Meluk le cuenta... (Ansiedad, sí; miedo, jamás)

Meluk le cuenta... (Ansiedad, sí; miedo, jamás)

Los tres puntos de contra Chile son vitales: son agua y aire para vivir en la eliminatoria.

10 de noviembre 2016 , 10:58 a.m.

Cada partido de fútbol es una apuesta, un tirar un puñado de billetes sobre la mesa con las cartas en la mano. Es apretar los dientes, aguantar el brillo de sudor en la frente, sentir el vértigo en el estómago y dejarse caer del pico más alto de la montaña rusa.

Cada partido de fútbol es una ansiedad generada por la incertidumbre propia del juego. A final de cuentas, por más largo y ancho que lo estiremos, el fútbol no es más que eso.

Este jueves, la Selección Colombia no escapa a esa ansiedad en el partido clave de esta tarde contra Chile, en Barranquilla. Para ir al Mundial, en casa hay que ganar. Esa necesidad obvia abre la puerta a la inquietud.

Pero, ¡ojo! La ansiedad, ese ‘tensionadito bacano’, esos nervios naturales antes de enfrentar al destino –como lo bautizó René Higuita, el portero que marcó una época en los años 90–, no se puede confundir con miedo, con pánico.

Esta Selección Colombia de Pékerman lleva cuatro años y medio mal contados sabiendo jugar, sabiendo competir y logrando resultados. Y los ha logrado unas veces con juego, otras veces luchando. Con partidos lindos o más feos. Con juegos buenos y malos. Mejor contra aquel que contra este. A veces explotando sus virtudes o disimulando sus defectos. Con más o menos suerte. Aquella vez más en largo o al contragolpe que aquel duelo con más control de balón y volumen de pases. Más romántica o más pragmática.

Es el juego y su incertidumbre, su ansiedad de que Falcao y James iluminen, de que no vaya a faltar Cuadrado, de que a Ospina o a Mina o a Óscar Murillo no les vaya a dar un mal pique la pelota o que el remate a gol no pegue en el palo: es la inquietud de que todos estén claros y seguros, de que todos se hayan levantado por el lado correcto de la cama.

Pero, ¿miedo? ¡Jamás! ¿Que Chile es un equipo serio y peligroso que le puede ganar a cualquiera...? ¡Por supuesto! Pero también es un equipo al que Colombia le puede ganar y que puede perder con cualquiera (como lo demostraron Ecuador y Bolivia).

Que no esté Sánchez es un hándicap evidente, pero no nos garantiza cobrar la apuesta de victoria. Una vez Argentina sin Messi venció a Colombia. Otra vez Uruguay sin Suárez derrotó a la Selección. Chile sin Sánchez ni Medel también genera esa ansiedad natural porque es el equipo que más goles le ha marcado a Colombia a lo largo de la historia de la eliminatoria (¡27!), porque la venció en la Copa Centenario, porque es el bicampeón de América, porque tiene a Vidal, a Vargas, a Bravo.

Los tres puntos de este jueves en Barranquilla son vitales: son agua y aire para vivir en la eliminatoria. En el Metropolitano no se puede perder. Es la inquietud. Es la ansiedad que hay entre las ganas y la acción, en este permanente viaje a la incertidumbre que es el fútbol, a esta pasión que nos uniforma a todos con camiseta amarilla. ¿Quién dijo miedo? ¡Eso jamás!

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA