Vibrante última fecha la Liga: ¡pasó de todo y al final no pasó nada!

Vibrante última fecha la Liga: ¡pasó de todo y al final no pasó nada!

Los mismos que empezaron adentro se quedaron adentro. Caldas colgó de un hilo. Equidad estuvo cerca.

Equidad

Equidad quedó eliminado de la Liga.

Foto:

Juan Bautista Díaz/EL TIEMPO

06 de mayo 2018 , 09:36 p.m.

Fue una jornada de máximo suspenso. Una fecha para tener el corazón en la mano, de principio a fin. 10 equipos peleaban por cuatro cupos. Y hubo goles, expulsados, goleadas; Equidad casi se mete; Once Caldas casi se va. Pero al final no hubo movimientos. Los mismos ocho que empezaron adentro, se quedaron adentro. Pasó de todo y no pasó nada...

La fecha se empezó a mover muy rápido, como si nadie quisiera esperar, como si todos quisieran asegurar su cupo de inmediato. Al minuto de juego, Junior ya le ganaba a Jaguares (con gol en fuera de lugar de Teo). Junior solo se ratificaba, para no tener sustos después.

Pero el primer gran movimiento en la tabla fue de Equidad. Un gol de Peralta a los 7 minutos frente al América le permitió llegar a 27 puntos, seguía afuera y necesitaba la derrota de Once Caldas. Tres minutos después Alianza Petrolera le hizo el favor, le anotó el primero al equipo de Manizales, en Barrancabermeja, entonces Equidad se metió entre los ocho y el Once empezó su calvario, afuera, mandando por la borda todo lo hecho en el semestre. Ese fue el drama durante casi todo el transcurso de la fecha.

Para entonces también hubo gol en Bogotá. En solo 10 minutos de juego celebraron los rojos de Santa Fe en El Campín, con un gol del defensor José Moya. Para ellos, los cardenales, eso ya no significaba nada en la tabla, solo en el orgullo. Pero sí para Millos, que con ese gol terminaba de eliminase. En ese momento necesitaba ganar para clasificar.

La lluvia de goles se mantuvo de manera torrencial en la primera parte, pero sin más movimientos. Rionegro, que era un moribundo antes de la fecha, anotó dos goles al Bucaramanga y se ilusionó. Solo que su diferencia de gol era muy mala. Necesitaba golear.

La tensión se mantuvo en Barrancabermeja. Alianza le volvió a anotar al Once Caldas y parecía que lo sacaba definitivamente. Equidad seguía ganando y entrando. Millos no reaccionaba. Rionegro se estancó. Pasto y Cali no se hacían daño. Patriotas y Tolima tampoco.

Al instante llegó el tanto de Jaguares, que le empató el partido a Junior. Le metió algo de presión al cuadro barranquillero. Aunque no por mucho tiempo. Yony González metió el otro gol y en esa plaza ya no pasó más.

Después de un rato de quietud, cuando bajó el ritmo y los primeros tiempos terminaban, cuando apaciguó el ímpetu inicial, Once Caldas tomó vida con el gol de descuento de Ray Vanegas. Los ojos estaban definitivamente en esa plaza, allí se definía mucho. Otro gol blanco lo devolvió a la vida. Pero no lo consiguió.

El segundo tiempo ya no tuvo la misma intensidad. Los partidos no arrancaron al tiempo: rodó primero el balón en Bogotá, pero el gol llegó en Barrancabermeja, donde Alianza le metió otro al Once Caldas, a través de Manuel Palacios. Y llegó otro, de Diego Barrero. Era 4-1, una goleada escandalosa. Al Caldas ya no le quedaba sino rezar por un gol del América a Equidad. Y rezó mucho y rezó muy fuerte.

A los 21 minutos el milagro se le hizo en el Pascual Guerrero. América le empató a Equidad con un tanto de Danilo Arboleda. El equipo bogotano, que era la gran sorpresa de la fecha, que llevaba 58 minutos clasificado, perdió todo su esfuerzo final. El Once Caldas volvió al octavo lugar, goleado, humillado, pero octavo.

Ahora la atención estaba en Bogotá. Millonarios dependía de un golecito, el empate en el clásico lo metía de octavo. Todo se confabuló para que estuviera en la fiesta final, defendiendo el título, pero se le atravesó su clásico rival. Santa Fe jugó no para ganar sino para eliminar a Millonarios. Lo perdonó una y otra vez. El arquero Faríñez fue la figura.

Para entonces se escondieron los goles y aparecieron las tarjetas. En Cali se fue expulsado Avimiled Rivas, del América, y Equidad soñó. Mientras tanto en Bogotá se fue expulsado Wilson Morelo que como no cabeceó el balón fue y cabeceó a De los Santos. Roja. A Millos le quedaban 10 minutos más el descuento para lograr su golecito. En ese instante llegaron dos goles de Bucaramanga, que sacaron del todo a Rionegro.

El primer partido que terminó fue el de Alianza. Así que el Caldas acabó con el audífono en la oreja, con los partidos de Cali y de Bogotá. Equidad perdió a Pacheco por expulsión; en El Campín Santa Fe perdió a Balanta y el juez dio 5 minutos de adición. Pero el gol azul no llegó. Tampoco el de Equidad. Así que todo se quedó como empezó.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.