Colombia va por la victoria esquiva… (Opinión)

Colombia va por la victoria esquiva… (Opinión)

El ciclismo colombiano inicia una vez más la gran aventura del hombre en bicicleta.

01 de julio 2017 , 07:42 p.m.

Siempre me ha parecido que en el deporte, como en muchas actividades de la vida cuando se trata de referirse a un hecho especial, es bueno recordar la historia que nos indica de dónde venimos para comprender mejor en dónde estamos.

Por ello, cuando la Colombia deportiva y ciclística se encuentra lista para asistir una vez más al Tour de Francia, es bueno recordar hoy al pionero Martín Cochise Rodríguez, quien inscribió su nombre en 1975 formando parte del equipo italiano Bianchi-Campagnolo, terminando en el puesto 27 de la carrera ganada por el francés Bernard Thevenet.

Esa historia nos remite posteriormente al Tour 1983 con la aparición de un equipo colombiano (Pilas Varta ), para vivir desde entonces un periodo de 33 años en los cuales se pasó de la curiosidad a la realidad, del aprendizaje a la maestría, de la efímera victoria parcial a la total como pasó con la Vuelta a España, el Giro de Italia, el Dauphiné, Vuelta a Suiza, etc, y la amenaza latente –desde 1988 con Fabio Parra tercero en el podio final– de traer un día al país no muy lejano la camiseta amarilla del campeón del Tour de Francia.

Esos 33 años han visto desfilar, en la más grande carrera del mundo, cuatro generaciones de ciclistas colombianos que han conseguido en medio de victorias y derrotas, alegrías y decepciones, colocarse a la altura de los más grandes ciclistas del mundo, gracias a Lucho Herrera y Fabio Parra (1980-1990), Álvaro Mejía y Oliverio Rincón (1990-2000), Santiago Botero y Mauricio Soler (2000-2010), cabecillas en su momento de grupos de jóvenes colombianos que se encargaron hasta el 2010 de hacer el camino que hoy ubica a su país como una potencia mundial de este deporte.

Todo lo anterior para desembarcar esta vez en Alemania, con la cuarta generación de la inagotable reserva ciclística de Colombia encabezada por Nairo Quintana, acompañado de Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Sergio Henao, Carlos Betancur, Járlinson Pantano y Darwin Atapuma, avalados ya por una copiosa lista de formidables resultados y reconocimientos que les permiten formar parte de los mejores equipos del mundo.

Individualmente y en conjunto, esta ‘generación de oro’ a la cual hay que agregar a Fernando Gaviria, Miguel Ángel López y Egan Bernal (ausentes del Tour), se propone, especialmente con Nairo Quintana, hacer realidad el sueño propio y el de millones de personas que lo quieren ver como campeón del Tour en París el próximo 23 de Julio.
Para ello, Nairo enfrenta un Tour con 2 etapas contra el reloj de 14 y 22 kilómetros (contra 70 km en el Giro este año), 9 etapas planas, 5 mixtas, 5 de alta montaña con 3 llegadas en alto.

Se podría decir que es menos montañoso que otras ediciones, pero la novedad está en las etapas mixtas, que tienen una buena dosis de puertos cortos concentrados en la semana intermedia en el macizo central francés.

Quintana parte como jefe de filas en su equipo debidamente custodiado por una poderosa escuadra en la cual figura su compatriota Carlos Betancur.

Comienza su cuarto Tour con la seguridad de quien lo ha corrido tres veces y ha estado en el podio en las tres oportunidades como subcampeón 2013-2015 y tercero en 2016, por lo que sus opciones se mantienen intactas, debiendo intentar hacer tal diferencia en la montaña que le permita defender su aspiración campeonil frente a su rival y actual campeón, Chris Froome, además de Richie Porte, Alberto Contador, Fabio Aru, Jakob Fugslang, Romain Bardet, integrantes de una lista de grandes aspirantes a quedarse con el primer lugar.

En cuanto a los demás integrantes del grupo colombiano, Esteban Chaves corre su primer Tour con una gran incógnita por su lesión e inactividad competitiva de tres meses, mientras que Urán tiene la clase y experiencia suficientes para intentar un top 10.

Henao y Pantano serán lugartenientes de lujo para Froome y Contador, respectivamente, mientras que Atapuma, también con pocos km de carrera por lesión, podría tener un poco más de libertad para intentar una victoria de etapa o un puesto significativo.

La carrera de la camiseta amarilla comenzó este sábado con una contrarreloj de 14 km, y de una vez arrancó la lucha por obtener los segundos necesarios que muchas veces significan la victoria o la derrota.

El ciclismo colombiano inicia una vez más la gran aventura del hombre en bicicleta, y lo hace con la certeza de luchar durante 21 días por una victoria que hasta ahora ha sido esquiva, pero de cual ha estado cerca, muy cerca...

HÉCTOR URREGO
Para EL TIEMPO

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA