Rebellin, el ciclista más veterano del mundo, no se cansa de ganar

Rebellin, el ciclista más veterano del mundo, no se cansa de ganar

A los 46 años firmó con el equipo Sovac-Natura4Ever para el 2018, lleva 46 triunfos en su vida.

David Rebelin

El italiano David Rebelin y su victoria en la Lieja-Bastonia-Lieja del 2004, el triunfo que más lo ha llenado en su larga carrera.

Foto:

Benoit Doppagne / AFP

04 de enero 2018 , 05:22 p.m.

En la Unión Ciclista Internacional (UCI) está registrada la licencia del pedalista italiano David Rebellin, y en ella se ratifica que a los 46 años es el ciclista más veterano del mundo con victorias y en plena actividad.

Si bien el japonés Kazuyuki Manabe es el ciclista inscrito con más años –en febrero próximo cumplirá 48– en su hoja de vida no se registran victorias desde hace 3 años, mientras que Rebellin, el año pasado, cuando fue parte del Kuwait-Cartucho.es de la categoría continental, se impuso en una etapa del Tour de Irán, el 12 de octubre.
Este año correrá con el equipo Sovac-Natura4Ever, con el cual quiere seguir ganando y ampliando su leyenda en el pelotón internacional.

El nombre de David Rebellin está enmarcado en letras gigantes, pues ganó el Tríptico de las Ardenas en un solo año. Fue en el 2004, cuando se impuso en la Amstel Gold Racing, la Flecha Valona y la Lieja-Bastonia-Lieja: ¡Nadie más lo ha hecho!

Por esas épocas era un corredor especialista en pruebas de un día, en las que recogió sus mejores dividendos. También ganó carreras de una semana, como la Tirreno-Adriático y la París-Niza, y en las pruebas de tres se semanas se destacó, con triunfos parciales y terminando entre los diez primeros.

Y si ha ido a la gloria con sus triunfos, también le ha tocado bailar con la más fea. Rebellin conoció el infierno, gracias a un error, a un momento que quiere olvidar, pero no ha podido, el que aún lo atormenta y del cual habla sin tapujos.

Pasó de gozar con la medalla de plata en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 a vivir la amarga experiencia de haber dado positivo en el control del dopaje.

Su examen registró Cera (EPO de tercera generación), lo que le valió ser desposeído de la medalla y recibir una suspensión.

Sus abogados trataron de salvarlo, pero no pudieron. Fueron al Tribunal de Arbitramento del Deporte (TAS), alegando que la decisión de quitarle los premios ocurrió siete meses después de la competencia, pero ese argumento de nada sirvió porque a Rebellin le confirmaron la sanción.

David no se dio por vencido y siguió entrenando. Pasó la página, se olvidó del mal momento y llegó al equipo Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli, en el cual comenzó una nueva vida en el ciclismo, la misma que lo tiene corriendo, activo y ganador.

David Rebellin

David Rebellin arranca para la temporada 27 como ciclista profesional. Acá, con el Francaise des Jeux, en 1997.

Foto:

Joel Robine / AFP

¿Por qué no se ha retirado?

Me gusta, es mi trabajo, es mi diversión. Me he sentido bien y por eso sigo. Los resultados se han dado, y seguiré. El ciclismo ha sido mi vida, mi pasión, y por eso sigo encima de la bicicleta, hasta que me canse.

¿Y ha pensado hacerlo?

El ciclismo es mi vida, es normal para mí montar bicicleta todos los días. No he pensado eso, creo que lo puedo hacer un año más. Eso depende de las condiciones y del equipo. Por ahora, vamos bien.

¿Cuando lo haga, a qué se va a dedicar?

Quiero ayudarle a la gente a conocer, a hacer turismo en bicicleta, eso es lo que quiero. Me he dado cuenta de eso, de que a la gente le gusta conocer lugares en bicicleta, será un buen complemento, pues no me voy del todo del ciclismo. Es la idea que tengo, y tengo en mente cumplir ese objetivo.

Le dará duro decir adiós...

No lo dudo, creo que llegará el día, y lo haré con mucha tristeza. Cuando termine, pues lo asumiré con el mismo profesionalismo con el que he afrontado esta carrera de mi vida. Le he dedicado la mayor parte de mi vida al ciclismo, y seguro que no será fácil bajarme de la bicicleta, pero tengo claro que ese día llegará.

¿Cuál ha sido el momento más importante de su carrera?

Cuando gané las tres clásicas fue algo sensacional e inolvidable. Fui el primero en hacerlo, y es una marca personal como ciclista que nadie lo ha podido conseguir.

Eso siempre fue lo suyo...

Sí, las clásicas fueron lo mío, y me desempeñaba bien; por eso, ese 2004, con la victoria en la Flecha Valona, la Lieja-Bastonia-Lieja y la Amstel Gold Race ha sido lo más satisfactorio. Claro que hay otros triunfos importantes, pero ganar el Tríptico de las Ardenas en el mismo año, pues, significa mucho, tanto que nadie más lo ha podido hacer.

¿Y de los tres triunfos con cuál se queda?

El de la Lieja, ese resultado me puso feliz porque es una carrera bien difícil, complicada. Esa es, tal vez, la victoria que más feliz me ha dejado, me siento muy orgulloso de eso. La Lieja es una carrera bien complicada por el clima, el terreno, el trazado y por los rivales, porque es casi una tarea de los clasicómanos, ganar la Lieja.

¿Hay algún momento triste en su vida?

La muerte de Michele Scarponi, no solo por la forma de morir, sino porque era italiano y era amigo. Hay que pensar siempre positivamente y tener cuidado. Es lamentable que eso pase en el mundo.

A sus 47 años sigue ganando, ¿cuál es la receta?

No hay ninguna, solo el amor, la diversión del ciclismo. Esa es la solución. Cuidarse bien, entrenamiento duro, buena alimentación, más control de la vida y un buen descanso. Al menos, eso es lo que siempre hice. Siempre me cuidé bastante y nunca me desordené, eso me ha hecho más fuerte cada día.

¿Cómo afrontó en su momento el tema de su positivo en un control del dopaje?

Ufff, muy difícil. Eso me cambió la vida. No fue fácil. Me puso a reflexionar, y comencé a ver las cosas desde otro punto de vista. Fui mucho más sano y hoy solo me queda el momento triste que viví. La verdad es que uno no desea que pasen esas cosas, pero a mí me sirvió para no cometer más errores.

El ciclismo ha sido mi vida, mi pasión, y por eso sigo encima de la bicicleta, hasta que me canse

¿Ha tenido algún momento más complicado?

En el ciclismo, no caerse y salir con vida de las carreras es lo ideal. Tuve algunas lesiones, pero no graves. Solamente tuve luxaciones, pero no más. Siempre me cuidé; fui a tope, pero con mucho cuidado. Arriesgué hasta lo que más pude.

¿Y de lo que hizo en las tres grandes con qué se queda?

Con el Giro de Italia. Me fue bien, gané etapa en 1996, fue casi que mi primera victoria, tuve la camiseta rosada de líder; ese día fue memorable. Era la carrera de mi país y acabé de sexto en la general.

¿Hay alguna explicación para su rendimiento?, pues usted no era corredor de tres semanas...

Soy un ciclista que se ha desempeñado bien en las competencias de un día, por eso la montaña me pasa factura, y en ese Giro, pues la última semana se subió mucho, por eso no pude terminar más arriba. La verdad, andaba bien, respondí a las exigencias de una carrera larga, de tres semanas y tan dura como el Giro.

¿Qué le faltó por ganar?

Me hubiera gustado haber sido campeón del mundo, porque he sido experto en carreras de un día y era ideal, pero se me quedó por ahí. Estoy contento con lo que hice. Estuve cerca, terminé de cuarto en 2008, esa vez estuve cerca y no pude. Es una de las cosas que me quedaron pendientes.

¿Qué opinión tiene del ciclismo colombiano?

Es muy fuerte, en los últimos años se han destacado Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, escaladores. Hoy en día el pedalista colombiano es apetecido por los equipos, y eso habla bien de lo que pasa en su país.

¿De ellos, quién tiene más opción de ganar el Tour de Francia?

Nairo. Es un ciclista que se defiende bien en todos los terrenos, por eso tiene con qué ganarlo. Tiene 27 años, y es una edad buena para eso.

¿Va para largo el dominio de Chris Froome?

Siempre ha habido una línea, Miguel Indurain, Eddy Merckx, Alberto Contador. El ciclismo siempre vive de los ciclos. Froome ganó el Tour y la Vuelta el mismo año, y eso demuestra su excelente condición. Ahora debe superar el problema que tiene.

Hoy en día el pedalista colombiano es apetecido por los equipos, y eso habla bien de lo que pasa en su país

¿Y Tom Dumoulin?

Es otro que puede ser el otro que domine el ciclismo en el mundo. Va bien al reloj, se defiende en la montaña, es fuerte, joven, y creo que puede ganar las tres, no en el mismo año.

¿Qué hace cuando no corre?

Vivo con mi mujer en Montecarlo; acá vive Nairo, me he encontrado algunas veces con él. Es un gran ciclista, de lo mejor que ha salido en los últimos años. También admiro lo que ha hecho Alejandro Valverde.

Rebellin sabe que puede seguir haciendo historia y deja abierto el libro de su vida ciclística un año más.

Ya pedalea, entrena, se prepara para afrontar una nueva temporada, la número 16 de su amplia carrera deportiva profesional, la cual no quiere que termine, pero a la que le queda poco.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA