejorar. Y estoy muy desesperado porque la temporada empiece ahora y ayudar al equipo a lograr sus objetivos en la próxima temporada”, dijo ‘Chicharito’ en días previos al arranque.

El poder de la TV

La Liga inglesa no solo es la que más se ve en el mundo –se calcula que la ven más de 600 millones de personas–, sino la que más ingresos genera para sus clubes por este concepto. Basta con mirar la relación de ingresos de la temporada pasada para darse cuenta de las astronómicas cifras que maneja, con la particularidad de que allí los ingresos para los equipos son variables, por cantidad de partidos televisados y la posición en la tabla, lo cual le garantizó, por ejemplo, al Chelsea, que fue el campeón, una cifra de 44’657.007 euros. Pero a eso se les sumaron los ingresos por partidos, más los ingresos fijos. Es decir, acumuló 173’432.889 euros.

El pasado mes de julio, el diario As, de España, comparó estas cifras con las del Barcelona y el Real Madrid y concluyó que el Barcelona iba a ingresar unos 149’838.000 euros y el Real Madrid, 142’667.000 euros por TV, cifras equiparables a las del Everton, sexto en la tabla de la Liga inglesa con 146’970.822. Además, según este informe, España ingresa en total 1.281’578.000 euros, menos de la mitad que los ingleses: 2.754’843.685.

La Liga inglesa se pone en marcha con mucha inversión. Y se estima que la cifra seguirá subiendo. Que no quede duda: la inglesa es una liga poderosa.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA