El peor Nacional aún está vivo… (Opinión)

El peor Nacional aún está vivo… (Opinión)

Cayó en un bache del que no logra salir. Cali lo dejó contra las cuerdas...

14 de junio 2017 , 09:58 p.m.

Nacional galopaba, y se confió en su galope. Ahora su trotecito cansino no es supremacía, es literal. El equipo no anda. Cayó en un bache del que no logra salir. Su fútbol contundente, venerable, elogiado desapareció. Juega la final en un momento de confusión. Y mientras tanto, un Cali práctico, inteligente y desafiante lo puso contra las cuerdas. Le ganó 2-0 en la ida, y pudo haberle ganado por más. Lo dejó vivo.

Nacional fue demasiado superior en todo el campeonato. Paseó rivales, jugó a placer, ganó con el equipo A, con el B y hasta con el C. Se hizo favorito al título hace rato, y todavía lo es, aunque le toca, ahora sí, acelerar, sacudirse.

Hizo 49 puntos en la fase de todos contra todos. Le sacó 22 de ventaja a su rival de ahora, el Cali. Y sin embargo, en esta instancia, esos puntos ya no definen nada. Así es el formato del campeonato. Ganar y ganar en la primera fase no es suficiente. Hay que llegar solido al remate, al galope final.

Contra Millonarios, en la semifinal, ya se vio blandito a Nacional. Sufrió y sudó más de lo que esperaba. A Jaguares lo eliminó en cuartos, pero ajustado, con cierta angustia en el juego de vuelta. Pero antes ya venía en una caída peligrosa, cuando perdió el clásico contra el Medellín y empató contra el mismo Cali. Empezó a recibir goles, a sufrir en defensa...

Este miércoles cabalgó con los ojos vendados. Perdió 2-0. Su medio campo estuvo fundido de principio a fin. El goleador Dayro Moreno fue un fantasma que no asustó a nadie. Y Alexis Henríquez, el capitán, se fue expulsado por un codazo alevoso.
Y el Cali, que fue un equipo irregular en la primera fase, se creció en esta etapa. Eliminó a otro favorito, Medellín, y al América, su clásico rival. Y su fútbol ha ido creciendo. Cali ha ido demostrando que, aunque no era el favorito, está maduro para el título.

En el partido de ida de la final fue muy superior. Demostró que tiene jugadores en un nivel altísimo, como Benedetti, como Sambueza, como esa flecha que tiene de lateral derecho, Orejuela. Tenía hombres importantes sancionados, y el DT debía decidir a quién poner (por tener dos jugadores en la Selección). Escogió bien, escogió a los mejores, a Benedetti y a Orejuela, que no jugarán el partido de vuelta.

Pero Cali no liquidó. Falló un penalti (Duque, contra el travesaño) y desperdició al menos –por bajito– otras tres opciones de anotar. El 2-0 es un buen resultado, claro, pero Cali dejó vivo a Nacional.

El juego en el Atanasio Girardot es, no quepa la menor duda, a otro precio. Nacional es de los equipos que recuperan la chispa de repente. Es un equipo de finales. Sigue siendo el favorito, aunque ahora sí le toca despertar de ese galope cansino. Vive su peor versión, y de todas maneras está con vida. Cali lo dejó contra las cuerdas...

90 minutos…

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA