Meluk le cuenta... (¡Creer!)

Meluk le cuenta... (¡Creer!)

Por primera vez, cardenales y embajadores, en un duelo a todo o nada por el título. ¡Todo un hito!

16 de diciembre 2017 , 10:37 p.m.

No hay plazo que no se venza ni fecha que no se cumpla. Santa Fe y Millonarios juegan este domingo el clásico más importante de su historia de rivalidad y gloria. Al fin y al cabo, Bogotá es la ciudad en la que brillan más estrellas del fútbol colombiano: 23. ¡Y este domingo en la noche serán 24!

Por primera vez, cardenales y embajadores, leones y gallinas, rojos y azules se mirarán de frente parados a lado y lado de la cancha en un único duelo a todo o nada por el máximo título. ¡Todo un hito!

Lo repito y no me equivoco: este es el clásico bogotano más importante de todos los tiempos. Santa Fe quiere su décima corona. Millonarios busca su campeonato número 15.

Y en ese contexto solo hay una palabra que lo resume todo: creer. Santa Fe debe creer en su condición de local, en la fuerza de sus 34.000 hinchas ocupando los cuatro puntos cardinales de El Campín para remontar el 1-0.

Debe creer más que nunca en su estilo, en su solidez defensiva, en su disciplina táctica. Creer en su juego aéreo y en su fortaleza con la pelota quieta y en su velocidad de reacción. Debe creer en que no se peleará tanto con la pelota como le pasó en el primer partido. Creer en sus sólidas estadísticas de triunfo en casa. Debe creer que cualquier detalle, a favor o en contra, lo puede definir todo, como ya le ocurrió.

¡Santa Fe debe creer que el 1-0 es muy corto y que su sueño es muy, muy grande!
Y Millonarios debe creer en su ventaja como máximo tesoro y que jugando de ‘visitante-visitante’, ya le cortó 30.000 cabezas a otro monstruo colorado, el del América, en el Pascual Guerrero.

Debe creer más que nunca en su estilo de juego, en su lucha defensiva, en su velocidad en las bandas y en su densidad en el medio campo. Debe creer que puede darle manejo a la pelota para –obvio– atacar y para defenserse con ella. Debe creer que si tiene más volumen de juego, dictará la velocidad y las angustias (propias y ajenas) durante la final.

Debe creer en la eficacia de sus delanteros y el oportunismo de sus volantes. Creer que sus estadísticas de poder visitante y de remate de Liga son el espejo de sus convicciones y buenas maneras. Debe creer que cualquier detalle, a favor o en contra, lo puede definir todo. ¡Millonarios debe creer que el 1-0 es ventaja, mínima pero ventaja, para su enorme sueño!

Y todos debemos saber que mañana ya habrá pasado todo y que haya ganado el que haya ganado, como canta Serrat, volverá el rico a su riqueza, el pobre a su pobreza y el señor cura a sus misas. Habrá un campeón y habrá un perdedor y hay una vida que seguir. Y en la vida es en lo único que siempre hay que creer...



Meluk le cuenta…


Gabriel Meluk
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.