‘Lo definitivo es tener patas; si no, chao’: Rigoberto Urán

‘Lo definitivo es tener patas; si no, chao’: Rigoberto Urán

Es el ciclista colombiano del año con su subtítulo del Tour de Francia. Entrevista con EL TIEMPO.

Rigoberto Urán

Rigoberto Urán, ciclista colombiano.

Foto:

Reuters

21 de octubre 2017 , 10:20 p.m.

A sus 19 años, Rigoberto Urán Urán tomó una decisión: irse para Europa. Su partida le dolió muchísimo, porque atrás dejaba a Aracelly, su mamá, y a Martha, su hermana, quienes se quedaron solas en Urrao (Antioquia), dependiendo de la ayuda del hombre de la casa, tras el fallecimiento de su padre.

Firmó un contrato con el equipo italiano Tenax, quien le abrió las puertas, quien creyó en las condiciones de joven Urán que despuntaba, por esas épocas, en las carreras juveniles de Colombia. La decisión no fue fácil, pero ‘Rigo’ sabía que la tenía que tomar, porque era una buena oportunidad de demostrar el gran ciclista que era y de labrarse el camino del triunfo.

Hoy, 11 años después, Urán no se arrepiente de haber empacado las maletas e irse de la casa. Luego de vivir duros momentos, como cuando se cayó en Bélgica meses después de su estreno en el 2006 y se rompió la clavícula, o cuando se fracturó los dos codos y la muñeca izquierda y tuvo heridas en el cuello en un accidente en la Vuelta a Alemania del 2007 cuando hacía parte del Unibet.com, Urán llegó a la cúspide, ha conseguido los mejores resultados que se registran en su hoja de vida, en un 2017 sensacional e inolvidable para él.

Los números no mienten. El corredor del equipo Cannondale, por primera vez en su carrera, finalizó cuatro veces en el podio de una clasificación general en carreras distintas. Además, en cuatro ocasiones terminó en una casilla en la general del sexto al décimo puesto. Y en el conteo de etapas, Urán, ocho veces, terminó dentro de los cinco mejores de la jornada, y, también en ocho ocasiones, obtuvo un cupo en las clasificaciones del puesto 6 al 10, y todo en una sola temporada.

Su clímax fue el Tour de Francia, no solo terminó en la segunda casilla de la general, detrás de Chris Froome, el campeón, y superando al francés, Romain Bardet, y ganó una etapa, la novena, entre Nantua y Chambery, en la que luego de 185 kilómetros, venció a Warren Barguil en un cerrado embalaje, el que definió a su favor tirando la bicicleta hacia adelante, con el tradicional golpe de riñón.

EL TIEMPO habló con Urán, quien contó pormenores de su año, el que no ha terminado, pues le esperan algunos critériums en China, donde quiere decirle adiós a un 2017 genial, el que espera le sirva para que en el 2018 pueda celebrar el triunfo en la general de una grande, el mismo que se le ha escapado en tres ocasiones.

¿Este ha sido su mejor año en Europa?
Todos los años han sido buenos, si nos detenemos a analizar lo que ha pasado en cuanto a accidentes. Si uno termina si caídas, sin fracturas, pues eso es bueno. Ya si uno toma el libro de las estadísticas, pues es otro cuento.

Rigoberto Urán

Rigoberto Urán fue subcampeón en el Tour de Francia.

Foto:

Reuters / Archivo EL TIEMPO

¿Y ahí cómo le fue?
A uno lo miden y le pagan por los resultados. Y cuando a uno le va mal no se pueden defender esos resultados, no hay disculpas. Cuando me pongo a analizar lo que pasó en este 2017, sin duda alguna que en lo deportivo este año ha sido el mejor de mi carrera en Europa.

¿Cómo han sido estos dos años en el Cannondale?
Han sido buenos, no me puedo quejar. Llegué al equipo en el 2016 con dos podios del Giro (2013 y 2014) en las espaldas y había que ratificarlo, pero fui séptimo el año pasado y eso la gente no lo perdonó. Lo que pasa es que se mira al ciclista por lo que se gana y no lo hice en aquella ocasión. El ciclismo colombiano se acostumbró a ganar y cuando no salen las cosas, pues dicen que el resultado no sirve.

¿De qué manera le molestaron esas críticas?

Antes del Tour de Francia de este año me habían dicho que no servía, que las temporadas habían sido malas, incluso, hablaron de que me debía retirar, pero mi temporada ha dicho todo lo contrario, porque los resultados me respaldan.

Mas contento que un put.. #güevón #gorigogo @gorigogooficial

Una publicación compartida de Rigoberto Urán (@rigobertouran) el

¿Y pensó en el retiro por eso?
Si algunos creían que yo dejara este año la bicicleta, ¿por qué yo no puedo pensar en el retiro? Algún día llegará y cuando lo haga, pues me dedicaré a mi empresa ‘Go Rigo Go ‘(risas), algo que va creciendo y de la que ya tenemos nueva producción (risas). Sin duda, así me estoy preparando para cuando deje la bicicleta, pero por ahora no pienso en eso.

¿Ese segundo lugar en el podio estaba en los planes?
Era la primera vez que probábamos hacer solo el Tour, porque en el 2015 hicimos Giro-Tour y los resultados no fueron los mejores. El año pasado solo corrí el Giro, pero esta vez le apuntamos solo a la carrera francesa y nos fue bien, gracias a la planificación que hicimos.

No fue ninguna sorpresa ese segundo puesto…
Sabíamos a qué le apuntábamos en el Tour, hicimos una preparación específica que nos dio esa posibilidad de estar adelante, de disputarlo. Antes del Tour no dije que lo iba a pelear, no soy un corredor a quien le gusta que he hecho un entrenamiento con alguna meta específica. Sabíamos que haríamos un buen resultado si salía el trabajo, pero era mejor no decir nada, no hablar mucho.

¿Dónde perdió el Tour?
Fueron varios factores. Tuvimos en el primer día una contrarreloj difícil y perdimos 51 segundos, en un recorrido corto. Luego se recuperó tiempo, se ganó la etapa y en la última crono también cedí segundos y ahí se marcó la diferencia.

Rigoberto Urán

Rigoberto Urán.

Foto:

AFP

¿Fue solo en las etapas contrarreloj?
No, hay otros puntos, por ejemplo, Chris Froome tiene un equipo muy bueno, los corredores que tienen valen mucho y son difíciles de batir, ponen un ritmo en todos los terrenos y es casi que imposible salir de ahí. No me faltó nada, Froome venía por su cuarto Tour, es un corredor potente, que se preparó solo para eso. Uno corre tratando de aprovechar una falla de él, pero es que no falla, así es muy complicado.

¿Qué le dice haber hecho podio en el Giro y en el Tour?
Es una sensación extraña, es algo bonito poder estar ahí en los Campos Elíseos, uno como ciclista siempre ha soñado eso. Obviamente que haber obtenido la camiseta amarilla hubiera sido sensacional, pero estar ahí da satisfacción y alegría, confianza. Llevábamos dos años sin subir al podio de una grande y lo conseguí.

Le queda ese reto para el 2018…
Esperemos, como vemos el Tour nos gustaría volverlo a intentar, pero primero hay que analizar cosas. De pronto hay otras metas. Como el Mundial, que en Austria tendrá un recorrido duro, para escaladores, para nosotros los colombianos. La verdad, es que por ahora no quiero pensar en el año que viene, si lo hago, pues me tiro diciembre. No quiero hablar de trabajo ahora.

¿Le inquietó la decisión del equipo de cambiar los objetivos de las carreras de tres semanas por las clásicas este año?
En principio íbamos a hacer las clásicas. En la primera parte de la temporada la idea era luchar por ganar algunas, por hacer podio, pero sin dejar de lado el Tour, que era nuestra meta. Sí estaba en los planes las clásicas, pero el Tour también y eso nadie lo dijo porque queríamos trabajar en silencio. Los resultados en las pruebas de un día no fueron buenos, pero estaba latente el segundo objetivo, el Tour, y ahí hicimos lo planificado.

Pero a usted le va bien en las pruebas de un día…
Me gustan, desde que esté bien, las hago bien. Lo que pasa es que cuando uno está en un equipo, pues se definen calendarios distintos y a veces se coincide con lo que a uno le gusta. Claro que me encantan las clásicas, me gusta correrlas y he conseguido buenos resultados en ellas.

Su final de año ha sido bueno, con victorias y podios. ¿Cómo lo analiza?
Me deja un buen sabor. Me hubiera gustado terminar mejor en el Giro de Lombardía, pero no me dio para estar más adelante. El triunfo en la Milano-Torino me gustó, porque como le dije antes las carreras de un día me encantan y las hago bien.

Rigoberto Urán

Rigoberto Urán se convirtió en el tercer colombiano en alcanzar el podio del Tour de Francia.

Foto:

Lionel Bonaventure / AFP

¿Terminar el año en un buen nivel se debe a qué?
A que a medida que pasan los años uno madura, se conoce a sí mismo, conoce las carreras, su entorno y las aprende a disputar. Eso ayuda un poco, pero en definitiva lo que vale es que usted tenga patas, porque si usted no anda, chao.

¿Por qué la desventaja en las contrarreloj si usted las hacía bien en las carreras?
Aprendimos mucho estos dos años. Fuimos muy regulares en febrero hasta que terminamos el año. La bicicleta va mejorando cada vez más y por esas etapas al reloj perdimos buena opción de terminar adelante en la Tirreno Adriático y el País Vasco, por eso perdimos podios, pero hay algo a favor, este año tuvimos más regularidad y en el Tour se vio un progreso.

¿Por qué la diferencia?
Eso pasa por el momento, si ustedes analizan mi momento en el Tour era muy bueno, estaba cerca de ganarlo, en el podio y ahí todo es distinto, porque se mide lo que hay en el tanque. Eso también cuenta, hay que mejorar, se está en eso y tratando de aumentar el rendimiento al crono para el año entrante.

¿Alcanzó a pensar en que el equipo se acababa por falta de patrocinadores?
Un poco. Claro que cuando nos informaron que no había un patrocinador fuerte, que podíamos conseguir otra opción, pues uno queda en el aire. Sin embargo, nos pidieron esperar dos semanas para decidir oficialmente si se seguía o no y ahí se concretó un nuevo apoyo. O fue fácil, porque estaba todo listo y después estuvimos 15 días en el aire, fue un tema jodido. Ahora, el apoyo será de Educación Firts, es un nuevo aire.

¿Qué garantía le da contar para el 2018 con dos colombianos en su equipo?
Quisiera tener más colombianos por la calidad que tienen, hay mucho talento. Es bueno darles la oportunidad a otros corredores, es una opción para ellos porque a Julián Cardona y a Daniel Martínez los llevarán con tranquilidad. Ellos deben aprender, no se puede pretender que ganen desde el principio.

¿Cuál fue el balance del Mundial de Noruega?
Al final se nos embolató. Gilbert saltó, era una buena rueda, Fernando Gaviria fue por él, se la jugó, fue el instinto de él, porque sabía que el belga tiene clase y podía ganar. Si se queda esperando a Peter Sagan, pues había esa posibilidad, él arriesgó e hizo una buena tarea. Sergio Henao se cayó, no llegó al grupo y por eso había que ir por Gilbert, había que cerrar ese hueco y le tocó a Gaviria, quien perdió fuerzas para el final, pero él hizo lo que tenía que hacer.

Mijos siempre será un honor hacer parte de mi selección Colombia 🇨🇴!!!

Una publicación compartida de Rigoberto Urán (@rigobertouran) el

¿Cómo se beneficia Colombia de la carrera 2.1 que hará en el 2018?
Es algo que será bueno para el país. Los europeos y el mundo estarán enterados de lo que es el país. Detrás de una carrera hay muchas cosas, negocios, la economía mejora, y eso es bueno. Es una gran exposición para mostrar lo que tenemos. Es alfo bueno. Con una buena organización es resultado será un éxito.

¿Su equipo la correrá?
El equipo sabe de la carrera, tiene la invitación y seré el primero en decir que hay que correrla. Ya somos tres colombianos en la escuadra y hay que estar ahí. Además, he hablado con varios equipos europeos y están interesados en venir.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA