Este martes se despide Juan Carlos Henao, histórico portero del Caldas

Este martes se despide Juan Carlos Henao, histórico portero del Caldas

Fue declarado el mejor portero de América en 2004, año en que ganó la Copa Libertadores con el Once.

fg

Juan Carlos Henao fue el artífice de la Copa Libertadores que ganó el Once Caldas contra Boca Juniors de Argentina en el 2004.

Foto:

EFE

03 de enero 2017 , 10:57 a.m.

Este martes, a las 3:30 de la tarde, se hará su partido de despedida, en el que el equipo campeón de 2004 enfrentará a los 'amigos de Henao.El pasado 18 de noviembre, EL TIEMPO publicó esta entrevista con el histórico arquero del Once Caldas, que jugó su último partido frente a Santa Fe, a punto de cumplir 45 años. Ahora será entrenador de porteros.

Después de tantos partidos, de hacer lo mismo todos los días, ¿qué sensación tiene ahora que llegó la hora de su retiro profesional?

Ha sido difícil. Tengo sentimientos encontrados: tengo la alegría de poder jugar el último partido en el Once Caldas. Será el cierre de mi ciclo deportivo y en el equipo que me dio la oportunidad de debutar. Pero tengo tristeza porque llegar al último partido no es fácil, menos después de una carrera que, gracias a Dios, ha sido larga…

¿Tiene nervios, ansiedad?

De todo un poco. Es un deseo de hacer las cosas bien. De dejar una buena imagen, aunque no tengamos nada que pelear en el campeonato. Queremos cerrar ganando, dándole un triunfo más a la afición. Pero, reitero, hay tristeza.

¿Cuántas veces imaginó que llegaría este momento?

Nunca. Siempre se hablaba de que se acababa mi carrera, y seguía. Pero ahora se han dado cosas como que terminamos de local y ante un rival como Santa Fe. En lo deportivo creo que va a ser igual que siempre: quiero ganar y hacer las cosas bien. Pero en mi cabeza está el sentimiento de que es el último partido. Espero el cariño de la gente, que me imagino me lo van a demostrar (Henao carraspea, como una forma de mitigar la nostalgia). Tengo que tener la cabeza bien tranquila. Debo aportarle al equipo y hacer las cosas bien.

Si le pido que cierre los ojos, ¿qué recuerdos pasan por su cabeza y con cuál se queda?

Son muchos. La mayoría de la gente habla de la Copa Libertadores que ganamos, pero para mí son muchos más. Ese es especial, claro, pero también cuando ganamos la estrella después de 53 años (2003). Son recuerdos que llevo en la memoria por la alegría que vivió el hincha del Once.

Como usted dice, la gente recuerda es la Copa Libertadores. ¿Usted cómo recuerda ese título?

Con alegría porque sé que no pasé desapercibido en el fútbol. Se obtuvieron logros importantes y reconocimiento. Por todo eso, duermo tranquilo.

Luis Fernando Montoya, su extécnico, dice que sin Henao difícilmente hubieran ganado esa Copa...

Agradezco sus comentarios. Tuve un gran nivel en todo el torneo y eso sirvió para ayudarle al equipo a ganar, pero fue un trabajo de grupo. Cuando no estaba ahí para sacarla, estaban mis compañeros.

Usted atajó dos penaltis a Boca en la final. El último, el definitivo, ¿cómo lo vivió?

Ya cuando pasa el tiempo es que uno dimensiona lo que se hizo. En ese momento, nada raro. Celebrar, ver la alegría de los muchachos, de la gente, de la hinchada. Y de Colombia, porque fuimos un equipo al que toda Colombia le cogió cariño.

¿Qué conserva de aquel título?

Nada, solo la medalla. Lo demás ese mismo día se regaló a la gente que está pendiente de eso, amigos, familia. No tuve problema de que ellos tuvieran esos recuerdos…

La Libertadores le valió ser elegido el mejor arquero de América y además llegar a la Copa América con la Selección Colombia...

Eso fue un logro muy importante, más en una época de arqueros de mucho nivel como Faryd (Mondragón), Óscar (Córdoba), Miguel (Calero). Era difícil, pero fui convocado a muchas selecciones y me deja tranquilo porque por mi nivel pude estar con los grandes.

¿Perder la Intercontinental contra el Porto es un recuerdo amargo?

De frustración, porque no se ganó. Tuvimos la posibilidad de ser campeones mundiales, pero quedamos tranquilos porque dejamos una buena imagen. Llegamos a los penaltis y ahí ganaba cualquiera. Hubo frustración, pero dejamos en alto el fútbol colombiano.

Vayamos a sus inicios. ¿Por qué escogió el fútbol?

Me gustó siempre. Lo llevé en la sangre. Empecé en equipos de barrio, de liga, y las cosas se dieron. Pude surgir, ser reconocido y ganar cosas importantes.

Usted también fue delantero cuando empezó. ¿Por qué se quedó en el arco?

No sé. Combinaba las dos posiciones. Me quedé en el arco porque los técnicos me pusieron ahí, y no volví a ser delantero.

Usted comienza a jugar en la B, en Dinastía Riosucio. ¿Cómo fue ese arranque?

Ese fue mi trampolín para llegar al fútbol profesional, para pasar al Once Caldas. Le debo mucho a este municipio y a este equipo.

Creció en un entorno difícil, en un barrio complicado de Medellín. ¿Lo tocaron de cerca esas dificultades?

Todas. Todas me tocó vivirlas, desde la drogadicción, el alcohol, el sicariato, y amigos que en ese momento se fueron por esa opción. Soy agradecido con Dios porque no caí en eso.

¿Nunca cayó?

No. El fútbol fue clave, de no ser por eso, porque me tocó ir a buscar suerte en otros lados, me hubiera quedado en Medellín, en ese ambiente. Aunque me educaron bien y soy de buenos principios, quién sabe qué hubiera podido pasar.

Eso de sus principios lo corroboran sus técnicos, que dicen que siempre fue buena persona. ¿Hay algún episodio del que se arrepienta?

No. Siempre tuve buena relación con todo el mundo, con nadie tuve problemas. Eso es importante para mi tranquilidad.

Ellos dicen que usted no protestaba las decisiones...

Uno tiene que ser profesional y adaptarse a cada cuerpo técnico, acatar sus órdenes. Ellos mandan. Si dan la opción de controversia, uno habla con respeto. En sí, nunca critiqué ninguna decisión de ellos.

Lo que no le gustaba era ser capitán. ¿Por qué?

Nunca me gustó llevar la banda de capitán. Para ser líder y hablarle al grupo no se necesita la cinta. Yo trato de hablarles a mis compañeros. Ellos me han tenido como un referente por mi experiencia, por lo ganado y también por tantos partidos. Siempre traté de ser un líder positivo.

Sus primeros DT, como Heberto Carrillo, dicen que a usted le costaba salir del arco, pero que trabajó mucho para corregir. ¿Hubo algo que no pudo mejorar?

Fui un arquero que se sentía bien de libero y en el juego aéreo. Trabajaba en todo. Me considero un arquero completo.

¿Qué le faltó a su carrera?

No pienso en qué me faltó o qué hice, disfruto con lo que viví.

Siempre se le vio muy serio en público, pero dicen quienes lo conocen que es un arquero muy alegre…

Trato de llevar un buen ambiente en el grupo. El grupo asimila esto de la mejor manera. Porque en el fútbol no es solo dedicación y compromiso, también es estar contentos.

En Manizales es un ídolo. ¿En el resto del país cómo lo trataron?

No sé. La gente que sabe de fútbol me recibió bien.

¿Muchos insultos?

Jugador que no los reciba no vivió el fútbol.

En algún momento se hizo una cirugía estética en el rostro. ¿Cómo fue ese episodio de su vida?

No, normal, como cualquier persona que quiera mejorar. Seguí con mi vida normalmente.

Tuvo recientemente problemas de salud, un episodio de convulsiones y una parálisis facial. ¿Cómo se encuentra hoy?

Totalmente superados. Son cosas normales que le pasan a cualquier persona. Me recuperé tan rápido que los médicos quedaron sorprendidos.

¿A qué se va a dedicar ahora?

Lo que siempre hemos hablado es ser el entrenador de arqueros y luego miraremos qué más resulta.

¿Cuál es su legado?

Profesionalismo, dedicación, humildad, sacrificio, eso conlleva lo que es vivir esta profesión.

Frases

"Juan Carlos fue muy disciplinado, respetaba las decisiones. Después de Higuita, Calero, Córdoba y Mondragón, también está Henao". Luis Fernando Montoya, extécnico del Once Caldas.

"Cuando empezó, ya era muy serio, muy responsable. Uno hablaba con él y parecía como si ya fuera un profesional". Heberto Carrillo, uno de sus primeros DT.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA