Meluk le cuenta… (No hay excusa: ¡fallaron!)

Meluk le cuenta… (No hay excusa: ¡fallaron!)

¡Colombia no ganó porque jugó de igual a igual contra Venezuela! ¡Ese es el dolor y el pecado!

31 de agosto 2017 , 08:26 p.m.

Esta frase la he escrito antes. No es mía. Es del técnico Xavier Azkargorta, el bigotón español. “Jerarquía es ganar, así sea jugando mal”. Y Colombia no ganó jugando (¿o peleando?) un partido enredado, poco claro, luchado y raspado, muy interrumpido, con no más de 4 pases seguidos por bando... ¡Jugó mal!

¡Colombia no ganó porque jugó de igual a igual contra Venezuela! ¡Ese es el dolor y el pecado!

Colombia no tuvo la jerarquía para ganarle a una Venezuela ahí, casi nada. Una ‘burra mansa’, no se engañen. Y Colombia, repito, fue igual a ella.

Fue 0-0 en San Cristóbal con el último de la eliminatoria, en el partido que había que ganar o ganar para clasificar de una vez.

Que ellos apretaron en el medio, que la figura fue el arquero Faríñez, que estuvo ahí no más, ‘que fue que, que fue que...’. ¡Bah! No había, ni hay, excusa que valiera o valga.
¿En qué falló Colombia? En tener la bola y en pasarla para defenderse con ella y, obvio, generar opciones de gol.
Es todo. Aceptó un partido peloteado y de fuerza. Cardona no sostuvo el balón. Barrios no lo recuperó. ¿Y, entonces, qué pasó con todo ese enorme nivel que tienen en Boca Juniors? ¿La prensa argentina y su vieja y conocida prensa de helio? No sería noticia.

Colombia falló, además, en la definición. Solo debía meter una. Falcao tuvo dos y las dos las sacó el portero. Cuadrado tuvo una y se la sacó el portero. Chará, el ‘super-Chará’ que deja tirado al Cadavid de Millos y elude a los centrales de Envigado (¡que son del mismo nivel de Venezuela, ojo!), tuvo una que sacó el portero y fue egoísta en otra; y Gio Moreno tuvo un latigazo que sacó el portero. El portero, el portero, el portero...

Sí: Colombia tuvo para ganar, pero también pudo perder: Ospina, su portero, sacó dos, una con el pie. ¡Por esa hay que hacerle una novena a la Virgen! Y hubo un bombazo que casi parte el horizontal en dos. ¡Por esa toca hacerle otra novena al Divino Niño!

El partido pasaba de manera indiscutible por el resultado, por el triunfo lógico y esperado. Y Colombia no ganó. Los modos y maneras se tapaban todos con que Falcao hubiera metido una sola. Eso era.

El de este jueves era el partido que había que ganar así fuera jugando mal, y Colombia no lo hizo. La gran culpa de la Selección en este 0-0 fue que jugó como Venezuela, de igual a igual. Sin jerarquía. ¡Jugó como cualquier Venezuela!
No había excusa: ¡fallaron! Así de claro.

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA