Soñador y combativo, así es el líder del Tour: ¡Fernando Gaviria!

Soñador y combativo, así es el líder del Tour: ¡Fernando Gaviria!

En el 2015 se dio a conocer al vencer dos veces a Cavendish, ahora se viste de amarillo en Francia.

¡Fernando Gaviria se vistió de amarillo en el Tour de Francia!¡Fernando Gaviria se vistió de amarillo en el Tour de Francia!
Fernando Gaviria

AFP

07 de julio 2018 , 06:16 p.m.

La segunda etapa de la Vuelta de la Juventud colombiana del 2014 se disputaba entre Nobsa y Chiquinquirá, en 169 km. El técnico del equipo Coldeportes Claro, Oliverio Cárdenas, dio la orden de ir por la etapa e intentar desbancar al líder, Brayan Ramírez, pero su deseo casi que se va al bote de la basura.

Cuando faltaban pocos kilómetros para terminar la jornada, Fernando Gaviria, el hombre que hoy acapara las miradas en el país por ser el segundo colombiano en vestirse de amarillo y ser líder del Tour de Francia, ‘besó la lona’, como se dice en el boxeo.

No duró mucho tirado en el piso, se paró, cogió su bicicleta y emprendió la persecución. Tenía que llegar al lote para ayudarles a sus compañeros a cumplir la orden del DT. Gaviria, nacido el 19 de agosto de 1994 en La Ceja (Antioquia), primero fue revisado por el médico Camilo Pardo y su muñeca no se veía bien. El retiro era casi inminente.

Metros adelante conectó, pero su compañero, Rodrigo Contreras se cayó. Gaviria lo espero, lo ayudó a levantarse y le puso paso, fue tan impresionante el ritmo que llevaba la pareja del Claro Coldeportes, que pronto vieron la cola de vehículos, conectaron al pelotón y Gaviria pasó de largo.

En ese afán de ganar, Fernando se llevó a Sebastián Molano. Se zafaron de un grupo que se quedó mirando cómo los dos del uniforme rojo ganaban ventaja. Gaviria y Molano llegaron a los metros finales con la ventaja suficiente para definir el triunfo parcial, pero Fernando tomó una decisión: dejarle ganar la etapa a Sebastián, algo que en el equipo causó curiosidad, pues Gaviria era el favorito por su rapidez.

“Me comentó que había dejado ganar a Molano porque lo más factible era que él se retirara de la carrera por el golpe en su mano, que le parecía injusto que el triunfo y las palmas se les llevara una persona que pronto se bajaría de la bicicleta, algo que no ocurrió, porque no hubo necesidad de decirle que abandonara. Fue una demostración del gran corazón que tiene”, le dijo a EL TIEMPO Cárdenas.

Así es Fernando Gaviria, un hombre que piensa primero en su familia, en sus compañeros, en sus amigos que en el beneficio propio.

Fernando Gaviria

Fernando Gaviria celebra su triunfo.

Foto:

AFP

La dedicatoria

Una vez ganó, este sábado, la primera etapa del Tour de Francia 2018 dijo: “Es algo increíble, porque es una camiseta que todo el mundo quiere tener y obtenerla hoy (sábado) es increíble, es indescriptible. Estamos contentos de portarla hace quizá no sean muchos días y vamos a intentar sostenerla lo que más podamos”.

El nuevo líder del Tour de Francia terminó la primaria en el Colegio Salesiano Santo Domingo Savio de La Ceja, al que varias veces Hernando y María del Carmen, su mamá, fueron citados, pues su hijo era inquieto.

“Le gustaba la 'recocha'. En clase hacía mucho desorden y por eso nos citaban, pero en el estudio le rendía, no como en el deporte, pues no era de los más malos, pero tampoco el mejor”, recordó su papá.

Salía del colegio y se iba con los amigos a las fincas a jugar con los caballos y las vacas. “Molestaba mucho con las vacas. Toda la vida le han gustado los caballos. El primer animal que va a comprar es un caballo”, señaló Juliana, su hermana.

En dos colegios hizo el bachillerato. Primero, en La Paz, pero sus constantes ausencias por los viajes de las aulas llevaron al rector a decirle que no lo podía tener más en ese claustro, en el 2012. Pero, paradójicamente, ese año, de carambola, compitió en el ómnium del Nacional de Ciclismo por primera vez y comenzó a labrar su futuro.

“No había quién corriera esa prueba y el técnico Absalón Rincón me dio esa oportunidad. Poco me gustaba, pues yo era velocista, pero lo hice y gané”, recordó Gaviria.

Una vez regresó del Nacional, le dieron la noticia de que había perdido Educación Física por fallas y se retiró. Al año siguiente se matriculó en colegio Corferrini y allí terminó el bachillerato. La primera carrera que ganó fue a los 14 años, fue un circuito en Ciudad Bolívar.

“Tal vez esa velocidad la adquirió en el patinaje, pues desde los 6 años y hasta los 14 lo practicó, perteneció a la Liga de Antioquia, fue a un Panamericano en Miami (Estados Unidos) y ganó, pero el amor al ciclismo pudo más”, precisó Hernando.

Un DT en carretera

Es un hombre consagrado a su profesión. En dos ocasiones dejó ‘mirando un chispero’ a Mark Cavendish, el mejor embalador del momento del mundo, a quien derrotó en el Tour de San Luis del 2015 en Argentina.

Esos triunfos le abrieron las puertas, pues el equipo Etixx Quick Step se dio cuenta de su potencial y en el 2016 estará con ellos. Ese grupo le ganó el embalaje al Astana y al Lampre, equipos del World Tour, que tuvieron su nombre en carpeta.

“Es un líder en el grupo, a pesar de ser un poco introvertido. Es uno de los pocos ciclistas del lote que analiza las carreras, el boletín, eso dice que está metido en el cuento. Es veloz mentalmente, lee la etapa y toma decisiones acertadas sin consultar, no hay que estar encima de él diciéndole lo que tiene que hacer”, señaló Cárdenas.

En la casa de La Ceja están guardados los trofeos y las medallas que ha ganado, pero no hay un sitio dónde colgarlas. Como hermano e hijo es ejemplar. “Destaco a los dos, pues el año pasado nos regalaron un viaje a mí y a la mamá a San Andrés”, agregó Hernando.

“Es un excelente hermano. No es muy expresivo, pero siempre cuento con él, está pendiente de mí. Muchas veces hemos peleado, sobre todo cuando éramos niños”, afirmó Juliana Gaviria, quien el sábado pasado vivió momentos de angustia cuando a su esposo, Fabián, se le rompió el tenedor de la bicicleta y perdió el conocimiento. Pero horas más tarde lloró de alegría al entrar al velódromo y enterarse de que su único hermano era campeón mundial.

Fernando Gaviria está para grandes retos. A conciencia se prepara para asumirlos y para obtener victorias. Con la victoria de este sábado, su equipo llegó a la victoria 48 en el World Tour, solo en este 2018.

“Hermano, es que uno debe ponerse metas y superarlas. Siempre soñé con ganarle a Cavendish, pero cuando lo enfrenté sentí nervios. Lo único que hice fue mi trabajo, embalar y dos veces le gané. Siempre que nos veíamos me felicitaba y eso me enorgullece”, le dijo Gaviria a EL TIEMPO.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.