Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Noticias de tu interés

Patrocinado por:

Cuando la Selección se vistió de Colombia - Especial de Futbolred

Por: Redacción eltiempo.com | 8:44 a.m. | 11 de Noviembre del 2010

Así se vistió la Selección Colombia para el Mundial de Italia 1990

Así se vistió la Selección Colombia para el Mundial de Italia 1990.

Foto:

En 1985 la 'tricolor' se vistió por primera vez de amarillo, azul y rojo.

Las nuevas generaciones no lo recuerdan, pero el adjetivo 'tricolor' para referirse a la Selección Colombia sólo se utiliza desde hace 25 años. Antes, los colores del uniforme del combinado nacional de fútbol habían sido de lo más variopintos.

 

El primer equipo que jugó a nombre de toda Colombia es de 1935. Ese año, un combinado de los mejores jugadores costeños, casi todos del ya famoso Atlético Junior, representó al país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador en 1935.

 

Sin embargo, sólo hasta 1938 el país pudo presenciar a su equipo nacional en vivo y en directo: una selección mitad costeña y mitad de jugadores del interior participó en los Juegos Bolivarianos de Bogotá, y aunque nos fue mal (Perú se llevó el oro en la primera de las humillaciones sufridas a manos del rival del próximo 17 de noviembre), para la historia quedó la camiseta azul celeste que vistió el equipo.

 

¿Por qué azul celeste? No hay explicación oficial, pero hay una algo efectista: los mejores equipos de esos años vestían de azul; Uruguay (bicampeón olímpico y campeón mundial), Italia (para el 38 ya bicampeón mundial) y Argentina (subcampeón en Mundial y Juegos Olímpicos).

 

El azul fue el primer color de Colombia e incluso fue el que nos acompañó a nuestro debut en una Copa del Mundo en 1962. Cuando el equipo que dirigió Adolfo Pedernera empató 4-4 con la temible Unión Soviética la camiseta era azul oscura.

 

Lo curioso es que en esa extraña tendencia de vestirse a la usanza del equipo de moda, en los 60's dejamos el azul por el amarillo de Brasil (sin ser el uniforme tricolor aún) y en los 70's llegó el gran ícono de la moda nacional, el color zapote o salmón (a gusto del que lo vea, la verdad) que evocaba el naranja de la poderosa selección de Holanda subcampeona mundial en 1974 y 1978.

 

Esta camiseta, acompañada por una suplente blanca con la bandera nacional cruzada en el pecho, muy al estilo de Perú, fue la oficial en la gran Copa América del 75 en la que el equipo de Efraín 'Caimán' Sánchez logró pro primera vez el subtítulo de la Copa América, y ambas, la zapote y la blanca con bandera cruzada, se mantuvieron vigentes hasta 1985, año del que todos hablan por estos días.

 

La llegada de la tricolor

En 1983 Colombia perdió la sede de la Copa del Mundo que se había ganado por derecho propio. Ese gran golpe a la afición futbolística nacional, sin embargo, no empañó el ambiente nacionalista en un año que se denominó "de la paz".

 

Belisario Betancur había llegado a la presidencia de la República en 1982 con la propuesta de buscar la paz con los diferentes grupos guerrileros: FARC, ELN, EPL, Quintín Lame y, especialmente, el M-19, que para la época era la más visible de estas organizaciones con toma de embajadas y secuestros a bordo.

 

Por eso en noviembre del 82 ya se había establecido una comisión que lograra un acercamiento con todas las letras del alfabeto revolucionario, y el propio presidente le decía al país a través de las primeras páginas de los principales periódicos: "Asumo responsabilidad de la paz".

 

La gente se contagió de este espíritu de paz pues el presidente era optimista de que sí se podía. Los dibujitos de palomas con la bandera de Colombia se tomaron las calles, las paredes, los postes, las ventanas, los tableros de los salones de clase, las camisetas de los universitarios, en fin, hasta el campeonato profesional desde 1983 se llamó 'Copa de la Paz' en homenaje a la búsqueda nacional que lideraba el presidente.

 

Ya que hablamos de esto, hay que decir que Belisario fue el primer presidente de Colombia que tuvo un vínculo cercano con el fútbol. En 1949, como diputado de la Asamblea Departamental de Antioquia fue él quien propuso la construcción del Atanasio Girardot, pues por esa época el fútbol profesional se jugaba en el hipódromo.

 

Como presidente le dijo a la FIFA que el país no estaba en condiciones de realizar el Mundial pues no había dinero suficiente para responder por la infraestructura requerida. Esta acción, bastante impopular para un presidente latinoamericano, fue seguida de una intervención personal para que el técnico Gabriel Ochoa Uribe no renunciara a la Selección y por el apoyo gubernamental al establecimiento de una comisión que creara un vínculo entre la Selección y el pueblo colombiano.

 

Además de eso, su Ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, inició una profunda investigación al fútbol profesional y su relación con los dineros ilícitos del narcotráfico. Esto fue el inicio de la guerra institucional contra el narcotráfico que llevaría al Ministro a caer asesinado por las balas de Pablo Escobar y sus secuaces.

 

Sin embargo, lo más significativo que pasó en cuanto a fútbol durante este momento de la historia fue la institucionalización del uniforme con los colores de la bandera en 1985.

 

De la triunfante selección de Marroquín a México 86

Era una cuestión de orgullo nacional asistir al Mundial que debía ser colombiano pero que, por decisión presidencial e intrigas de la FIFA, se jugaría en México. Para esto el técnico Gabriel Ochoa Uribe tenía un programa serio que buscaba consolidar una institución que, aunque querida por todos, no solía dar muchas satisfacciones: la Selección Colombia.

 

Entre los apartes más importantes del programa se estableció una comisión de personajes notables y conocedores del fútbol para que presentaran propuestas que fortalecieran a la Selección y ayudaran a progresar al fútbol colombiano que por esa época, 1984, vivía un nuevo Dorado auspiciado por dineros ilegales.

 

Esta comisión de notables, conformada por Daniel Samper Pizano, Juan Sebastián Betancur, Alberto Casas y Carlos Cure, entre otros, realizó lo que sería el primer paso para la consolidación de la Selección como referente nacional: desde las eliminatorias de 1985 el equipo no usaría más esa camiseta salmón que en nada reflejaba al país, desde ese año Colombia se vestiría con los colores de bandera, amarillo en la camiseta, azul en la pantaloneta y rojo en la medias. La Selección se volvía Colombia.

Lo mejor fue que mientras la comisión discutía sobre el mejor modelo que llevara los colores patrios, una Selección juvenil partía a Asunción a disputar el Campeonato Suramericano de la categoría que entregaría tres cupos al Mundial para menores de 20 años que se realizaría en la URSS desde octubre.

 

El equipo se fue en silencio y sin mucho optimismo por parte de la prensa y de los aficionados, pues no había demostrado buenos resultados en su preparación.

 

Luis Alfonso Marroquín, su joven entrenador, defendió su trabajo y dijo que se hablara después del torneo y no antes. Para acallar las dudas contaba con René Higuita, JJ Tréllez, Jairo Ampudia, Felipe Pérez, Carlos Alvarez y John Edison Castaño, entre otros, en quienes había depositado la confianza que el técnico Ochoa había dejado en él.

 

Colombia estaba en el grupo de Brasil y Argentina, lo que le restaba esperanzas de clasificarse a las finales del torneo, pero cuando éste empezó en la segunda semana de enero de 1985, todos los que vieron a esos muchachos por televisión quedaron sorprendidos: la Selección juvenil jugaba mejor que la de mayores, tenía más velocidad, jugaba con clase, con lujos; era un equipo de ensueño.

 

Higuita tapaba todo, Tréllez dejaba atrás a todos los defensas y Castaño convertía los goles más increíbles que se veían en Asunción. Este descrestante nivel se debía en parte a una motivación especial que les daba Marroquín en esos momentos en que el fútbol colombiano estaba lleno de extranjeros pagados con dineros ilegales: "Si no les ganamos hoy a estos argentinos o uruguayos, mañana ellos van a Colombia y los dejan sin puesto".

 

Este equipo, que maravilló no sólo a los colombianos sino al resto del continente que distinguía el fútbol nacional por el estilo defensivo y de pierna fuerte que había implantado Ochoa Uribe desde 1982, le ganó 3-0 a Chile y 2-1 a Bolivia, y, en un partido memorable, había empatado 0-0 con Brasil para luego eliminar a Argentina con un 1-1.

 

En el cuadrangular final el fútbol que demostró fue el mejor en la victoria 4-1 sobre Uruguay y en la dramática derrota por 1-2 con Brasil pero, para seguir la tradición, Paraguay le quitó a la Selección de Marroquín la oportunidad del título al sacarle un empate 1-1 en Defensores del Chaco.

 

El país, que se vio reflejado en el estilo de juego de ese combinado, clasificó así al Mundial juvenil de la Unión Soviética. Sólo faltaba que el equipo que dirigía Ochoa, la Selección de mayores, siguiera el ejemplo de los muchachos y clasificara a México 86.

Para esto ya había una esperanza resumida en el tricolor nacional del uniforme del equipo que se estrenaría oficialmente el 1º de febrero.

 

Justo ese día, cuando los juveniles volvieron victoriosos de Asunción, miles de ciudadanos, encabezados por el presidente Betancur, los esperaban en el Aeropuerto. Al bajarse del avión y abrazar al presidente, René Higuita, entonces un joven humilde de Medellín, dejó ver su emoción en unas cuantas lágrimas que fueron contenidas por la mayoría de sus compañeros cuando en un emotivo discurso Betancur les dijo: "Todo colombiano se siente expresado en ustedes; son ustedes el mejor testimonio de una Colombia nueva que cree con fe profunda en el porvenir de la patria".

Esa noche los jóvenes fueron al Campín a ver a los mayores estrenar el uniforme tricolor que el 24 de enero Daniel Samper y María Elvira Pardo le habían presentado a la prensa, y se pudieron dar cuenta de que, aún así Willington Ortiz y los demás fueran de amarillo, azul y rojo, el estilo de juego defensivo y tacaño en espectáculo que dejó ese 2-2 contra Suiza no era lo que el pueblo esperaba de su Selección Colombia.

 

Colombia tampoco fue a México en 1986. El 1 de noviembre se sellaba a manos de Paraguay la eliminación del Mundial del que debíamos haber sido anfitriones. La selección de Ochoa tenía que ganar por 3-0 y sólo le alcanzó para el 2-1.

 

Fue el inicio de los peores quince días de la historia reciente del país. Después de la eliminación del Mundial, el miércoles 6 vino la toma del Palacio de Justicia por parte de un comando del M-19 con la desmedida reacción de las Fuerzas Militares que produjeron las imágenes que por estos días está recordando el país y la cicatriz que no se ha podido borrar en la sociedad civil.

 

El 13, con la nación aún adolorida por esto, vino la tragedia de Armero, una población tolimense de 22.560 habitantes fue borrada del mapa tras la erupción del volcán Nevado del Ruiz, que produjo una creciente en los ríos Lagunilla y Gualí que cubrió con lodo lo que antes era un pueblo comercial y afectó con inundaciones toda la región.

Por estos días se conmemoran los 25 años de esta, tal vez la peor quincena en la historia del país, una época que sólo dejó una cosa buena: el tricolor de la Selección Colombia.

 

Mundiales y uniformes de Colombia:

Chile 62: Camiseta azul, pantaloneta azul o blanca (no había marca)

 

Italia 90: Camiseta amarilla, pantaloneta azul, medias rojas. Suplente: camiseta roja, pantaloneta azul, medias rojas. (Adidas)

 

Estados Unidos 94: Camiseta amarilla, pantaloneta azul, medias rojas. Suplente: camiseta azul, pantaloneta roja, medias amarillas (o rojas). (Umbro)

 

Francia 98: Camiseta amarilla, pantaloneta azul, medias rojas. Suplente: camiseta azul, pantaloneta blanca, medias blancas. (Reebok)

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.