Meluk le cuenta... (¡Tolimazazo!)

Meluk le cuenta... (¡Tolimazazo!)

No exagero al repetir que el título del Tolima es del más grande heroísmo. ¡Tremendo!

12 de junio 2018 , 06:56 a.m.

Esta es quizás la más épica de las remontadas en nuestra Liga. Fue en Medellín contra el todopoderoso Nacional, el equipo de la plata, la nómina, el entrenador, los refuerzos, la numerosa hinchada, el inmenso favoritismo… No exagero al repetir que el título del Tolima es del más grande heroísmo. ¡Tremendo!

El pez chico se engulló al grande. David volvió a matar a Goliat. Tolima es el triunfo de los humildes, de los luchadores, de los que conocen perfectamente sus limitaciones y potencian sus virtudes. La humildad no es pobretearse, ni andar provocando lástima con resignación ni pregonar permanentemente un ‘buenismo’ fingido. ¡Jamás!

No exagero al repetir que el título del Tolima es legendario y de la más grande humildad, de esa tremenda capacidad de conocer y aceptar las propias debilidades y limitaciones y obrar en consecuencia contra 44.695 rivales. Así, sabiendo la talla exacta de su overol, jugó lealmente con sus armas para ser el campeón con total justicia.

Se defendió y se defendió, se organizó para evitar que le hicieran goles y se cerró cerca de su arco; trabajó el partido desde el orden y el sudor, además de tener la suerte del campeón como cuando el tiro de Villa pegó en un rival para el 0-1, como cuando Nacional desperdició un increíble contragolpe sin arquero para liquidar en el tiempo de descuento, como cuando el cabezazo de Banguero se le pasó por debajo a Monetti (¡enorme error que costó el título!), el mismo arquero que no había permitido que Nacional en toda la liga recibiera goles en su estadio. Luego, en desempate por penaltis, Tolima no falló ninguno y su arquero, Montero, atajó dos. ¡Tolimazo!

Como no exagero al repetir que el título del Tolima es de la más grande gloria y humildad, tampoco cometo ninguna desproporción al decir que este Nacional que invirtió ¡10,5 millones de dólares para este año!, que este Nacional con su nómina estelar de 3.000 millones de pesos mensuales fracasó de manera estrepitosa: perdió la estrella y perdió la Superliga… ¡Y las dos derrotas rotundas fueron en su estadio! ¿Quién asume las consecuencias de las estruendosas caídas y el semestre fallido? ¿El técnico Jorge Almirón…? ¡Pues, sí: debe asumirlas!

El Tolima, que invirtió 250.000 dólares para armar el equipo que vale 1.000 millones al mes, hoy es más grande que nunca. Alberto Gamero demostró de nuevo su talante como entrenador y sus jugadores, muchos de ellos mirados por encima del hombro por los equipos de ‘rancio abolengo’, se graduaron de héroes. ¡Lograron una remontada épica y legendaria!

Como en el Bunde: canta el alma de mi raza. Nacer, vivir, morir… ¡Tolima, campeón! ¡Merecidísimo campeón!Meluk le cuenta...





GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.