Meluk le cuenta... (Árbitros rajados)

Meluk le cuenta... (Árbitros rajados)

A Gamarra y Roldán deben hacerlos presentar un supletorio, como a la mayoría de jueces de este país.

24 de octubre 2016 , 11:42 a.m.

El arbitraje colombiano está con tarjeta amarilla. Imposible negar que es uno de los lunares de la Liga nuestra de cada día. Cada fecha se ven errores groseros y decisiones incomprensibles.

¿Qué dirá hoy Mario Yepes, el DT del Cali, quien excusó sus derrotas y su limbo clasificatorio en una persecución contra su equipo por ser parte de la disidencia del ‘G-8’, luego de los disparates ordinarios del juez a favor de su equipo en el 2-0 sobre Junior?

Juan Carlos Gamarra, el árbitro de ese partido, estuvo espantoso. Validó el primer gol del Cali, a pesar de la evidente influencia y participación de Andrés Pérez en claro fuera de lugar (puso el guayo casi en la cara al portero Viera), no vio una mano gigante en la jugada del 2-0 y dejó de pitar un penalti colosal a favor de Junior. ¡Ah! Y de ñapa dio un penalti que falló el Cali por una supuesta falta que no fue.

Gamarra se equivocó feísimo. En los puntajes de EL TIEMPO, su promedio de calificación es apenas de 5,5 puntos. Todos nos equivocamos, y hay días en los cuales es mejor no salir de la cama, pero qué pasa con la instrucción, el adiestramiento, el ojo entrenado de árbitro o las lecciones de interpretación de jugadas... Si Gamarra presentó el sábado el Icfes de pito, no conseguiría cupo ni en un colegio arbitral de garaje.

Algo similar pasó con el entrenador de Nacional, Reinaldo Rueda, que, a sabiendas de ser el equipo más poderoso del país y quizás de América, habló del mismo presunto acoso que alegó Yepes. Y fue peor: insinuó que se veían las tenebrosas sombras del pasado, de los tiempos del “narcofútbol” que vivimos.

Y en el clásico contra el DIM, a Nacional le dieron una pena máxima que no era nunca: el fútbol es un deporte de contacto y aunque se presentó un toque, no hubo ni imprudencia, ni zancadilla ni empujón. El colmo fue que una jugada idéntica en el área de Nacional, ahí si no fue penalti. Y el que cometió esos errores determinantes en el desarrollo y resultado fue nuestro mejor pito y uno de los tres mejores del área: Wílmar Roldán. Si el número uno falla en esas decisiones, insisto, ¿qué está pasando con la preparación e instrucción?

A Yepes y a Rueda deben sancionarlos por sus insinuaciones incendiarias. Si van a denunciar, que es otra cosa, que lo hagan con pruebas para beneficio de todos.

Y a Gamarra y a Roldán deben hacerlos presentar un supletorio, como a la mayoría de árbitros de este país. Incluso, a la comisión arbitral y a sus instructores les cabe una prueba: ¿el malo es el estudiante que se raja o el rector y el profesor que enseñan?

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA