Meluk le cuenta... (Viacrucis y resurrección)

Meluk le cuenta... (Viacrucis y resurrección)

¿James debe irse del Real para resucitar tras el viacrucis?, muchos lo creen con fe ciega.

16 de abril 2017 , 08:26 p.m.

Mientras uno vive un viacrucis el otro ya resucitó. Mientras James es suplente del Real Madrid –a veces suplente de los suplentes–, Falcao es titular y capitán del Mónaco. Y hace goles. Ahora le dio por meterlos de tiro libre. Los dos son los superhéroes del fútbol colombiano y su calidad y su condición de cracks no se discuten.

James no jugó bien el sábado en el triunfo 2-3 sobre el Sporting, formación B del Madrid. Hizo un partido apenas ahí. No pesó. Fue discreto. No todos los días caza el puma. El que sí le dio un mordisco mortal en el cuello al rival fue Isco, que dictó el juego del Madrid y anotó un golazo y el tanto del triunfo.

Decir esto provoca urticaria en el hincha simple que de inmediato tiene dos reacciones. Una: decir que uno es enemigo y ataca a James. ¡Bah! Dos: decir que Isco es mejor que James.

James e Isco son dos buenos jugadores. Y los dos son suplentes del Madrid. James, el tercero con menos minutos en el equipo, tiene unos números fenomenales: 13 asistencias y 6 goles en apenas 1.515 minutos jugados. Buenísimo.

Isco tiene 6 pases de gol y 9 anotaciones en 1.780 minutos. Tres partidos mal contados de ventaja. El del sábado fue un día más en la oficina para James, como nos pasa a todos. Simple. Ni bueno ni muy malo. Repito: ahí no más...

Pero empiezan los análisis silvestres de que el discreto partido y el poco peso son culpa del técnico Zidane porque le tiene un ‘odio enfermizo’ (¡ja, ja!) a nuestro paisano de oro y le quitó seguridad, confianza y autoestima. Vean: en dos jugadas del sábado, por ejemplo, James tuvo la confianza para agarrar la bola, buscar su perfil, apuntar y rematar. ¿Pero Zidane le quitó la seguridad y la autoestima porque un tiró le salió apenas desviado y el otro, a la manos del portero?

Qué tal decir que Isco es un tronco porque cuando lo metieron contra el Atlético de Madrid el equipo aflojó, se vino abajo, se dejó empatar y no pudo ganar.

James esta vez no jugó bien. Es todo. Y eso ni lo hace menos, ni lo hace estar lleno de enemigos, ni que su técnico lo odie. Ojo: en los dos partidos anteriores a este, contra Éibar y Leganés, James fue figura e hizo goles y asistencias. ¿Entonces...?

Algunos creen con razones que la resurrección del ‘10’ está en exiliarse a un equipo que lo haga titular. Pero, pregunto: ¿acaso en el club al que vaya no tiene que ganarse el puesto?

Eso sería repetir la fórmula del que ya resucitó: Falcao. En la quinta liga más importante de Europa (adelante van España, Inglaterra, Alemania e Italia, así es), su Mónaco líder se ha vuelto una maquinita de fútbol ofensivo en la que él es el ícono. Tercer goleador de la Liga (18) y lleva cuatro en la Champions en la que amenaza semifinal. Esta semana tiene la ventaja 2-3 sobre el Dortmund. Y va en casa.

El Tigre anda suelto. A pesar de que se ha lesionado y ha tenido muchos días de baja (golpe en la cabeza y lesiones musculares). Pero Falcao resucitó en una liga de menor poder y nivel y juega Champions.

¿James debe irse del Madrid para resucitar tras este viacrucis? Es una opción. Muchos lo creen con fe ciega. No lo niego, pero en mi intimidad creo que está en el mejor equipo del mundo (declarado así por la Fifa) y que allí ya fue estelar. Puede volver a serlo.

* * *

En la nota ‘El viacrucis de James Rodríguez en el Real Madrid’ publicada este domingo y escrita con el lápiz fino de Orlando Ascencio, subeditor de esta sección, pusimos 15 estaciones sufridas por el jugador en su ‘calvario’, obvia analogía periodística al padecimiento de Jesús en el trayecto hasta su crucifixión. Una lectora me reprendió (suele hacerlo muy seguido), pues en realidad son 14 estaciones.

Admito el error. En muchas parroquias y páginas web hablan de 15: incluyen la resurrección. En rigor son 14. Metimos la pata por no verificar con la fuente correcta. Vimos unas páginas web, no la del Vaticano. Un error de principiantes. Yo, pecador, me confieso. Por mi culpa, por mi gran culpa...

No soy creyente, pero eso no me excusa. Cometí el error al confirmar mal con malas fuentes. Orlando, que sí es hombre de fe, rezará por los dos 20 avemarías, 15 padrenuestros y 10 glorias al Padre.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de DEPORTES
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA