Ciclistas completos, especie en extinción

Ciclistas completos, especie en extinción

Hoy mandan los especialistas. No hay un corredor como Merckx, que ganaba en todos los terrenos. 

Felice Gimondi

El francés Jacques Anquetil (izq.), el belga Eddy Merckx (centro) y el italiano Felice Gimondi, tres grandes de la historia del ciclismo mundial, antes de salir a dar espectáculo en la carretera

Foto:

Archivo AFP

12 de mayo 2017 , 08:59 p.m.

El espectáculo que nos ha brindado el colombiano Fernando Gaviria en el Giro de Italia nos da para pensar muchas cosas. Entre estas, hablar hoy en día de un ciclista completo que esté activo o que registre la historia de este deporte, que sea capaz de vencer en las facetas que componen al pedalista de ruta (terreno plano, subida, descenso, contrarreloj y los embalajes) es bien complejo.

Lo es porque pareciera prácticamente imposible encontrar a un ciclista que se desempeñe con excelencia en todos los tópicos señalados, al igual que en el fútbol resultaría imposible señalar a un jugador que rinda en todas las posiciones en el campo de juego.

El hombre que más cerca está a esa definición es EDDY MERCKX , así, en letras mayúsculas. Obtuvo 525 victorias (445 como profesional y 80 como aficionado), incluidos cinco títulos del Tour de Francia y el Giro de Italia, una Vuelta a España, tres París-Niza, un Dauphiné Libéré, una Tirreno-Adriatico y una Vuelta a Romandía, todo lo anterior en carreras por etapas.

Además, tres veces fue campeón mundial de ruta y ajustó siete victorias en la Milán-SanRemo, cinco en la Lieja Bastonia Lieja, tres en la Flecha Valona y, para variar, en tres ocasiones se impuso en la París-Roubaix, mejor conocida como el infierno del pavé.

Resaltemos que este ‘marciano’, en la contrarreloj ganó 51 etapas y obtuvo otras 10 victorias específicas de esos tramos. Pasó por la pista y su máxima hazaña fue en México 1972, cuando rompió el récord de la hora con 49, 431 kilómetros.

Merckx lo ganó todo y a todos los más redomados escaladores, pasistas, especialistas en el descenso y embaladores de su época en sus terrenos (Gimondi, Ocaña, Poulidor, Sercú, Thevenet, Fuente, Zoetemelk, etc.), ya fuese en las suntuosas carreras de tres semanas o las prestigiosas clásicas de un día, lo que permite acercarlo a la definición del ‘ciclista más completo’ de todos los tiempos.

Corría de marzo a octubre sin pausa alguna y su promedio de victorias por temporada estaba entre las 40 y las 50, algo impensable en el ciclismo actual.

Otros que brillaron

Es claro que hubo un antes y un después de Merckx, y se hace necesario reconocer a quienes lo antecedieron en esta dimensión de los ‘todo terreno’: Fausto Coppi (1940-1959), con 150 victorias a pesar de la segunda guerra mundial, y Jacques Anquetil (1954-1960 ).

Y para seguir con los sucesores, Bernard Hinault (1976-1986 ) y en menor proporción Francesco Moser (1974-1986 ), ambos de la misma generación y los cuatro juntos, tal vez los más cercanos a la definición de ‘ciclistas completos’, pero lejos del ‘Caníbal’.

En Colombia tuvimos a un corredor que reunió todas las condiciones del ‘ciclista completo’: Martin Emilio ‘Cochise’ Rodríguez (1961 y 1975), por sus ejecutorias en la ruta y sus brillantes logros en pista, que lo hacen incomparable a nivel de nuestro ciclismo.

La lista quedó cerrada con Miguel Induraín (1986-1996), porque a partir de ahí llegó la ‘especialización’ en el Tour o sus equivalentes, impuesta por los estadounidenses Greg Lemond (1982-1994 ) y Lance Armstrong (1992-2011), seguida fielmente por los integrantes del nuevo ciclismo que pasaron a llamarse ‘clasicómanos’ algunos, y otros, los ‘reyes’ del cronómetro, además de la élite de los embaladores, lo que impide considerarlos hoy ciclistas completos, porque la ciencia, la tecnología, el método, la gestión de sus carreras, así como sus objetivos nos ponen al frente de un ciclismo con visión muy diferente a la del ciclismo que se vivió hasta finales de los años noventa.

Por eso, en la actualidad no vemos a Chris Froome, Vincenzo Nibali, Alberto Contador o Nairo Quintana (especialistas del Tour y sus derivados) enfrascados en un embalaje masivo de carreras por etapas o de clásicas de un día, y menos en un velódromo.
Tampoco será posible encontrar a Fernando Gaviria, Mark Cavendish, Marcel Kittel o André Greipel disputando o ganando una etapa de alta montaña o una contrarreloj, y solo en algunos casos los grandes campeones de la ruta podrán vencer a los ‘monstruos’ del cronómetro como Daniel Martin, Tom Dumoulin y Vasil Kiriyenka.

La especie de corredores completos no existe. No fue posible preservarla ni es factible considerarla en un ciclismo tan especializado y moderno como el de hoy. Somos privilegiados los que pudimos vivir la era Merckx, Moser, Hinault, Induraín, Cochise y ahora gozamos la de Quintana, Gaviria, Esteban Chaves, Rigoberto Urán, Froome, Nibali y Contador.

Héctor Urrego
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA