Meluk le cuenta… (Justicia final)

Meluk le cuenta… (Justicia final)

El mejor ganó la Liga e incrementa su grandeza. Ya son 16 estrellas.

18 de junio 2017 , 10:04 p.m.

Atlético Nacional fue el amo y señor de la Liga. Y lo fue jugando regular y mal. Al trote, sin despeinarse, en medio de su confusión directiva, de los rumores tan verdes como billetes de cien dólares, de las supuestas peleas internas, de la operación de cadera de su técnico, de la penosa y cruel eliminación de la Copa Libertadores en su condición de campeón y favorito...

Así, con todo y que jugó con su equipo A y su equipo B y a veces con el C fue inmensamente superior a los demás. ¡Y por lejos! Tan lejos que solo perdió un juego en la fase de todos contra todos, en la última fecha contra el DIM (4-3) y estableció nuevo récord de puntos. Y repito: logró toda esa ventaja indiscutible en un ‘aguatibismo’ en la cancha.

En los cuartos de final y la semifinal, jugando igual, pasó más trabajos contra Jaguares y Millos, pero los eliminó con jerarquía, con el peso de su camiseta. Sin jugar bien, pasó. En la final, el miércoles pasado, Cali le dio el único baile que recibió en el torneo y le ganó 2-0. ¡Y le pudo hacer más! ¡Y qué falta le hicieron este domingo!
Porque este domingo Nacional jugó por primera vez como el Nacional que conquistó a América el año pasado: si durante toda la Liga ganó al pasito ‘tun tun’, en la final pinchó las espuelas en sus carnes y galopó, fue un huracán.

Goleó 5-1 al mejor Cali del torneo, y que a pesar de eso se vio chiquitico en la cancha del Atanasio. Un equipo que se come 5 goles en una final, pues no tiene excusa posible. Por más que este sistema de competencia iguale en un partido al que hizo 62 puntos con el que logró 40, quedó claro que esos 22 puntos de diferencia entre Nacional y Cali fueron el 5-1 en la cancha.

Y como para no dejar dudas, Nacional rompió este domingo otra marca: por primera vez un equipo se corona campeón después de un 0-2 en el juego de ida de la final. Sí, hubo justicia final.

El juego de este domingo fue la mejor definición de título en los últimos 10 años. ¡Mentiras! Quizás la mejor desde el título de Junior sobre Nacional en Medellín en el 2004. Junior ganó 3-0 en casa, perdió 5-2 en Medellín, pero logró la estrella en penaltis de desempate.

Apenas a los 15 minutos, Nacional ya le había borrado la ventaja del Cali con goles de Macnelly y Uribe. Pero Cali, que no quería defenderse, logró el 1-2 con Duque cinco minutos después. El arranque fue de vértigo. Luego, roce y patadas. Blanco pegó y pegó. Ese primer tiempo, en el que pasó de todo (se lesionó Díaz y luego Balanta, uno por bando), terminó con el tercero de Nacional, con el golazo de Ibargüen.

Para el segundo tiempo, ambos entraron como en pánico: Nacional parecía aterrado por haber logrado la igualdad y el Cali lo estaba porque su ventaja se le escurrió entre los dedos. Por eso apeló a un tercer volante de marca y aguantó. Y en eso de aguantar y aguantar, Nacional lo aplastó: penalti claro para el cuarto (pateó Dayro, 29 ST) y Quiñones selló el 5-1 del título (32 ST). Sin prisa, pero sin pausa.

El mejor ganó la Liga e incrementa su grandeza. Ya son 16 estrellas. Y esta brilla con potencia porque fue el mejor de todos. ¡Campeón justo de principio a fin!

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA