Meluk Le cuenta... (Los goles se caen de su peso)

Meluk Le cuenta... (Los goles se caen de su peso)

Es apenas obvio que en el fútbol para jugar bien definitivamente hay que hacer goles.

04 de marzo 2018 , 08:11 p.m.

¿Qué es jugar bien al fútbol? Deben existir al menos 155 definiciones en los 155 años que tiene el juego. ¡Hay tantas explicaciones y definiciones que, a la larga, la pregunta no tiene solución!

Hay quienes dicen que jugar bien al fútbol es hacer un gol más que el rival. Otros prefieren asegurar que es evitar que el contrario anote. Unos más consideran que es tener la pelota. Algunos creen que es atacar y atacar, y otros juran que es defender y defender. Se dice que es potenciar las virtudes propias y reducir las del contrincante. Está de moda decir que jugar bien es “mantener el equilibrio” entre no permitir goles y hacerlos. Suena tan obvio...

¡Quizás jugar bien sea una combinación de todo eso!

Lo único cierto es que para jugar bien al fútbol hay que hacer goles. Por más que sea ordenado, que defienda con seriedad, que sea aplicado o que tenga la pelota más que su rival; o que luche y corra con vigor y valentía y que sea la maravilla táctica y estratégica, si un equipo no hace goles no juega bien.

Este domingo, por ejemplo, Millonarios encontró el gol perdido justamente contra un América diseñado para no permitirlos con tres volantes de marca. Liquidó el clásico de la fecha 3 a 1.

Con un gol apenas a los 11 minutos de juego de Ayron del Valle (su champion goleador, como bien diría Édgar Perea) puso el partido a su medida: se replegó, le dio terreno y bola al América (posición y posesión, le dicen otros), lo contragolpeó y así, con su juego de bandas y velocidad iba goleando 3-0 a los 4 minutos del segundo tiempo con dos tantos más del capitán Cadavid de pelota quieta: penalti y cabezazo en un córner.

La superioridad a veces se confunde con simpleza. Eso pasó este domingo en El Campín, extrañamente medio vacío para el partido: solo 18.483 hinchas.

Millos fue más por su solidez de conjunto y por el poder de sus individualidades –por ahí, seguro, podemos dar otra definición de qué es jugar bien–, todo lo contrario al América blandito como equipo y con groseros errores, en especial de sus laterales y centrales. De ñapa, no tuvo imaginación. Fue sencillamente inferior.

América logró el descuento cuando quedaban 10 minutos y el partido era entre dos defensas estiradas y muy permeables: los arqueros, literalmente, taparon los errores. Puede ser que para los puristas tácticos, esas fallas defensivas impidan que se diga que este domingo se jugó bien en Bogotá.

Pero es apenas obvio que en el fútbol, para jugar bien definitivamente hay que hacer goles. Por eso, este 3-1 ha sido el mejor partido de Millonarios en lo que va de la Liga, aunque haya tenido menos la pelota y su arquero, trabajado extra al final del juego.

Los goles se caen de su peso...

Meluk Le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.