Meluk le cuenta... (Histeria colectiva)

Meluk le cuenta... (Histeria colectiva)

Tan histéricos estamos que ahora el problema de la Selección es jugar en Barranquilla.

14 de noviembre 2016 , 09:30 a.m.

Andamos excitados, nerviosos, con reacciones exageradas entre gritos, llantos y lamentos. Vamos irritados, alterados y sin mesura. No controlamos espasmos ni sobresaltos. Y puede que este martes se pierda con Argentina (bien puede pasar), pero hay que parar la histeria colectiva en la que estamos.

Sería tonto tapar el sol con un dedo o intentar refutar las preocupaciones legítimas por el mal juego de Colombia en sus últimos partidos, por los puntos perdidos en Barranquilla, porque las opciones de gol son pocas. Vale la inquietud, claro. Pero que ese ataque de nervios no haga perder las proporciones.

Así, afirmar que Colombia no le ganó a Chile porque Carlos Sánchez y Abel Aguilar no sacaron al equipo ni metieron un pase de gol es perder las proporciones. Sánchez y Abel, los dos mejores de Colombia en ese juego, son volantes de marca.

Pueden ser hasta ese “primer pase del fútbol moderno” con el que a algunos se les llena la boca. Pero no se dejen confundir: cuando no se generan opciones de gol, el problema es de los creadores no de los recuperadores. Ojo con estos datos de la página oficial de la eliminatoria: Sánchez tuvo una efectividad de pase de ¡97 por ciento! (121 correctos y 4 fallidos) y Abel del ¡95 por ciento! (93 buenos, 5 malos). El recuperador la quita y la pasa a los armadores.

En la cartilla ‘Coquito del fútbol’ está la plana de la importancia ofensiva de los laterales. El poco peso ofensivo de Arias y Díaz es delicado y notorio. Pero, como bien lo dijo Maradona una vez: “Si en mi equipo la figura es el marcapunta, andate a la...”.

Tan histéricos estamos que se afirma que el problema de la Selección ahora es jugar en Barranquilla, porque el calor, porque la cancha... En el Metro este mismo equipo ya clasificó y desde allá se ha ido a cuatro mundiales. Si fuera por la sede, Bolivia en La Paz sería imbatible y hoy sería líder y no última. El problema es el juego.

Además, James Rodríguez distrajo la atención de su mal partido y nivel al echarle la culpa a la cancha y no a la incapacidad ofensiva. Y desde el más ingenuo hincha hasta el más avezado comentarista cayó en su trampa. De una cosa sí estoy convencido. La mejor sede para la Selección es Barranquilla. Y si me piden una sede alterna, pues esa sería... ¡Barranquilla!

Otros insultan a James. Gritan que es un ‘troncazo’ que puede ser reemplazado por cualquiera. Que viene mal es evidente, pero este martes hay que jugar con él porque es el mejor que tenemos ahí: sépanlo es uno de los dos únicos cracks que tenemos.

El momento no es fácil. Y este martes hay que jugar contra Argentina. Y habrá que luchar mucho y jugar más. ¿Será que el partido ya lo empezaron a disputar Falcao y Ospina con sus alertas en contra del árbitro o será parte del nerviosismo extremo?

Obvio: el mejor calmante será ganar y no perder no estará del todo mal. Pero pase lo que pase, hay que parar esta histeria colectiva.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de DEPORTES
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA