Rigoberto Urán acabó sequía de 612 días sin ganar

Rigoberto Urán acabó sequía de 612 días sin ganar

El ciclista colombiano celebró por última vez el 9 de noviembre del 2015.

Tour de Francia 2017

Rigoberto Urán, ganador de la etapa reina del Tour de Francia 2017.

Foto:

EFE

09 de julio 2017 , 10:43 p.m.

La etapa reina del Tour de Francia la ganó un enorme Rigoberto Urán, un colombiano a quien se le había ‘olvidado’ qué era un triunfo, pues la última vez que lo hizo fue el 9 de noviembre del 2015, en el GP de Québec (Canadá), y tuvieron que pasar 612 días para que recordara cómo era el camino hacia el podio.

Este domingo, Urán confirmó que en esta competencia había venido a luchar por la general, como se lo dijo a EL TIEMPO antes de la prueba uno de los técnicos del Cannondale, Juan M. Gárate.

Colombia se demoró unos minutos para celebrar el triunfo de Urán, pues el resultado salió del foto finish, luego del embalaje cerrado con Warren Barguil, y en la que se lamentó la falta de piernas de Nairo Quintana (Movistar), quien perdió un minuto 15 segundos en la meta con el líder, Chris Froome, y en la general ha cedido 2 minutos 13 segundos.

Nairo pagó el esfuerzo del Giro, el haber peleado hasta el último día por el título, y sucumbió luego de dos ramalazos de Froome en la última subida del día, de siete que tenía la etapa entre Nantua y Chambéry, de 181 kilómetros.

La subida hacia el Mont du Chat, de 10,3 km de recorrido, con rampas promedio del 8,7 por ciento de inclinación, fue definitiva. El italiano Fabio Aru se las dio de vivo y atacó a Froome mientras este pedía auxilio; metros más adelante, Nairo y Richie Porte paraban el arrancón y obligaron al resto a desacelerar.

De aguante

Urán, a su paso, aguantando en la montaña como ha sido su característica este año, se pegó a la rueda de los ‘duros’. Quintana y Alberto Contador se eliminaron en su terreno, en la montaña. Richie Porte dejó sus aspiraciones en el suelo tras su caída faltando 22 kilómetros para la meta, lo que favoreció a Froome, Aru y Romain Bardet, a quien alcanzaron en la bajada, pues quería regalarles a sus patrones del Ag2r una victoria llegando a casa del patrocinador, pero no fue así.

Rigoberto llegó a este Tour con la experiencia de haberlo disputado tres veces: fue noveno en el 2009. Volvió en el 2011 y acabó de 23. Y en el 2015, su último año con el Etixx, terminó de 42, en su peor actuación.

Esta vez tenía piernas para ir por el triunfo; aguantó los ataques de los más fuertes aspirantes al título, pero él, a su paso, solo sostuvo sus pedalazos para ir con ellos.
Llegó a definir la victoria parcial con hombres fuertes, pero él debía aprovechar que es un hombre veloz, vivo en ese tipo de llegadas.

Su rival era Jakob Fuglsang, pero el corredor del Astana atacó muy temprano y fue alcanzado por el lotecito. Urán se mantuvo entre los tres primeros y, al final, definió con Barguil, quien levantó el brazo y se sintió ganador.

Era una oportunidad de oro para Urán porque en la Vuelta a España del 2013, en la jornada entre Graus y Formigal, de 146 km, Barguil lo venció al embalaje. Por eso tenía que sacarse esa espina, y lo hizo, así se hubiera bajado de la bicicleta pensando que Barguil lo había derrotado de nuevo por escasos centímetros, pero esta vez todo fue al contrario y Urán fue declarado el triunfador. Gracias a eso fue evidente su felicidad.

Rigoberto no la tuvo fácil, pues en la caída de Porte, Daniel Martin, quien también se fue al suelo, lo alcanzó a tocar y le dañó un cambio, por lo que le tocó afrontar la última parte con una relación de 55 × 11, dura, pero a la que también derrotó. Sí, fue su primera victoria en el Tour, la que se le había escapado en el 2015, cuando fue tercero detrás de Andrew Talansky y de Simon Gesche, el ganador. Tres años antes también había sido tercero, en una jornada de 172 km que ganó el australiano Cadel Evans.

Además de su gloria, Urán ahora es cuarto en la general, una posición en la que nadie pensó que iba a estar al término de la primera semana porque los colombianos llegaron a este Tour a vibrar con la lucha de la general de Nairo, y ahora le harán fuerza a un Urán que, si sigue con esa regularidad, peleará un podio.

No la tiene fácil porque Aru, quien es segundo, lo distancia por 33 segundos; Bardet, tercero, está a solo cuatro, pero son hombres fuertes y que van mejor en la montaña que el colombiano.

Atrás, Urán distancia a Fuglsang, campeón del Dauphiné, por 42 segundos, y a Martin por 49, por hablar de solo dos, pero lo cierto es que Urán peleará por quedar ahí, así con su victoria parcial de ayer –la 16 del ciclismo colombiano en el Tour– ya haya cumplido con el 50 por ciento de su cuarta participación en el Tour.


LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA