Millos y Santa Fe jugarán el clásico más importante de su historia

Millos y Santa Fe jugarán el clásico más importante de su historia

Nunca se han enfrentado en una final de Liga corta. El miércoles, primer duelo a las 7:30 p.m.

Millonarios vs. Santa Fe

Millonarios vs. Santa Fe, final de la Liga

Foto:

Mauricio León, CEET

10 de diciembre 2017 , 10:58 p.m.

El estadio El Campín se sacudió este domingo en la noche por segunda vez en menos de 24 horas. El sábado lo agitaron los hinchas de Santa Fe, que invocando sus habituales angustias clasificaron a la final de la Liga. El domingo les tocó a los de Millonarios, que también sufrieron y vivieron un tenso trámite antes de desatar los nervios de la final. El Campín volverá a latir esta semana, y serán dos veces más, con la disputa de la primera final bogotana de los torneos cortos.

Santa Fe y Millonarios, que es uno de los clásicos más importantes de Colombia, no han jugado una final como tal, con partido de ida y vuelta, que defina una estrella. Siempre han ido por rutas diferentes. El destino y el fútbol, caprichosos, los han evitado. Pero ahora sí les llegó la hora de encontrarse. ¡La final bogotana es un hecho!
Por poco y se esfuma la posibilidad, una vez más, como ya ha pasado.
Millonarios, que hizo la mayor parte de la tarea en el partido de ida contra el América, sufrió en Bogotá lo habitual, lo que hay que sufrir en una semifinal que, se sabía, no iba a ser cómoda. Santa Fe ya había hecho la tarea el sábado contra el Tolima, y fue cuando la final capitalina comenzó a palpitarse. A ser una realidad. Los rojos, con esa ansiedad de conocer su rival, de tener la certeza; los azules, con la confianza en que no faltarían a esta cita con la historia.

Como toda hazaña, el camino tuvo su drama. A Santa Fe le tocó vivir su habitual dosis de sufrimiento el sábado. Había ganado en Ibagué, 0-1, con un gol de Wilson Morelo, pero en Bogotá recibió un gol en el segundo tiempo que hizo temblar a la afición cardenal. Le despertó sus peores pesadillas. Sus miedos. Afortunadamente, el equipo bogotano tuvo tiempo suficiente para reaccionar. Fue Juan Daniel Roa el héroe de turno, el encargado de devolverles la felicidad a los hinchas, con un gol que evitó los penaltis. Santa Fe clasificó a la final luego de hacer un campeonato parejo, en el que estuvo peleando siempre el liderato. Llega a esta instancia definitiva muy sólido.

Millonarios no se quedó atrás. Si el rojo, su rival de casa, ya estaba en la final, se decidió a acompañarlo. A ser su rival y que la historia no se torciera otra vez. Que la final bogotana no se escapara. Entonces jugó con esa tranquilidad del que va ganando la serie, y con el desespero del rival, que apeló a la impaciencia. Los minutos se fueron consumiendo veloces para Millos; implacables para el América. Hasta que llegó el final, y El Campín tronó por segunda vez seguida por el movimiento desbordado de otros miles de fanáticos, esta vez los azules, que celebraron la clasificación a la gran final capitalina.

Cambió la historia

Durante los 69 años de historia que tiene el fútbol colombiano, rojos y azules se han enfrentado 20 veces en instancias definitivas, en semifinales, en cuartos, en hexagonal o en cuadrangulares. Por ejemplo, en 1975 se enfrentaron en el hexagonal final, los cardenales fueron campeones y los embajadores subcampeones. Pero desde que empezaron los torneos cortos, en 2002, no han coincidido en la final. Aunque estuvieron cerca. El antecedente más cercano fue en el 2011, cuando todo indicaba que el título se disputaría entre los equipos bogotanos. Pero en la fase semifinal pasó lo increíble: Millonarios había ganado en Bogotá 3-0 al Junior y perdió 3-0 en Barranquilla. Quedó afuera por penaltis. Santa Fe igualó su drama: le había empatado al Once Caldas 1-1 en Manizales y perdió 2-1 en Bogotá. Así se esfumó la final capitalina.

Vinieron a encontrarse después en el 2013, en la Superliga, después de que en el 2012 ambos fueron los campeones, Santa Fe en el primer torneo del año; Millos, en el segundo. Esa fue la primera gran aproximación a lo que significa que estos tradicionales equipos luchen por un título. Lo ganó el cardenal. Pero ahora será diferente, hay mucho más en juego: el honor, la supremacía, el orgullo de una estrella. Millos va por la número 15; Santa Fe, por la 10.

69 años pasaron para que los dos equipos de Bogotá coincidieran en una serie final de ida y vuelta. Para los embajadores, que tienen supremacía sobre Santa Fe en clásicos ganados, con 115 frente a 77, será apenas su tercera final en los últimos 30 años. En ese aspecto, los cardenales les llevan amplia ventaja porque está será la quinta final de Liga en seis años, de las cuales ganaron tres (2012, 2014 y 2016). En este tiempo, además, el equipo rojo logró títulos internacionales (Suramericana y Suruga). Son solo antecedentes, pero la final bogotana ya se palpita.



Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO
En twitter: @PabloRomeroET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA